Villa Elvira continua con sus denuncias dirigidas a ABSA

Mariana vive en 7 y 85 hace 25 años. Paga cerca de 600 pesos a ASBA, pero denuncia que los residuos cloacales desbordan adentro de las casas.

Las cloacas que no dan abasto y desbordan en el interior de las viviendas es la postal cotidiana de los vecinos de Villa Elvira, que luego del fallo del Juzgado de Faltas Nº 2 de La Plata contra ABSA por contaminar el arroyo Maldonado tienen la esperanza de lograr una solución a su eterno reclamo. Marianareside hace más de 25 años en 7 y 85 y contó la pesadilla de convivir con los desechos cloacales.

El líquido sale por donde puede salir. En lo de mi mamá, que es donde vivo, sale por la tapa de la cloaca, por la rejilla del desagote del lavarropas o del baño. Entonces empezás a reducir al mínimo la utilización del agua y a tratar de no bañarte tanto en tu casa, de no lavar tanta ropa porque abris una canilla y se desborda todo, contó en diálogo con Marianela Toseti al aire de El Cafecito.

Pese a que paga cerca de 600 pesos por el servicio de ASBA, desde la empresa solo recibe excusas a sus reclamos: “Nos dicen que se trata de un problema particular de la vivienda, se lavan las manos. Una vez explicaron que era un problema de la bomba reactora de 13 y 90, que no funcionaba, pero a cada uno le dicen una cosa distinta”.

Esta situación llevó a los vecinos no solo a reiterar las denuncias sino a contratar los servicios de camiones atomosféricos privados, que les cobran entre 1.000 y 1.500 pesos por casa para desagotar los excrementos. “Si una familia está en situación de desempleo o precariedad no lo puede afrontar”, disparó.

Además de las presentaciones contra Aguas Bonaerenses, recurrieron al Concejo Deliberante, donde tampoco lograron soluciones concretas. “Muchos de ellos tienen un interés pero no alcanza porque ABSA no toma ninguna determinación. Cuando se corta la luz o llueve mucho empeora todo. Son todos factores que se suman y hacen que sea una situación terrible”, agregó Mariana.

La postal descripta se completa con paredes cubiertas de humedad y aberturas oxidadas de tantos desagotes y limpiezas con lavandina para tapar el olor. No podemos estar del olor, es un foco infeccioso. El agua de la canilla se puede tomar en algunas zonas solamente. Villa Elvira ha crecido a niveles descomunales y la infraestructura no ha ido a la par. Parece que vivimos siglos atrás”, sostuvo sobre la localidad en la que viven más de 120.000 habitantes.

 

Fuente: 0221.com.ar

 



Notas relacionadas

Dejá tu comentario