Panorama Político Platense: Un Mundial, una excusa

Por Fabricio Moschettoni, editor de Impulso Baires “Dejalo para después del Mundial”, “Todo se larga luego de Rusia”, “Si Argentina sale campeón es una cosa, sino es otra…”, y cien frases similares y sin sentido hemos escuchado en los últimos tiempos.

Sábado a la noche con bancos de niebla y tristeza post papelón Mundialista. El microcentro de la ciudad era una muestra del poco respeto que nos tenemos: autos en doble fila, bares sobre Diagonal 74 reservando ilegalmente improvisado estacionamiento mediante sillas en el asfalto, y la perversa costumbre de estacionar en sitios prohibidos y obstruir rampas para personas con capacidades diferentes. Esa es la ciudad del individualismo. Pero también está la otra, la Ciudad con mayúsculas, en donde flota la solidaridad, tal fue el caso de la Asociación de Community Managers, que hizo una charla sobre redes sociales con referentes de Gimnasia y Estudiantes, y pidió como entrada un alimento que fue destinado a un comedor de Melchor Romero; y por otro lado, el programa “Abrigomóvil”, de La Plata Solidaria.

Primer acto: Con un Foro lanzado en La Plata, Cambiemos va por Ensenada, pero puede perder Berisso

La semana fue demasiado interrumpida, el lunes por la medida de fuerza de la CGT y el miércoles por el Día del Trabajador del Estado. Pero además entre un partido de la Selección y el otro también hubo un parate.
La jugada política más fuerte estuvo en el Centro Islas Malvinas, a mitad de semana. Allí Cambiemos reunió a los concejales de La Plata, Berisso y Ensenada y lanzó un Foro Regional, con la bendición de la gobernadora María Eugenia Vidal, por intermedio del subsecretario de Asuntos Municipales, Alex Campbell, y del intendente platense, Julio Garro. También acompañaron el intendente de Berisso, Jorge Nedela, y legisladores provinciales de la región.
El Foro fue idea del concejal ensenadense Gustavo Asnaghi , quien además lo preside, y si bien tiene intenciones de elaborar una agenda regional con problemáticas ambientales, comunicaciones viales e inseguridad, no escapa a ningún análisis la intención de Cambiemos de ir a presentar pelea directamente al histórico alcalde kirchnerista, Mario Secco. La misión no será nada fácil para los amarillos, y en la intentona hasta pueden perder Berisso, una comuna a la que el radical Nedela nunca le encontró la vuelta para administrar.
Asnaghi ingresó a la política hace seis años aproximadamente y es un vecino de cuarta generación de ensenadenses. Tiene un perfil interesante, y en una entrevista que le realizamos en nuestro ciclo “Costo de vida” por Radio 96.7, se definió como “todo lo contrario a un animal político”. Es concejal desde hace pocos meses, y buscará la intendencia el año próximo por segunda vez.
El referente de la vecina ciudad, -hombre del partido de Leandro Alem-, dijo que “me involucré por la historia de mi abuelo que fue secretario del Comité Radical y no pudo terminar su gestión como víctima de un cáncer. Yo fui secretario también y quise terminar lo que él no pudo. Allí me involucré y me quedé en la política, pero mi vida sigue normal si no puedo ser intendente, o lo mismo hubiese ocurrido si no era concejal. No soy un animal político”.
Cambiemos le descontó a Secco en una elección 17 puntos, y dicen que le faltan 15 más para poder ganar, y si bien es mucho, aseguran que la lucha no está perdida. Y el sequismo parece dar la razón a esa apreciación porque después del Foro, en donde el alcalde fue blanco de fuertes cuestionamientos, salió embravecido a denunciar que la Gobernación le debe 200 millones de pesos, y no le gira recursos.
Empezamos hablando de Ensenada y de este Foro porque es lo más fuerte que ocurrió, pero además porque está cambiando el eje político de la Región por estos meses. El escenario caliente parece no estar tanto en la capital bonaerense por primera vez en años, y ahora la cuestión se mudó unos kilómetros, y con aires más ribereños promete convertirse en una confrontación de altísimo tono y con participación de “los de afuera”.

Segundo acto: Un Código de Convivencia que se transforma en una oportunidad para debatir sobre ¿qué es convivencia?

La gestión del intendente Julio Garro sigue puliendo detalles para el Código de Convivencia que el alcalde quiere para la Ciudad durante este año, y mientras tanto busca dotar a la Secretaría de Control Ciudadano de mayor cantidad de agentes, y por eso lanzó una convocatoria para integrar ese plantel, la que está destinada a personas de entre 18 y 35 años. Hubo algo más de 800 anotados en pocos días para cubrir 50 lugares, y la Municipalidad avisó que se extiende hasta la semana próxima.
La verdad es que la ciudad necesita de manera urgente una aplicación más severa de política contravencionales, porque hay situaciones e inconductas que se multiplican todo el tiempo, como la que contamos al inicio de esta columna, incluso otras aún más serias.
El patrimonio público está siendo blanco del mayor destrato del que se tenga memoria, y ya no solo son los “grafiteros” anónimos, sino que también la política decidió volver a épocas que ya creíamos parte del pasado.
En la semana, nuevamente “grupos de trabajo nocturno” afines a la concejal peronista Lorena Riesgo siguieron dañando árboles con pintadas, frentes particulares y patrimonio público. Y tal es así que hasta debió salir el subsecretario de Política Ambiental de la Comuna, Nicolás Morzone, por intermedio de la red social Twitter a pedirle que reflexione y cambie de actitud. ¿Sabe la concejal que su gente está cometiendo una sucesión de contravenciones, incluso de delitos ambientales?, ¿Sabe que al avalar la propagación de ese accionar ella es responsable, con el agravante de su condición de funcionaria pública?. A esta altura el mismísimo Concejo Deliberante debe articular algún mecanismo para que la edil detenga a los que dañan en su nombre.
Una situación polémica, aunque en menor escala porque no hay funcionarios públicos involucrados, también se dio en Plaza Moreno, en donde un individuo destrozó una pintada, autorizada por la Municipalidad, en la que se expresaba un mensaje a favor de la legalización del aborto. Lógicamente es un gesto de intolerancia que nos mueve a rechazarlo, incluso con más énfasis a quienes hemos hecho pública nuestra posición a favor de las dos vidas. Los debates se ganan de otra manera, no destrozando murales o insultando al que piensa de otra forma.
Cuestión similar se vivió el viernes por la noche o madrugada del sábado, cuando se realizó un Festival por la Diversidad en Plaza Matheu (1 y 66), oportunidad en la que hubo un excesivo consumo de (por lo menos) alcohol y música tan alta que llevaron a los vecinos a expresar quejas. La Comuna, al otro día, limpió rápidamente el lugar, pero la tensión existió.
Es difícil, en una sociedad en donde la crispación se instaló con la cultura kirchnerista, mantener un debate sobre la convivencia sin que se tilde de “fascista” a quien pide un poco de orden. Está bueno que los militantes a favor de la legalización del aborto se expresen, y los que están en contra hagan lo propio, y la diversidad sexual encuentre un reconocimiento definitivo y una jerarquización en la difusión de los derechos civiles, pero no está bien que se dañe el patrimonio público o frentes de particulares, ni que se pisoteen los derechos individuales de los vecinos que no son parte de ningún colectivo y están absolutamente indefensos.
La Plata debe marchar a ser la ciudad progresista que se planeó hace muchos años, y entre otras cosas tiene que ser una real capital de los derechos civiles y para eso se necesita resguardar la tolerancia. Pero la tolerancia no es solamente hacia un sector, sino que debe ser una condición general. Tolerancia, respeto, armonía, libertad de expresión, libertad de elección, son algunos de los valores que no deben quedar nada más que en palabras, pero para que ellos prevalezcan debe existir un orden, una situación de límites, y garantizar ese difícil equilibrio es función del Estado.

 

Tercer acto: Debilidades y fortalezas de tres espacios

Los principales sectores políticos de La Plata están mirando el próximo turno electoral. Entendiendo que estamos en la antesala de las primeras exteriorizaciones públicas de disputa del poder local, avanzamos sobre algunos perfiles.

Cambiemos: Se descuenta la candidatura por la reelección del intendente Julio Garro. La fortaleza del espacio de gobierno está en que el alcalde lo lidera correctamente, y tuvo el suficiente pragmatismo para dejar a los principales socios políticos conformes con la distribución de poder.
Garro armó su estructura política primaria con el titular del Concejo Deliberante, Fernando Ponce, comandando el Casco Urbano; el secretario de Gobierno, Nelson Marino a cargo de la zona oeste; el secretario de Seguridad, Darío Ganduglia en Los Hornos (lugar que originalmente tenía a cargo la ex jefa de Gabinete, Natalia Vallejos); y a eso se le suma aliados fuertes para el norte del distrito, como son el senador provincial Juan Pablo Allan y el influyente secretario de Coordinación, Oscar Negrelli.
Pero también están los socios radicales con bastante juego en el gabinete, a partir del manejo de tres secretarías claves como son Salud, a cargo de German Niedfel (responde al ex ministro del Interior delarruista, Federico Storani); Producción, con Rogelio Blesa como titular (responde a los diputados Miguel Bazze y Diego Rovella); y Desarrollo Social, con Raúl Cadá como responsable (originalmente vinculado al presidente del bloque de concejales de Cambiemos, Claudio Frangul, aunque tiene bastante independencia).
Los radicales seguramente buscarán mantener las bancas que dejan en el Concejo Deliberante Frangul, y el bazzista Guillermo Ronga, aunque todavía tienen que renovar autoridades internas en octubre próximo. En ese marco lo que se sabe es que los distintos sectores están esperando el desenlace de la interna provincial de la UCR, en donde se supone que el vicegobernador Daniel Salvador será reelecto como presidente del Comité Provincia. Y luego de eso se articularán los distritos. La lógica es que en La Plata no haya confrontación y se busque una situación de equilibrio entre tres grupos fuertes: el tándem Bazze – Rovella; los seguidores de Salvador (Integración Radical); y el abanico denominado Grupo de los Turcos (Cadá, Frangul y el concejal Raúl Abraham), en tanto que los storanistas estarían quedando bastantes disminuidos dado las continuas críticas de su líder al gobierno de Cambiemos, y de la fría relación que tiene con el vicegobernador.
Hay otros espacios que además convergen en el armado liderado por Garro, como el vinculado al senador Gabriel Monzó, y que comandan la secretaría de Espacios y Gestión Ambiental, mediante Marcelo Leguizamón y Nicolás Morzone.
Quienes están dentro de Cambiemos, pero en una situación alejada del calor del poder real, son el concejal Javier Mor Roig, y la Coalición Cívica que preside Cristina Dorato.
Garro consiguió ordenar bastante la administración y redujo significativamente la burocracia, pero además hace pocos meses consiguió que su lista en La Plata llegue casi al 50 por ciento de los votos, situación que lo ubican en buena posibilidad de ser reelecto el año próximo.
Las debilidades de Cambiemos están radicadas en la lentitud de varios funcionarios para llevar adelante planes y programas, y en torpezas a la hora de enredarse en problemas menores mediante declaraciones inoportunas de algunos funcionarios o concejales. Hace poco, en una charla pública y en alguna audición de la tele, contaba el economista Juan Carlos De Pablo una anécdota interesante: Alan Greenspan llegó de muy joven al directorio de la Reserva Federal de Estados Unidos, y ahí pregunta cuál es la política comunicacional porque lo estaban invitando de universidades y programas de televisión, y recibió como respuesta: “Mirá pibe, si podés no vayas. Si tenés que ir, no hables. Y si tenés que hablar, no digas nada”. Ese fue el consejo de De Pablo a funcionarios del Gobierno nacional, y el ejemplo bien vale para que lo interpreten los del gobierno local.

Partido Justicialista: En el último tiempo se notó una clara ventaja de los hermanos Bruera en el plano interno. Es la primera vez que el bruerismo, liderando el Partido a nivel local, logra tener una vinculación fluida con la conducción provincial, en este caso con el presidente del PJ bonaerense, Gustavo Menéndez.
Una pequeña anécdota: el sábado 23 de junio pasó Menéndez por la sede de 54 entre 7 y 8, y hubo varios discursos. Uno muy encendido fue el del vicepresidente del PJ local, Ariel Archanco, quien responde a la diputada camporista Florencia Saintout, y en la ocasión lanzó críticas a “los intendentes que se sacan fotos en la Embajada de EEUU”, situación que hizo estallar a Menéndez, jefe comunal de Merlo, quien a la hora de cerrar el acto contestó: “hasta Perón y Eva se tomaban fotos (en la Embajada)”. Dicen que Archanco quedó desdibujado por la desautorización que recibió por parte del principal orador, y eso no es todo, a renglón seguido Menéndez dijo: “necesitamos compañeros como Gabriel Bruera que siempre está y me invitó a venir, y siempre trabaja desde el lugar que le toque”.
La Cámpora perdió poder de fuego en toda la Provincia, y en La Plata mucho más. Paralelamente el bruerismo podría imponer al diputado Guillermo Escudero como precandidato a intendente. En ese marco, aseguran que hasta la concejal Victoria Tolosa Paz estaría en condiciones de acompañar.
Otros grupos menores, como el conformado por la polémica Lorena Riesgo, quien articular con sus pares Fabián Lugi y Pedro Borgini, tendrían que realizar fuertes ajustes internos para poder ubicarse, ya que hay varios ediles que renuevan y pocos lugares en la tira.
La debilidad del PJ está justamente en el bruerismo, ya que difícilmente el electorado platense olvide los últimos dos años de gestión de Pablo Bruera y la tragedia de las inundaciones del 2013 que terminó con decenas de fatalidades.
Es oportuno pensar que en cualquier campaña el candidato de Bruera va a tener que dar demasiadas explicaciones, sobre todo cuando además hay una situación irresuelta a nivel judicial que pesa sobre Mariano Bruera, involucrado en una compleja causa sobre terrenos del Procrear.
En confrontación directa, un mensaje fuerte para que tenga que resolver el elector sería: Garro, con dificultades pero mostrando algunos avances en la gestión, o Bruera con otra cara. La ecuación es de las más fáciles.

Frente Renovador – Gen: La fortaleza está en que es un espacio diverso pero con gran capacidad de formar cuadros, estudiar problemáticas de la Ciudad, tener propuestas alternativas interesantes, y se ganó un lugar desde la enunciación de ideas y no desde críticas vacías.
La debilidad está en que no encuentran un paraguas nacional competitivo, y además en el caso de La Plata si bien tienen referentes interesantes, la duda está en que esas figuras ya han sido utilizadas en múltiples batallas. Deberían renovarse, pero sin perder la experiencia de sus referentes como por ejemplo a nivel municipal José Arteaga o Gastón Crespo. Ambos tienen buena imagen, pero también tuvieron sus buenos momentos.
Hace pocas horas el concejal de ese espacio, Luciano Sanguinetti, declaró que le gustaría ser candidato a intendente. Es un político inteligente, pero le falta carisma, simplificar el mensaje, y sobre todo instalación para poder romper con el escenario polarizado de la actualidad.
Para el próximo panorama avanzaremos con otros espacios, e incluso con sectores internos de cada uno los tres grupos nombrados anteriormente.

 

Cuarto acto: La Iglesia y sus movimientos

El arzobispo Fernández culminó su visita a la Santa Sede y recibió el Palio

El arzobispo Víctor Manuel Fernández recibió este viernes de manos del Papa Francisco el Palio arzobispal, signo del Buen Pastor. En la solemne entrega, estuvo también presente el Obispo Auxiliar de La Plata, Mons. Alberto Bochatey.
Es válido destacar que, el Palio Arzobispal, es otro de los ornamentos, junto con la Mitra y el Báculo, que poseen los Arzobispos. Es confeccionado con una banda de lana de unos seis centímetros de ancho, de forma circular, y que se sitúa sobre los hombros del purpurado, según explicaron desde el Arzobispado local.
Cuenta además con dos tiras de lana del mismo grosor y cada una de ellas tiene un largo de aproximadamente 36 centímetros, descansando una de ellas sobre el pecho del prelado y otra sobre su espalda. Ambas tiras cuentan con una placa de plomo forrada con seda negra.
La lana con la que se confeccionan los palios es tomada de dos corderos de pocos meses de nacidos que se crían en el monasterio de Tre Fontane, lugar donde fue martirizado San Pablo. El simbolismo más fuerte es el obispo “Buen Pastor”, que lleva en hombros a la oveja.
Por su parte, este elemento está adornado con seis cruces bordadas en seda negra, que recuerdan las diócesis suburbicarias de Roma de las cuales el Papa es el metropolitano.

 

Advertencia de tensión

El próximo 5 de julio a las 11.30 podría haber una manifestación con posible escrache a la Catedral y al Arzobispado por parte de activistas verdes, que proponen legalización del aborto y cuestionamiento a la Iglesia.
Fuentes eclesiásticas que dialogaron con Impulso Baires pidieron que se transmita a los fieles católicos no concurrir al lugar, ya que estará cerrado a efectos de evitar incidentes.
Por lo que este medio pudo recabar se sabe que se planea una fuerte custodia policial a efectos de evitar que se dañe el patrimonio del culto católico.

 

 

Hasta el próximo domingo.

 

Fuente: Impulso Baires



Notas relacionadas

Dejá tu comentario