El fiscal Marcelo Romero pidiA? prisiA?n preventiva para el acusado del doble femicidio de Punta Lara

asesino-2
Como se recordarA?, durante el mes de febrero fueron encontrados en la localidad costera de Ensenada los cadA?veres de Maruja ChacA?n PA�rez, de 50 aA�os y su hija Shirley Cielo Barrientos, de 15. Los resultados de la autopsia revelaron que la menor habA�a sido enterrada viva.
El sindicado autor del doble femicidio, Hugo Hidalgo, se profugA?, tras pasar por la empresa a�?Media CaA�aa�? en la que trabajaba. AllA� dijo a sus compaA�eros a�?me mandA� una cagadaa�?.
Como resultado del intenso operativo montado, se logrA? dar con su paradero y fue detenido y puesto a disposiciA?n de la Justicia. El fiscal Marcelo Romero pidiA? la prisiA?n preventiva. TEXTO COMPLETO DE LA SOLICITUD.

SOLICITA DICTE AUTO DE PRISION PREVENTIVA.- CONVALIDE.-

SeA�or Juez de GarantA�as:
Marcelo Carlos Romero, Fiscal de InstrucciA?n Titular de la FiscalA�a NA? 6, Departamento Judicial La Plata, en la InvestigaciA?n Penal Preparatoria “HIDALGO, HUGO ORLANDO s/ Doble Homicidio agravado” , a V.S. respetuosamente dice:
I.Objeto:
En tiempo y forma legales de V.S. solicita dicte auto de prisiA?n preventiva respecto de HUGO ORLANDO HIDALGO alias “El Ninja”, 40 aA�os de edad, estado civil casado, ocupaciA?n electricista, instruA�do, nacionalidad argentina, D.N.I. NA? 25.491.317, nacido el 29 de Octubre de 1976, en La Plata, hijo de Octavio Gustavo y MarA�a AA�da BogarA�n Marecos respectivamente, estar actualmente domiciliado en calle columna 319 de Punta Lara, Provincia de Buenos Aires; asimismo solicita convalide el secuestro materializado a fs. 487/489 por razones de gravedad y urgencia, siendo esta la primera oportunidad para solicitar su ratificaciA?n.-
Todo ello asA� conforme los fundamentos de hecho y derecho que en los acA?pites que siguen se deducirA?n.-

II. Materialidad ilA�cita:
Ha quedado justificado entre el dA�a 30 de enero y 6 de febrero de 2017, en la morada ubicada en calle Avenida Almirante Brown columna 319, del Barrio Piria de Ensenada, al menos una persona de sexo masculino matA? a Shirley Cielo Barrientos -a quien, actuando sobre seguro, frente al evidente estado de indefensiA?n y con un ensaA�amiento inusitado- le asestA? diez puA�aladas en la zona del cuello, y -en estado de inconsciencia- provocA? su sofocaciA?n, enterrA?ndola, cuando aA?n presentaba signos vitales.-
A propio tiempo, en idA�nticas circunstancias de tiempo y lugar, en el contexto de la relaciA?n de pareja que mantenA�a con Maruja ChacA?n Perez -con el propA?sito de causarle sufrimiento a A�sta, actuando sobre seguro y con ensaA�amiento-, en su condiciA?n de hombre, la matA?, ejerciendo la violencia evidenciada en las diez injurias proferidas en la zona del cuello, espalda y el fuerte golpe asestado en la regiA?n occipital.-
Ello se acredita mediante los siguientes elementos de convicciA?n:
1. La denuncia formulada por MarA�a Marcela Mense guez, de fs. 1/2, que en su calidad de vecina de las causantes, detectA? la ausencia el dA�a 4 del mes y aA�o en curso, justificada en la circunstancia de la ausencia de de comunicaciA?n con sus allegados y que los telA�fonos celulares de contacto se encontraban apagados, por demA?s llamativo de acuerdo a sus hA?bitos.-
Al propio tiempo, la ampliaciA?n de fs. 63/64, y al advertir la existencia de mascotas en el interior de la morada de las causantes y la forma en que se encontraba cerrada la vivienda, todo hacA�a presumir que las mismas regresarA�an a su hogar; incluso, por informaciA?n recabada a travA�s de Kimberly, la denunciante pudo tomar conocimiento de la zona de la que pasarA�an aquella jornada en compaA�A�a del imputado, toda vez que A�ste se domiciliaba en aquella casa; ello es coincidente con el lugar en que fueron hallados los cuerpos sin vida.-
2. Las placas fotogrA?ficas de fs. 3, 4 y 5, que ilustra las imA?genes de las presuntas vA�ctimas y del imputado, especialmente basado en la circunstancia de que ChacA?n Perez el dA�a 28 de enero le refiriA? a su hija Kimberly Barrientos vA�a messenger y whatsapp, que pasarA�a el dA�a junto con Shirley y un amigo llamado Hugo Marcos Amiel, tal como da cuenta la ampliaciA?n de Menseguez de fs. 63/64.-
3. El testimonio prestado por el SeA�or Subcomisario Alcaraz, de fs. 9/10, quien -tras tareas de investigaciA?n tendientes a dar con el paradero de las nombradas-, pudo establecer el domicilio exacto del imputado, cual es coincidente con la zona que aportara Menseguez a partir de los dichos de Kimberly; a su vez, da cuenta que el testigo Antonio cuyos demA?s datos no se aportaron , manifestA?, tras exhibirsele placa fotogrA?ficas, que el imputado vivA�a en el lugar, que ha visto a A�ste en presencia de las causantes y que hacA�a dA�as que no lo veA�a.-
4. El testimonio prestado por Carina InA�s Median, de fs. 11, quien en su calidad de amiga de ChacA?n Perez, ante la desapariciA?n de las nombradas, ratificA? en lA�neas generales las iniciales manifestaciones de Menseguez; a su vez reproduce los dichos de su hija, quien observara a Shirley el dA�a 30 de enero caminando rA?pido y asustada por la calle Moreno entre HOracio Cestino y Alberdi; al propio tiempo refiriA? que ChacA?n Perez le manifestA? mantener una relaciA?n con una persona de sexo masculino al que apodA? de “pesado”, como asA� que “no sabA�a cA?mo sacarselo de encima”, aludiendo a este sujeto como Hugo Marcos Amiel, lo cual es coincidente con el nombre alternativo con el que A�ste se identificada en la red social Facebook.-
A criterio del infrascripto, A�ste es uno de los lA�mites temporales en que hubo de producirse el deceso en la circunstancias prealudidas.-
5. El testimonio prestado por Ernenson Santiago Atili, de fs. 12/13, quien refiriA? ser compaA�ero de trabajo del imputado y en virtud de tal vA�nculo le prestA? la vivienda de su propiedad para la habitaciA?n de Hidalgo, en la que posteriormente fueron hallados -enterrados los cuerpos-; asimismo, exhibido el portal de Facebook identificado como Hugo Marcos Amiel, reconociA? que se trata de la misma persona, es decir, HUGO ORLANDO HIDALGO; asimismo manifiesta su extraA�eza ante la intempestiva renuncia del nombrado, a pesar del buen sueldo que percibA�a.-
En su ampliaciA?n, especificA? con mayores datos, las manifestaciones inicialmente vertidas y el consentimiento de ingreso a la morada de su propiedad, presenciando en todo momento, las diligencias practicadas.-
6. Los dichos vertidos por AndrA�s Antonio Lopez, de fs. 14, compaA�ero de trabajo de Hidalgo, quien se expidiA? en forma coincidente con Atili, y reifiriA? que el imutado fundamentA? su renuncia en la circunstancia de encontrarse cansado de todo y que mudarA�a su residencia al sur del paA�s.-
7. Documental en copia de fs. 15/18; se sopesa especialmente la renuncia efectuada por el imputado que data del dA�a 1 del mes y aA�o en curso.-
8. El testimonio prestado por Mario Alberto Vallejos de fs. 20, quien en su carA?cter de amigo de ChacA?n Perez ratificA? la inicial versiA?n de Kimberly en cuanto a su desapariciA?n; tambiA�n reconociA? al imputado por imA?genes, en virtud de haber compartido una reuniA?n en la casa de las causantes.-
9. El acta de procedimiento, registro y secuestro, de fs. 22/25, que protocoliza en forma pormenorizada la labor desplegada en el domicilio del imputado y con la totalidad de los recaudos procesales exigidos por el Digesto Ritual. En tal sentido instrumentA?:
El hallazgo de manchas que -impresionan a simple vista- como hemA?ticas en distintas dependencias de la morada y aposentadas en diversos muebles y enseres; el secuestro de prendas, un cuchillo con mango de color verde, un anillo plateado y la existencia de dos cadA?veres envueltos -en forma independiente- en bolsas de residuos color negro y transparente y asegurados mediante cinta adhesiva de embalar enterrados en el parque que integra el inmueble; ilustra la visualizaciA?n de manos.-
9. La ratificaciA?n que de dicho procedimiento realizA? el testigo de actuaciA?n convocado al efecto, a fs. 26/28.-
10. Las placas adunadas a fs. 48/57, que dan cuenta de la actividad registrada en las cuentas de Facebook de Shirley Cielo Barrientos;.al propio tiempo, las constancias adunadas a fs. 67/68 ilustran el vA�nculo preexistente del imputado con las nombradas.-
11. El testimonio prestado por Guillermo NicolA?s De Magri, de fs. 58/59, quien resulta ser el propietario de la casa de las presuntas vA�ctimas; da cuenta de la desapariciA?n de las nombradas en forma coincidente con lo que surge del resto del plexo convictivo y da cuenta de la existencia de mascotas que se encontraban encerradas en aquA�lla, lo que permite colegir la intenciA?n de las nombradas de regresar a la morada, ya que si hubieran planeado una ausencia mA?s larga, hubieran destinado el cuidado de A�stas de otra forma.-
12. El testimonio prestado por JosA� Feliciano Campos de fs. 69/70, quien en calidad de numerario de la Fuerza Policial, refiriA? haber visto a ChacA?n en compaA�A�a de una persona de sexo masculino a bordo de una motocicleta, dA�as previos a su desapariciA?n.-
13. El testimonio de EstefanA�a Arredondo, de fs. 85, quien refiriA? ser amiga del imputado y dio cuenta del carA?cter violento del mismo, tras haber sido agredida por A�ste y la circunstancia de haber visto a las causantes en compaA�A�a del imputado en su morada.-
14. El testimonio prestado por Osmar Ernesto Arredondo, de fs. 87/89, que refiriA? haber hablado en forma personal con el imputado el dA�a 4 del mes y aA�o en curso, quien le manifestA? su intenciA?n de abandonar la ciudad porque “andaba con algunos problemitas”, notA?ndolo apesadumbrado y que “se subirA�a al micro descartarA�a su celular y empezarA�a una nueva vida” y las placas de fs. 90/91 y el cd de fs. 92.-
15. El testimonio de Ricardo Antonio Gonzalez de fs. 93/94 que resulta ser el novio de la madre del encartado, quien manifestA? haber visto al nombrado por A?ltima vez el 4 de febrero alrededor de las 14.00 horas, en el domicilio de su madre, estaba con su moto, que luego intentA? vender, bolsos que dejA? en la casa de la madre y que A�ste le refiriA? a la madre que deberA�a irse porque si lo encontraban le daban perpetua y dijo que estaba cansado que cuando estaba bien lo usaban y le gastaban la plata, y cuando uno estA? mal no se acerca nadie, justificando su accionar al decir “por eso tuve que mandar a desaparecer a esas personas”; asimismo dio cuanta del estado de nerviosismo y le dejA? a la madre tres aparatos de telefonA�a celular, uno de los cuales con la pantalla rota, retirA?ndose alrededor de las 17.30 horas; por otra parte aportA? caracterA�sticas de su personalidad, describiA�ndolo “como malo y agresivo”; manifestA? su intenciA?n de fugarse a Colombia, Venzuela o al sur, debiendo esperar hasta el dA�a 6 a las 18.00 hs. para percibir su sueldo.-
16. Los testimonios adunados a fs. 95 y 96; la documental de fs. 97/99, que ilustra el perfil de la red Facebook de la cuenta del imputado de autos, las circunstancias personales del encartado y el testimonio prestado por personal policial a fs. 6.-
17. Las conclusiones preliminares arribadas en virtud de las operaciones de autopsia practicadas en los cuerpos de las vA�ctimas, cuyas copias obran a fs. 335/344, que evidencian en forma contundente los extermos de ensaA�amiento y alevosA�a sostenidos en el presente.-
18. El testimonio prestado por Kimberly Vilma Barrientos ChacA?n, quien a fs. 362, narrara el ardid que permitiA? ganar la confianza de las vA�ctimas, asegurA?ndoles -incluso- el ingreso a un trabajo formal; reproduciendo -al propio tiempo- los dichos de Maruja, refiriendo que “…Hugo era una persona muy enferma de los celos, muy absorbente y que se tomaba atribuciones que no le correspondA�an, ya que para mi madre Hugo era solamente un amigo, y a veces le demostraba a mi madre ciertas conductas como si fuera la pareja…” ello se encuentra instrumentado en el acta de fs. 362/365.-
19. El secuestro de un cuchillo de dimensiones escondido en el lugar de comisiA?n de los hechos, tal como da cuenta el acta adunada a fs. 487/489.-
20. La carpeta pericial que corre agregada por cuerda, que corrobora todos y cada uno de los extremos sostenidos en el presente.-

III. AdecuaciA?n tA�pica:
Por imperativo procesal -dado el marco tA�pico al que arribara V.S.en el decisorio de fs. 379/381-, el ilA�cito descripto se califica como constitutivo del delito de HOMICIDIO TRIPLEMENTE CALIFICADO POR ENSAA�AMIENTO Y ALEVOSA?A; POR EL VINCULO Y CON EL PROPOSITO DE CAUSAR SUFRIMIENTO A UNA PERSONA CON LA QUE SE HA MANTENIDO UNA RELACIA�N (respecto De Maruja ChacA?n Perez)Y HOMICIDIO CALIFICADO POR HABER SIDO COMETIDO CON ENSAA�AMIENTO Y ALEVOSIA (respecto De Shirley Cielo Barrientos), en concurso real de conformidad con lo normado por los arts. 55, 80 incs. 1A�, 2A� y 12A� del CA?digo Penal.-
Sin perjuicio de ello, la hipA?tesis tA�pica sustentada por el infrascripto es la de HOMICIDIO CUADRUPLEMENTE CALIFICADO POR ENSAA�AMIENTO, ALEVOSIA, POR EL VINCULO CON EL PROPOSITO DE CAUSAR SUFRIMIENTO A UNA PERSONA CON LA QUE SE MANTIENE O HA MANTENIDO UNA RELACIA�N Y POR SER PERPETRADO POR UN HOMBRE Y MEDIARE VIOLENCIA DE GENERO (respecto de Maruja ChacA?n Perez) Y HOMICIDIO CALIFICADO POR HABER SIDO COMETIDO CON ENSAA�AMIENTO Y ALEVOSIA(respecto de Shierly Cielo Barrientos) en concurso real , con arreglo a lo normado por los arts. 55, 80 inc. 1A�, 2A�, 11A� y 12A� del CA?digo Penal.-

IV. AutorA�a responsable:
Asimismo, existen en autos elementos de convicciA?n suficientes y motivos bastantes para sospechar que HUGO ORLANDO HIDALGO O HUGO MARCOS AMIEL alias “El Ninja”, es autor penalmente responsable del ilA�cito descripto, lo cual se acredita mediante el plexo convictivo invocado precedentemente, cual no se replica en el presente.-
De otro lado, a la luz del minucioso reconocimiento mA�dico legal adunado en sobre a fs. 403, en consonancia con el iter conductual evidenciado y comprobado a travA�s de la investigaciA?n sustanciada, a la A�poca de factura del evento endilgado, Hidalgo se hallaba en pleno uso de las facultades mentales.-
Se sopesa, asimismo, el indicio que surge de la intenciA?n de profugarse a fin de eludir la acciA?n de la Justicia.-

V. Convalide procedimiento y secuestro:

Visto las razones de gravedad y urgencia que motivaron el procedimiento y secuestro materializado en autos a fs. 487/489, de V.S. solicita su convalidaciA?n atento tales fundamentos, dejando a salvo que A�sta es la primera oportunidad de requerir su ratificaciA?n habida cuenta de la complejidad y multiplicidad de remisiones y notificaciones que han debido cursarse y de las cuales resultaba indispensable contar con los principales.-

VI. Derecho:
Funda lo solicitado en lo previsto en los arts. 56, 157,158, 226 y concs. del Digesto Ritual.-

SeA�or Juez:
Los extremos principales del delito imputado en su exteriorizaciA?n material y autorA�a responsable han sido acabadamente probados, excediendo holgadamente los recaudos mA�nimos necesarios para propugnar el dictado del auto de prisiA?n preventiva.-

De manera rudimentaria, Hidalgo, ha intentado sustraerse a la acciA?n de la Justicia en dos sentidos delimitados claramente: a. Procurar la desapariciA?n de los cuerpos y de todo rastro que lo vinculara al evento, sometiendo a familiares directos a la angustia que la desapariciA?n y la bA?squeda generA? y que sA?lo ellos cargarA?n sobre sus espaldas para siempre vinculando la memoria de las vA�ctimas a ese derrotero fatal, empece la eficiente labor investigativa de la PolicA�a de Investigaciones y de la PolicA�a CientA�fica, que permitiA? el hallazgo de los cuerpos en las circunstancias de tiempo y modo, reseA�adas en autos.-
b. La pertinaz intenciA?n de profugarse, a punto tal de que la eficaz y oportuna intervenciA?n de personal de GendarmerA�a Nacional en un asiento prA?ximo a un paso fronterizo de la Provincia de Misiones, evitA? que Hidalgo traspusiera los lA�mites de la RepA?blica.-
Si bien todo ello habrA? de merituarse en la etapa plenaria, por la que de seguro transitarA? esta investigaciA?n, debe sopesarse en todo requerimiento en consonancia con las directrices establecidas por el art. 266 del Digesto Ritual.-
El iter criminal, se caracterizA? por la crueldad, frialdad, cobardA�a y desprecio total por la vida, frente a la comisiA?n de uno de los delitos mA?s deleznables previstos por el catA?logo contemplado en el CA?digo Penal.-
Por fin el Legislador decidiA? pagar algo de su cuota parte en la deuda que todos los miembros de los Poderes del Estado debemos a los millares de mujeres que han sufrido fA�sica, intelectual y espiritualmente frente a la impotencia de un Estado incapaz de defender a los mA?s dA�biles.-
Se conmemora otro 8 de marzo, con un dA�bito menor -ante el avance legislativo- pero aA?n con cifras incomprensibles a la luz de los reconocimientos de derechos y garantA�as que prometen tutelarlos, cuales, frente a dichos guarismos no dejan de salir de la A?rbita de derechos nominales sin correlato en una realidad que debe receptarlos sin mA?s dilaciones, proveyendo no sA?lo Organismos con nombres sofisticados y extensos, sino de la cantidad de funcionarios con capacitaciA?n especA�fica, infraestructura y logA�stica necesarias para no asfixiar su operatividad frente a la ominosidad de los hechos de violencia de gA�nero.-

VIII. Petitorio:

Por lo expuesto, fundamentos de hecho y derecho invocados de V.S. solicita:
1. Dicte auto de prisiA?n preventiva respecto de HUGO ORLANDO HIDALGO.-
2. Convalide el procedimiento y secuestro materializados en autos.-
DA�gnese V.S. de conformidad que
SERA JUSTICIA.-



Notas relacionadas

Dejá tu comentario