Los Hornos: Tres chiquitos dormían, se desató un incendio y uno de ellos murió

incendio los hornos

La madre habría dejado una vela encendida y se retiró de la casa. La víctima tenía un año.

Un bebé de un año murió carbonizado sobre el pequeño colchón en el que dormía, ayer a la madrugada, a partir de un incendio generalizado que afectó por completo a una humilde casilla de maderas en Los Hornos.

El drama, que involucró y dejó apesadumbrado a todo el barrio, se inició cerca de las 3.30. La pequeña vivienda, emplazada en la parte trasera de un lote de 146 entre 52 y 54, ardió en momentos en que tres hermanitos descansaban en un mismo cuarto.

Según se pudo reconstruir de distintas fuentes, “la madre se fue de la casa cuando ellos estaban acostados” y “dejó prendida una vela sobre una mesa de madera”. No trascendió a dónde ni para qué había salido la joven de 21 años.

Dentro de ese domicilio “no había luz”, aunque los vecinos aclararon que eso se debía a que “no tiene hecha la instalación eléctrica”.

Se desconoce quién fue el primero en advertir que esa casilla empezaba a convertirse en una trampa mortal. Algunas versiones hablaron de que algunos testigos se dieron cuenta y se acercaron a los fondos de ese predio para comprobar lo que pasaba.

También se dijo que el padre de las criaturas, que no viviría allí, “pasó de casualidad y cuando vio el fuego saltó el portón, que estaba cerrado con candado”, relataron en esa cuadra. Aparentemente, la intervención del hombre sirvió para que la tragedia no fuera todavía peor.

Es que habría sido el papá quien alcanzó a meterse en la construcción en llamas para salvar a una nena de siete años y a un varón de tres, según indicaron fuentes policiales, que ratificaron que ambos salieron ilesos.

Distinta fue la suerte que corrió Braian, de un año y tres días, que no pudo ser rescatado por el joven. “No podía más”, le habría argumentado a toda la gente que se agolpó en el lugar, para explicar por qué no alcanzó a salvar al bebé.

La modesta construcción incluía la habitación, donde dormían los tres hermanos, y una cocina. Todo se consumió por la acción voraz del fuego. Varios vecinos habían avisado a los servicios de emergencias. Como ocurre en este tipo de siniestros, fue primero la policía quien se acercó al lugar para comprobar lo que pasaba.

“El incendio ya estaba declarado para cuando llegaron los efectivos, y se convocó de urgencia a una dotación de bomberos”, reconstruyeron los voceros oficiales.

Esos informantes aportaron que los rescatistas “lograron controlar y apagar el fuego”, aunque una vecina que habló con EL DIA opinó que “no pudieron hacer nada”. Su afirmación tuvo que ver con el saldo trágico. El cuerpo del bebé fue encontrado carbonizado por los bomberos, sobre un colchón y rodeado de los escombros que dejó el infierno pasajero.

En la causa por “incendio seguido de muerte” que se inició, interviene la UFI 6 de Marcelo Romero. El fiscal será el encargado de investigar lo sucedido y deslindar o asignar responsabilidades. El cuerpo sin vida de la víctima fue retirado por la Policía Científica, en el marco de las pericias ordenadas por la justicia.

La cuadra de 146 entre 52 y 54 fue el escenario de un drama que duró hasta que empezó a aclarar. “Fue un drama, todos nos quedamos despiertos. Fue una desgracia muy triste”, calificaron en el barrio.

Fuente: eldia



Notas relacionadas

Dejá tu comentario