Tras corte de servicio de EDESUR, un niño electrodependiente perdió la vida

Edesur decidió cortar el servicio, pese a que sabía que allí vivía una persona electrodependiente. Hace un año se promulgó una Ley que impide que las empresas clausuren la electricidad en estos casos particulares.

0

Un corte de luz de más de 12 horas le causó la muerte a Valentino Ladislao, un chico electrodependiente de solo cinco años. Su familia asegura que la empresa Edesur le cortó el servicio por una deuda de 60 mil pesos que no podían pagar.

Pese a que Edesur conocía que, en ese hogar ubicado en Villa Centenario -Lomas de Zamora-, existía un niño electrodependiente, la decisión de cortarles el servicio se efectuó igual y Valentino desmejoró su estado de salud hasta morir, cuando era llevado de urgencia al hospital.

“Ese día llamé muchas veces a Edesur para informarles que yo tenía un nene electrodependiente y la respuesta de ellos fue que yo tenía una deuda y que no me podían decir cuándo iba a venir la luz. Me vino 60 mil pesos que no los pude pagar. No puedo pagar esa cantidad de plata”, expresó con una angustia incalculable su mamá, Mariana Medina.

Para peor, el caso de Valentino ocurre a un año de la sanción de la promulgación de la Ley de Electrodependientes, que les prohíbe a las empresas cortar el servicio para estos casos especiales.

Valentino sufría de una parálisis cerebral luego de haber pasado por un accidente con un vidrio que le afectó el corazón. Según su familia, el pequeño de cinco años tenía todos los papeles” que respaldaban que su vida dependía de la electricidad, pero la empresa Edesur no tuvo ningún tipo de reparo o de piedad y lo dejó morir.

“Edesur estaba al tanto de que en esta dirección había una criatura electrodependiente”, expresó Verónica, la tía de Valentino.

La odisea cuando el servicio les fue cortado comenzó a la mañana y continuó hasta la noche. Por esas horas, la familia advirtió que pasaba una cuadrilla de empleados de la empresa y fue cuando se les suplicó que les dieran una solución ante la desesperación de ver a Valentino desmejorar cada vez más.

“Ni siquiera nos dieron un grupo electrógeno”, relatan sus familiares. La cuadrilla se excusó de “no poder hacer nada” y se retiraron.

“Cuando mi hermana volvió a su casa siguió tratando de reanimar a Valentino de forma manual hasta que tuvo que salir corriendo y no llegó al hospital Evita de Lanús. Valentino llegó sin vida. Esto pasó a las nueve de la noche y a las diez volvió la luz”, dijo Verónica al sitio El Intransigente.

Tras la tragedia, la Asociación Argentina de Electrodependientes se comunicó con la familia y se solidarizó con un comunicado por lo ocurrido.

“Valentino tenía ocho años y habría fallecido tras 12 horas sin luz. Necesitaba de la energía eléctrica para vivir. La familia pide desesperadamente que le entreguen el cuerpo para despedirlo en paz, y posteriormente, contar lo sucedió para que no vuelva a ocurrirle a otra persona que necesita de la energía eléctrica para poder vivir y generar conciencia sobre la importancia de la luz eléctrica en un gran universo de personas, manifestaron.

Según la misma organización, se estima que desde que se promulgó la Ley, de 3.800 personas electrodependientes, sólo fueron incorporadas 90 y “hay 2200 solicitudes pendientes aún sin resolver”.

 

Fuente: diariofull.com.ar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.