La estrategia de Vidal para enfriar la Legislatura y gobernar 2018 sin sobresaltos

Aislar a Unidad Ciudadana en Diputados, proteger al bloque peronista de Insaurralde y acordar con 2 senadores de Massa.

diputados recinto

En el gobierno de María Eugenia Vidal exploran la posibilidad de un acuerdo con Sergio Massa. La decisión se tomó a partir de las últimas dos sesiones que cobraron relevancia por la tensión y violencia que le imprimió el kirchenrismo duro.

Massa fue el garante de la gobernabilidad en la compleja Legislatura bonaerense durante los dos primeros años de gestión de Cambiemos. Sin embargo, tras la elección legislativa la Gobernadora optó por tener como nuevo aliado a una bancada que responde a los intendentes peronistas liderada por Martín Insaurralde.

Sin embargo, en la sede de gobierno de La Plata estudian posibilidad de reforzar los acuerdos legislativos sumando al Frente Renovador.

Es que Massa demostró que tras la floja elección de octubre mantiene consolidado un bloque duro en la Cámara de Diputados con 13 legisladores. En tanto, los dos senadores massistas le bastan al oficialismo para transitar 2018 sin sobresaltos.

5a3fdd5bc3f25_658_438!

En paralelo, la postura que mostró la bancada de Unidad Ciudadana en las últimas dos sesiones, refuerzan la necesidad cerrar un acuerdo con el líder de Tigre. Por caso, la foto de Jorge D’Onofrio cruzando el recinto de Diputados para conversar con Florencia Saintout (jefa de bloque de Unidad Ciudadana) generó algo de recelo en el entorno de la Gobernadora. “Si eso funciona así es porque nosotros lo permitimos”, dicen desde Cambiemos.

¿En qué consistirá el acuerdo? Sobre ese punto no hay nada definido y por ahora hablan de reestablecer el diálogo, algo que comenzaría a materializarse en febrero. En el gobierno piensan en un acuerdo de cara a los próximos dos años. Mientras tanto destacan dos puntos clave:

– La posibilidad de aislar por completo al kirchernismo más duro.

– Proteger al bloque de los intendentes que quedó en el ojo de la tormenta durante la sesión en la que se votó la modificación del régimen previsional de los trabajadores del Banco Provincia.

En esa votación, el Frente Renovador, la izquierda y el kirchenrismo se levantaron de sus bancas para dejar sin quórum al oficialismo. La movida fracasó objetivo primario, pero sirvió para dejar expuesto que tres diputados de la bancada que lidera Insaurralde eran quienes habilitaban la sesión.

Por estas horas, desde el oficialismo aseguran que el acuerdo de gobernabilidad con la bancada de los intendentes está intacto. Resaltan que ese sector se sentó a dar el debate para modificar un sistema previsional que generaba un déficit anual de unos 4.000 a 5.000 millones de pesos, para pagar apenas 7.000 jubilaciones que van de los 40.000 a los 150.000 pesos. El problema advierten es que eso ocurrió en un contexto nacional que no ayudaba y que le dio al kirchenrismo un motivo para intentar frenar la sesión. “Bancaron la parada en un contexto por demás adverso”, dicen en La Plata.

Desde el gobierno aseguran que la idea es avanzar en un acuerdo dual que también permita cuidar a estos sectores sin la necesidad de exponerlos. Se trata -insisten- de buscar un mecanismo complementario.

Es que además, en el oficialismo reconocen que Massa fue un buen socio durante el primer tramo de gobierno de Vidal. Y destacan que tiene responsabilidad territorial con un grupo de intendentes que se mantiene en ese armado.

Pero también temen cómo puede articular su bancada sin tener la responsabilidad de sostener la gobernabilidad. “A Massa lo conocimos en un acuerdo con nosotros, quizás sea peligroso tenerlo en frente”, sostienen.

 

Fuente: lapoliticaonline



Notas relacionadas

Dejá tu comentario