Escrache en la Costa Atlántica por  la presencia del médico apropiador Norberto Bianco

Fuerte repudio. Bianco fue titular del servicio de traumatología del centro médico y tuvo un rol central en el reparto de bebés nacidos durante el cautiverio de sus madres en la mayor guarnición militar del país. Logró un permiso para vacacionar dos meses en Mar de Ajó.

26692180_10214589029748997_413516196_o

Los mismos jueces que le otorgaron la prisión domiciliaria en Mar del Plata al represor Miguel Etchecolaz, autorizaron al ex jefe de la maternidad clandestina del Hospital Militar de Campo de Mayo, Norberto Atilio Bianco, a vacacionar dos meses en Mar de Ajó, a dos cuadras del mar.

Los magistrados Julio Luis Panelo y Fernando Canero, del Tribunal Oral Federal N° 6, le dieron permiso a Bianco para instalarse desde 6 de enero al 28 de febrero en un dúplex frente al camping del ACA, sobre la calle Javier de Rosas.

Vecinos, turistas, organizaciones de derechos humanos, sociales y políticas realizaron una serie de marchas y protestas que continuarán todo el fin de semana las vacaciones concedidas en Mar de Ajó a Norberto Bianco, condenado por robo de hijos de desaparecidos durante la última dictadura.

La presencia de Norberto Atilio Bianco, declarado persona no grata por el intendente de la Costa, Juan Pablo de Jesús, es repudiada desde ayer con una “vigilia de la memoria” que comenzó a las 19 en Mar de Ajó, frente al domicilio que, desde hoy, comenzó a ocupar el médico condenado por apropiación de niños nacidos en cautiverio.

La vigilia organizada por la Comisión por la Memoria del Partido de la Costa se extenderá hasta las 24 de este sábado, con una radio abierta durante todo el día.

El jueves, vecinos de Mar de Ajó formaron con sus cuerpos las palabras “Fuera Bianco” en la playa de esa localidad, como lo ilustra una foto tomada desde la altura y reproducida en twitter por Abuelas de Plaza de Mayo (@abuelasdifusion).

Bianco era obstetra en la maternidad clandestina que funcionó durante la última dictadura en la guarnición militar de Campo de Mayo y fue dos veces condenado por la apropiación de hijos de desaparecidos, nacidos en ese lugar durante el cautiverio de sus madres.

Antes de ser juzgado, dos veces se profugó en el exterior, otras tantas fue extraditado y sigue ocultando la información clave que posee sobre el destino de unos treinta hijos de desaparecidos que aún desconocen su identidad.

Ahora, el Tribunal Oral Federal 6 de la Capital Federal, en una resolución repudiada por organismos de derechos humanos, lo autorizó a dejar la cárcel y pasar dos meses de vacaciones en su casa de Mar de Ajó, desde este sábado hasta el próximo 28 de febrero.

El ex militar a cargo de la maternidad por donde pasaron más de 35 embarazadas secuestradas había sido excarcelado en mayo pasado, por haber cumplido dos tercios de su condena a 13 años de prisión por sustracción, retención y ocultamiento de menores en los casos de Francisco Madariaga Quintela y del hijo de Valeria Beláustegui Herrera y por los secuestros y tormentos de ambas madres.

Bianco fue titular del servicio de traumatología del centro médico y tuvo un rol central en el reparto de bebés nacidos durante el cautiverio de sus madres en la mayor guarnición militar del país, recordó Página 12. “Bianco era uno de los encargados de trasladar a las mujeres embarazadas desde los centros clandestinos de detención en que se encontraban hacia las instalaciones del Hospital Militar de Campo de Mayo y de internarlas clandestinamente a los efectos de que dieran a luz”, remarcaron los jueces Panelo, Jorge Humberto Gettas y María del Carmen Roqueta en la sentencia condenatoria.

Asimismo, agregaron que “daba órdenes e indicaciones al personal civil que trabajaba en dicho nosocomio para que efectuaran controles y atendieran los partos de estas mujeres; y que posteriormente las retiraba del lugar sin sus hijos, quienes eran separados definitivamente de sus familias y entregados a terceras personas”.

Sin embargo, el médico debería estar en estos días en el banquillo de los acusados del segundo juicio por robo de bebés en Campo de Mayo, proceso que pudo burlar por el fallo de la justicia de Paraguay, que al autorizar su extradición acotó las apropiaciones por las que puede ser juzgado.

Aunque la fiscal María Ángeles Ramos se opuso, los dos jueces que le dieron el permiso consideraron que Bianco es un buen alumno de la Justicia, cumplidor “riguroso” del arresto domiciliario de tres años y las exigencias impuestas como no tomar alcohol o drogas y avisar si se va más de 24 horas de su casa. La licencia la firmaron el 27 de diciembre, el mismo día que autorizaron a Etchecolatz instalarse en la calma tensa del bosque de Peralta Ramos.

26692879_10214589030229009_1164526526_o26693244_10214589030949027_1800558105_o

 

 

 



Notas relacionadas

Dejá tu comentario