“Dar a cada uno lo suyo” Por Federico Storani (*)

storani

La definición del título pertenece al jurisconsulto romano Ulpiano y era una aproximación al concepto de justicia. Intentemos seguir su ejemplo.
1. La Convención Nacional de la Unión Cívica Radical celebrada en Gualeguaychú, decidió la participación del Partido en la Fundación de la Agrupación “Cambiemos”, junto al Pro y a la Coalición Cívica.
2. Esa decisión puso una bisagra en la historia política argentina que equilibró el poder político, evitó la hegemonía autoritaria e impidió la continuación de la corrupción expresada en el populismo Kirchnerista.
3. Además, garantizó la alternancia en el ejercicio del poder.
4. Estos logros fueron una contribución esencial de nuestro histórico Partido a la Patria y a la República. ¿Alguien de buena fe podría imaginar las consecuencias que se hubieran producido en caso de que Daniel Scioli gobernara la nación y Aníbal Fernández la provincia de Buenos Aires?
5. Sin dudas, hubiéramos caído en un estado cercano a la disolución nacional con una degradación institucional sin pausas, corrupción desenfrenada y autoritarismo hegemónico.
6. “Cambiemos” fue y todavía es solo un punto de PARTIDA, no de LLEGADA.
7. Cumplió su función como exitosa herramienta electoral y contribuyó a la gobernabilidad del país desde el Parlamento en instancias extremadamente difíciles por la herencia recibida en todos los ámbitos.
8. Pero, NUNCA se constituyó en una auténtica coalición de gobierno.
9. Una verdadera coalición de gobierno no significa la mera distribución de espacios de poder. Se define por crear y mantener ámbitos de debates permanentes e institucionalizados, para allí debatir acerca de las políticas públicas esenciales.
10. Esa institucionalización fue reclamada y exigida en todas las instancias orgánicas partidarias, como ocurrió en la reunión de Villa Giardino en Córdoba o en la Convención Nacional celebrada en la ciudad de La Plata.
11. Resulta evidente que el Pro no tiene la menor intención de institucionalizar una verdadera coalición de gobierno.
12. Su objetivo es (del Pro) ABSORBER a la Unión Cívica Radical y NO INTERACTUAR con nuestro Partido, como un par.
13. La decisión de crear la Agrupación Cambiemos en todos los distritos del país, solo se acató si convenía a los intereses políticos del Pro. El ejemplo más elocuente ocurrió en la Capital Federal donde no se constituyó y además se impidió la compulsa entre sus componentes a través de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO).
14. La intención del Pro es equivocada pero clara y hasta cierto punto legítima a pesar de su mezquindad y falta de visión estratégica.
15. Lo inadmisible e intolerable es que la referida intención del Pro cuente con la complicidad por acción u omisión de las autoridades de la UCR.
16. Esta actitud de CLAUDICACIÓN se traduce en la nula participación en las decisiones sobre políticas públicas que muchas veces constituyen cuestiones de estado.
17. En tales circunstancias el único reaseguro partidario lo constituye un fuerte bloque legislativo, para poder poner límites si es necesario y oponernos abierta y públicamente en todo aquello con lo que no coincidimos.
18. Sin embargo, ese reaseguro se encuentra debilitado por la próxima composición de la Cámara de Diputados de la Nación.
19. La claudicación también es CUALITATIVA, además de cuantitativa. Ello se verifica como simple ejemplo en la provincia de Buenos Aires.
20. La Coalición Cívica una fuerza política casi inexistente territorialmente tiene mayor y más jerarquizada representación que la Unión Cívica Radical.
21. En los primeros cinco lugares de la lista de diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires hay dos representantes de la Coalición Cívica (Toti Flores, Marcela Campagnoli) y NINGUNO de la Unión Cívica Radical.
22. Tampoco es responsabilidad de los dirigentes de la Coalición Cívica y sí se debe a la claudicación del Comité de la Provincia de Buenos Aires de la UCR que acepta el papel de mero apéndice del Pro y la Coalición Cívica.
23. En estas circunstancias debemos seguir siendo responsables para garantizar la gobernabilidad en momentos tan difíciles para nuestro país. Pero la actitud del Partido tiene que ser mucho más firme.
24. Identificar a la Unión Cívica Radical con sus valores y creencias históricas es el camino como paso previo a una mayor independencia de una Coalición que no es tal a pesar de nuestros reclamos.
25. Debemos conformar los comités partidarios tanto provinciales como nacionales con ese criterio y dotar de toda la fuerza posible al Bloque de Diputados y Senadores Nacionales de la UCR para que puedan cumplir con el objetivo estratégico de avanzar hacia una sociedad más justa y más equitativa e nuestra nación.
26. Para ello tenemos que poner en marcha y movilización a la Unión Cívica Radical haciendo valer su inserción territorial, apoyando a nuestros Intendentes y Gobernadores y sosteniendo el accionar de nuestros legisladores.
27. El objetivo es que la Unión Cívica Radical con su movilización en encuentros, actos, seminarios, vuelva a ser el embrión principal de una alternativa política que hoy no está representada por el gobierno del Pro ni tampoco por la trampa del retorno al populismo kirchnerista.
Este es el imperativo del momento, resulta mucho más esforzado que permanecer en la comodidad de algunos despachos oficiales, pero es infinitamente más digno. Es claramente Radical y Popular.

(*) Federico Teobaldo Manuel Storani es un abogado y político argentino, integrante de la Unión Cívica Radical, que se ha desempeñado como presidente de la FUA, diputado nacional y Ministro del Interior de la Nación



Notas relacionadas

Dejá tu comentario