El tren eléctrico presentó fallas desde sus primeros días

tren-roca-1

La inauguración del tramo a City Bell dejó al desnudo que la electrificación del tren Constitución – La Plata aún está lejos de estar culminada. Además de que aún faltan varios kilómetros de cableados, la construcción de los andenes definitivos y las obras complementarias como los pasos a bajo nivel aún falta que se termine la subestación Quilmes que abastecerá de energía al ramal.

Este martes el servicio estuvo paralizado durante varios minutos por una baja de tensión. Trabajadores afirmaron a Blanco sobre Negro que el tren “está colgado” a la subestación Temperley construida en 1983 para abastecer al ramal Constitución – Ezeiza. “En cuanto a la energía estamos trabajado al límite”, aseguraron.

De acuerdo a la información brindada días atrás por Transporte, la subestación Quilmes que nutrirá al tren a La Plata está avanzada en un 60 %. Sin su culminación resulta imposible que el servicio pueda llegar a La Plata.

“Por la escaza energía estamos utilizando trenes Emu que tienen menor gasto que los Toshiba contemplados originalmente en la obra de la electrificación. Además hay varios grupos electrógenos instalados al costado de las vías porque con lo de la subestación Ezeiza no alcanza”, detallaron.

Por otra parte, los vecinos de Hudson y Pereyra que no están incluidos en las paradas por no contar con andenes provisorios se encuentran en estado de asamblea permanente y aseguran que si la obra de construcción de las estructuras definitivas se demora más de la cuenta volverán a realizar protestas con corte de vías.

Con este cuadro de situación parece difícil que se cumpla el último pronóstico dado por el Ministerio de Transporte respecto a la llegada del tren a La Plata en junio.

Fuente: Infoblancosobrenegro



Notas relacionadas

Dejá tu comentario