Lucas Pratto: el que rompiA? las redes en las inferiores de Camba ahora hace goles en la SelecciA?n Nacional

0

El delantero Lucas Pratto no tuvo un pasado en Estudiantes ni en Gimnasia. SurgiA? del Rojo de Ensenada, antes de ser cedido a prA�stamo en su momento a Boca Juniors, donde continuA? su extensa trayectoria.
Se hizo muy de abajo, jugA? en las inferiores de Defensores de Cambaceres, y luego pasA? por muchos e importantes clubes del mundo. Pero ahora lo mira el paA�s. Fue el nueve de la SelecciA?n Nacional contra Colombia y se dio el gusto de marcar su segundo gol con la camiseta a�?albicelestea�? en estas eliminatorias. En Camba no llegA? a debutar en Primera, pero por el mecanismo de solidaridad, le dejA? a la instituciA?n un dinero que, por ejemplo, le permitiA? comprar los tablones de cemento para la tribuna de calle Quintana.
Al igual que JosA� Luis CalderA?n, allA? por 1997 cuando Marcelo Bielsa era el entrenador, otro ex Camba tuvo la posibilidad de lucir la a�?Celeste y Blancaa�?.
Lucas comenzA? a jugar no por pasiA?n, sino por amor. Es que el que se relacionaba con la pelota era su hermano Leandro, tres aA�os mayor, que era su ejemplo y lo imitaba en casi todo. NaciA? y se criA? en el humilde barrio Altos de San Lorenzo, en La Plata. ComenzA? a jugar en Gimnasia de Los Hornos, un club de fomento, y luego pasA? a Estudiantes pero en el Pincha sA?lo lo querA�an para jugar la liga amateur. Entonces se fue a Cambaceres, donde jugaba su hermano. “Iba al colegio en bici a la maA�ana, volvA�a a mi casa y caminaba 20 cuadras para tomar un colectivo para viajar a Ensenada. TenA�a una hora de viaje de ida y otra de vuelta: volvA�a a casa a las 9 de la noche, muerto. Me vieja me preguntaba si tenA�a deberes y le mentA�a diciA�ndole que no, sA?lo querA�a comer y acostarme”, recordA? una entrevista con El GrA?fico.
En Cambaceres se tenA�a que comprar los botines, y como no tenA�a plata para tener unos de marca, la mamA? se los hacA�a fabricar en una zapaterA�a del barrio, donde le salA�an mucho mA?s baratos, la mitad de lo que costaban los EnviA?n, por ejemplo. Ni hablar de unos Puma o unos Nike. En la zapaterA�a salA�an 25 pesos los negros y 30 si los querA�as de un color. Para combinarlos con los colores de Cambaceres los pedA�a blancos y con la pipa de Nike roja. Imitaciones, por supuesto.
Pratto habA�a empezado en Gimnasia de Los Hornos. DespuA�s se probA? en Estudiantes, pero sA?lo lo querA�an para la liga local, no para AFA. Entonces se fue a probar a Cambaceres porque estaba su hermano, y comenzA? en SA�ptima. Iba al colegio en bici a la maA�ana, volvA�a a la casa y caminaba 20 cuadras para tomar un colectivo para viajar a Ensenada. TenA�a una hora de viaje de ida y otra de vuelta: volvA�a a casa a las 9 de la noche, muerto. La madre me preguntaba si tenA�a deberes y le mentA�a diciA�ndole que no, sA?lo querA�a comer y e irse a dormir.
A Cambaceres lo llevA? Marcelo Zurzolo que estaba trabajando en las divisiones inferiores. Se lo promoviA? a la novena divisiA?n cuando el DT era Sergio FeliA?.
El entonces coordinador de inferiores, Alejo Santa MarA�a, recordA? a�?nosotros lo tuvimos un aA�o y medio porque despuA�s nos fuimos a Defensa y Justicia. Se lo veA�a con un gran potencial. Era totalmente distinto al resto de los compaA�eros. TenA�a gran tA�cnica y gran potencia fA�sica. No sA?lo jugaba de 9 sino que lo hacA�a como volante. Ya se percibA�a que tenA�a un gran futuro.
Ya en inferiores, Pratto tenA�a una gran tA�cnica, le pegaba muy bien a la pelota, grandes desplazamientos. Muchas ganas por aprender. Muy buena persona y muy inteligente intelectualmente. ComprendA�a muy rA?pido las consignas. Era muy vivo para ubicarse. SabA�a cuA?ndo tener la pelota, cuando descargar. PoseA�a un gran olfato goleador. SabA�a dA?nde tenA�a que estar ubicado para encontrar el pase a la red.
Que haya debutado en la SelecciA?n Nacional es una gran alegrA�a porque realmente trabajA? y se esmerA? para llegar a donde estA? hoy. Es una satisfacciA?n verlo ahA�. No solo por sus cualidades futbolA�sticas sino tambiA�n por sus cualidades humanas. En carrera deportiva, en todos los clubes donde pasA?, es querido y apreciado. Eso marca el nivel humano de Lucas. Espero que le vaya muy bien en este debut para que se pueda afianzar en la SelecciA?na�?.
En Cambaceres su puesto era de volante central o por derecha, pero con la idea fija del gol, al que llegaba seguido. a�?Estilo Maxi RodrA�guez, pero no tan buenoa�?, dijo. Hasta que llegA? uno de esos dA�as bisagra en la vida de los futbolistas: se entreabrA�a la puerta de Boca. El repasa la historia con prA?logo incluido: a�?En Cambaceres tenA�a un profe que era socio de Gabriel Palermo, el hermano de MartA�n. Un dA�a de diciembre me dijeron que me llevaban a hacer una prueba, pero yo no sabA�a en quA� club era, reciA�n me enterA� cuando llegamos a Casa Amarilla. Alfredo Altieri, que era el coordinador, me preguntA? de quA� jugaba y le contestA� que era delantero. Hice una buena prA?ctica y me dijo que en enero volviera, que me iban a llevar a la pretemporada y que seguirA�a a prueba. Yo era fanA?tico de Boca. Cuando volvA� a mi casa y le contA� a mi mamA?, se puso a llorar. Yo no entendA�a nada, era raro para mA� verla asA�a�?,
QuedA? en el club de La Ribera y allA� fue campeA?n con la Quinta pero no llegA? a Primera. Se fue a prA�stamo a Tigre, donde debutA? en la mA?xima categorA�a. Hizo algunos goles en 13 partidos, cuando tomA? una decisiA?n shockeante para su familia: se fue a vivir a Noruega para jugar en el ignoto Lyn Oslo. VolviA? tras una experiencia que le sirviA? para madurar.
Y despuA�s el recorrido conocido: UniA?n de Santa Fe, Universidad CatA?lica, Genoa de Italia, VA�lez Sarsfield y AtlA�tico Mineiro de Brasil.
Hasta llegar a este presente, reemplazante del cuestionado a�?Pipitaa�? Higuaian, haciendo goles para la SelecciA?n Nacional, pero sin olvidar su pasado en Defensores de Cambaceres, a�?el Rojo de Ensenadaa�?.
prattolucas-prato

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.