El aborto DIVIDE opiniones en la POLÍTICA ARGENTINA

El debate que pretende instalar el Gobierno de Cambiemos respecto a la legalización del aborto es, sin dudas, una temática que el pasado 8 de Marzo y en la marcha por el Día Internacional de la Mujer, ganó las calles del país, al grito de un “aborto legal, seguro y gratuito”.

Sin embargo, existen diversos posicionamientos marcados en la política local, bonaerense y nacional, al respecto de dicha temática, en la cual varios funcionarios expresaron su visión sobre lo que han definido como un “tabú” y una deuda social desde hace años, en Argentina.

Comenzando con un análisis local, en el Ejecutivo platense, más propiamente dentro del Municipio, la discusión sobre la interrupción voluntaria del embarazo ha encontrado en los concejales puntos en común y otros no tantos, con respecto al aborto.

Respecto a la posición del oficialismo, una de las voces más influyentes ha sido la del Intendente, Julio Garro, quien manifestó que su posición es “a favor de la vida”, aunque eso “no significa que no esté de acuerdo con el debate sano de un tema tan importante como este”.

Por su parte, Garro aclaró que “no siempre la afirmación a favor de la vida significa en contra de la despenalización, de la interrupción del embarazo” y “cuando hablo de estar a favor de la vida también hablo de estar a favor de la madre que corre riesgo con su vida por un embarazo complejo”.

Apreciaciones varias entre los Concejales del oficialismo

Dentro de las voces de los Concejales por Cambiemos, las Ediles, Florencia Rollié, Raquel Krakover y Julieta Quintero, se inclinaron positivamente respecto a la legalización del aborto. Krakover, amparó su decisión en sus años de experiencia como Médica Ginecóloga y sus trayectos recorridos por los sectores de maternidad en los Hospitales San Martín y San Juan de Dios, respectivamente.

“Durante muchos años asistí a pacientes con infecciones por aborto, por lo que estoy a favor de la legalización de la práctica y que, a su vez, esté acompañada por una buena educación sexual”, evidenció la Concejal, quien recordó que en los países en los que se aprobó dicha ley,  “bajó mucho el índice por muerte materna, aunque eso conlleva a que se profundice en la educación y en la anticoncepción para que la mujer pueda ser responsable de su organismo”.

La visión de Quintero y Rollié fue fundamentada en que “la despenalización del aborto colaboraría en un descenso en los índices de muerte materna en Argentina y demostraría una madurez como clase dirigente y como sociedad”.

Por su parte, la Edil, Liliana Lucha, fue la única de las Concejales mujeres que mostró su discrepancia con esta práctica y reconoció que la legalización, si bien ayudaría a preservar la vida de las mujeres, “debe llevarse adelante en situaciones puntuales, para que el aborto no se transforme en algo cotidiano como decir voy al oculista o a comprar un kilo de pan”.

A su vez, Guillermo Ronga y Darío Musto, se expresaron de forma contraria a dicha postura y ambos consideraron que la vida humana “comienza en el momento de la concepción” y, desde ese concepto, pidieron evaluar con minuciosidad cada caso antes de interrumpir el embarazo. En tanto que, el Concejal, Julio Irurueta, adhirió a lo expresado por Ronga y Musto, mostrándose en disidencia con el aborto, excepto, “en casos de violación o en el caso de que corra riesgo la vida del bebé o de la madre”.

Además, Irurueta remarcó que al no considerarse como un “fundamentalista de la Iglesia”, le permite creer “en la anticoncepción y en la educación como problema de fondo”, así como también “el rompimiento de la familia, que generó que no se transmita la educación de padres a hijos”.

Continuando en la línea oficialista, el presidente del bloque por Cambiemos en el Concejo DeliberanteClaudio Frangul, sostuvo estar a favor de la despenalización “siempre y cuando se arbitren todos los medios para una educación sexual que evite los embarazos no deseados”. “No podemos penalizarlo sobre todo con mujeres de clase media que se lo pueden hacer seguro y chicas humildes que no tienen acceso a un aborto seguro y se mueren”, remarcó el Concejal.

A su término, el EdilJavier Mor Roig, formuló que la ley de aborto “es una de las mayores deudas de la sociedad política argentina”,  y repudió “que es una realidad que existe pero que no está medida con la misma vara, porque las mujeres más humildes no tienen las mismas posibilidades”.

Francesco Arriaga, quien recientemente asumió la banca como Edil, en lugar de Ileana Cid, celebró la decisión de Macri de habilitar el debate y bregó por que el aborto no sea un tema “tabú”, ya que es una problemática que, quiera aceptarse o no, existe. Arriaga respaldó su opinión con cifras numéricas y aclaró que en Argentina se realizan cerca de 500 mil abortos clandestinos al año y que mujeres de menores recursos recurren a la clandestinidad con poca higiene, malas condiciones y ponen en riesgo su vida.

Seguidamente, Raúl Abraham, definió su posicionamiento desde dos aspectos disímiles. Primeramente, aclaró que “interrumpir un embarazo es sinónimo de terminar con una vida”, y en segundo término, dijo estar en contra de la despenalización de la práctica dado que “el Estado no puede tener injerencia en la vida privada de la mujer, aunque considero que es una vida y que debe ser horrible tener que hacerlo, pero está dentro de la mujer y es ella la que debe tener libertad para definir su futuro”.

Quien se abstuvo de vertir su impronta, fue el presidente del Concejo DeliberanteFernando Ponce, quien decidió por el momento no aludir al tema.

 

La Visión de los Ediles de la Oposición

Contrariamente a lo manifestado por el oficialismo, los Concejales por el Frente Renovador, se pronunciaron en unanimidad a favor de la despenalización de la práctica.

Gastón Crespo, del GEN, declaró que el Estado Nacional, Provincial y Municipal “está en deuda con la sociedad”, explicando que existe también la necesidad de “un mayor caudal de educación sexual en los canales formales e informales”.

Luciano Sanguinetti, líder del bloque en el recinto, por el Frente Renovador, concordó con la visión de Crespo y aseguró que el debate por el aborto legal, seguro y gratuito “es una discusión estrechamente vinculada a la salud pública”, adosando que el Estado “no debería legislar desde ningún credo y que la discusión se instaló por mérito de una lucha muy importante del movimiento de mujeres”.

La Concejal, Virginia Rodríguez, también representante del massismo, confió que, “pese a algunas contradicciones, votaría a favor de la despenalización”, ya que hay muchas muertes de mujeres que no tienen recursos para enfrentar un embarazo no deseado y creo que cada una debería tener derecho a elegir sobre su cuerpo”.

En terrenos del frente Unidad Ciudadana, Victoria Tolosa PazGastón CastagnetoCristian Vander y Ana Herrán dieron luz verde para la despenalización, con la particular excepción del Edil, Norberto Gómez, quien prefirió no tomar partida respecto de dicha temática.

Cristian Vander adujo que, “conoció de cerca la realidad de mujeres sin recursos económicos que, a diferencia de lo que ocurre en las clases medias o altas, ponen su vida en riesgo al practicarse abortos inseguros”.

Visión que fue compartida por Herrán y Castagneto, quienes coincidieron en que “ninguna mujer aborta por gusto” y cuestionaron la visión de aquellos que especulan que, de legalizarse, “el aborto se transformaría en una suerte de método anticonceptivo”. “Que el aborto sea legal no significa que haya una tendencia a abortar, nadie va feliz a abortar. Es una locura que no se le permita a la mujer decidir sobre su propio cuerpo”, expresaron.

Victoria Tolosa Paz, por su parte, aseguró que en su recorrida por diferentes barrios de la región durante la campaña electoral, recibió muchos interrogantes referidos al aborto y por parte de las adolescentes. Para la Concejal, “eso significa que el debate está instaladísimo en toda la sociedad“.

En ese sentido, y en sintonía con el lema de la Campaña Nacional por Aborto Legal, Tolosa Paz exigió “educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir”, a la vez que puso en duda las intenciones de Mauricio Macri, quien dio curso para que la discusión llegue al Congreso Nacional, ya que “no me como la bomba de humo del presidente diciendo que lo quiere debatir. Es una mentira, porque sabe que su bloque no va a estar a favor”, deslizó.

En tanto que, Lorena Riesgo, del FpV-PJ, esbozó que “la despenalización significa evitar que se mueran mujeres pobres en Argentina, porque las que tienen poder adquisitivo acceden y las demás se lo realizan en condiciones inseguras, donde la salud no está garantizada”.

Su compañero de bloque, Pedro Borgini, afirmó en cambio que se trata de un debate “muy extenso”, con “muchos argumentos por abordar” y  que, “al menos en principio”, su posición se acerca a la de aquellos que consideran que la vida humana comienza en el momento de la concepción.

En lo que respecta al sector UnibloqueFabián Lugli, dijo estar en contra de la práctica pero a favor de “escuchar opiniones” para evaluar casos puntuales como una violación o un problema de salud de la mujer.  “Estoy en contra pero no me cierro.  Los tiempos están cambiando, junto con todos los cambios de la mujer. Por eso, pese a mi opinión estoy a favor de que se charle y se debata”, explicó Lugli.

Finalmente, desde el otro Unibloque, Cultura, Educación y Trabajo, el titular del Sindicato de Camioneros de La PlataMiguel Forte, se pronunció a favor de la interrupción voluntaria del embarazo. “Creo que hoy hay abortos ilegales y con mucho riesgo para las mujeres, entonces, estoy a favor de la despenalización del aborto y creo que hay que debatirlo, que hay que pulirlo para que sea claro, transparente y sea una herramienta de utilidad y no de abuso. Estoy a favor de esa mujer que ve que no lo puede criar y decidió no tener ese hijo”, aseveró Forte.

 

El debate también alcanzó a la cúpula cercana a Macri

Así como los Concejales, funcionarios muy cercanos al oficialismo, como lo son Durán Barba y la Ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, también emitieron su perspectiva con relación al aborto.

El asesor del Gobierno, aseguró estar a favor de la despenalización y recordó que “en todos los países desarrollados la ley permite el aborto voluntario; no existen abortos clandestinos, ninguna mujer muere por esta causa” y, por consiguiente, “muchos de los que defendemos la vida apoyamos la despenalización del aborto y si se aprueba, no se incrementarán ni disminuirán los abortos, pero se harán en condiciones saludables y no morirán más mujeres por esta causa”, escribió Durán Barba.

En esa vía reflexiva, el hombre oriundo de Ecuador aseveró que “ninguna mujer aborta porque le parece divertido hacerlo”  y “para tomar una decisión como esta cada una de ellas tiene sus propias motivaciones surgidas desde los complejos laberintos de su biografía y su psicología”.

Patricia Bullrich, en tanto, aseguró que no cree que ninguna mujer “pueda estar presa o penalizada por un aborto”.

 

¿Qué posición tomará Cristina Fernández de Kirchner?

La ex Diputada nacional por el FpV, Diana Conti, vaticinó que es posible que la actual Senadora por Unidad Ciudadana, Cristina Fernández, se anuncie a favor de la interrupción voluntaria del embarazo.

“A Cristina la imagino haciendo uso de la inteligencia que tiene, del aprendizaje que la vida te va dando todos los días, de la comprensión de la necesidad. Así que cuento con ella, porque más allá de su postura, que siempre ha sido clara, Florencia es una hija ya madre, feminista, y yo creo que los diálogos que tiene con su madre, como Cristina alguna vez públicamente lo expresó, la ha hecho tener otras visiones acerca del tema”.

 

¿Los Diputados Católicos redoblarán la apuesta?

En 2014, la Iglesia se alzó con una victoria impensada en el Congreso de la Nación que le permitió promover la educación católica en los colegios públicos, finalmente prohibida por un fallo de la Corte Suprema.

El aborto ya está permitido para casos de violación, riesgo de vida y personas con facultades mentales alteradas. Pero no siempre se cumple y varios diputados quieren eliminar ese derecho.

De inmediato, los legisladores propusieron proyectos de ley que establecen derechos “al niño por nacer” y, de esa manera, prohíben el aborto en los tres casos ya previstos en el Código Penal y mencionados anteriormente.

Estos derechos no siempre fueron fáciles de cumplir, porque en muy pocas provincias los hospitales establecieron un protocolo para actuar y hasta hubo médicos que alegaron problemas de conciencia para no intervenir.

Los proyectos que protegen al niño por nacer fueron presentados por Juan Brügge, cordobés de la Democracia Cristiana y la puntana Ivana Bianchi. Fueron respaldados en una marcha contra el aborto, el domingo el 25 de marzo.

 

 

 



Notas relacionadas

Dejá tu comentario