Denuncian modificaciA?n de Ley de Turf para beneficiar a cinco hipA?dromos de la provincia de Buenos Aires

Se trata de hipA?dromos no oficiales que no estA?n reconocidos por la autoridad de aplicaciA?n. El Instituto de LoterA�as y Casinos no los reconoce como hipA?dromos.

Denuncian modificaciA?n de Ley de Turf para beneficiar a cinco hipA?dromos de la provincia de Buenos Aires

El secretario de Actas, Prensa y DifusiA?n del Sindicato de Empleados Mensualizados del HipA?dromo de La Plata,A�Juan Pablo Alegre, cuestionA? la actitud de los diputados bonaerenses por no ocuparse debidamente del tratamiento de la ley que regula la actividad del Turf.

SegA?n detalla, A�stos hipA?dromos carecen de las habilitaciones municipales correspondientes, no hay un control sobre su sistema de apuestas, no se sabe cuA?l es el margen de ganancias, cA?mo se reparten los premios entre todos los actores y no tributan impuestos de ningA?n tipo.

La ley del Turf estA? subvencionada por el estado en funciA?n de la cantidad de empleo que genera. Como los hipA?dromos en la provincia de Buenos Aires son deficitarios en lo que respecta a su recaudaciA?n, la provincia genera una retenciA?n de las mA?quinas tragamonedas para subvencionar a los hipA?dromos.

La actividad hA�pica en la provincia de Buenos Aires genera mA?s puestos de trabajo que la industria automotriz. En la ciudad de La Plata son cinco mil trabajadores que dependen del hipA?dromo, y en la provincia llega casi a los 100 mil, son muchas familias que viven dentro del turf.

Los hipA?dromos reconocidos por la autoridad de aplicaciA?n son los de La Plata, San Isidro, Dolores, Tandil, y estA?n dentro de un marco legal correspondiente, habilitados municipalmente, habilitados por la provincia y con el mismo sistema de apuestas y recaudaciA?n.

“El hipA?dromo de Hurlingham por ejemplo; no tributa impuestos. Funciona en un predio militar, no tiene los trabajadores que tiene que tener, no tiene detallado cA?mo funcionan los totalizadores, que parte de las apuestas se devuelven y que no”, segA?n detalla Juan Pablo.

Y continuA?: “Los premios son de dos mil a siete mil pesos, son muy bajos, con lo cual es imposible entender que la actividad subsista con esos premios. Por lo general, en estos casos son hipA?dromos que se dedican al juego clandestino”.

Finalmente aclarA?: “No tenemos problemas con que el trote reciba la ayuda del estado. Pero que sea en otro marco, en otra ley. O que se les exija el cumplimiento legal correspondiente. Lo triste de esta ley, es que se quiera hacer caja polA�tica a partir de un fondo especA�fico que se creA? para determinadas tareas”, concluyA?.

 

 

Fuente: realpolitik



Notas relacionadas

Dejá tu comentario