DINAMITA Y ANTORCHAS: Historia de un Ensenadazo contra dichos de Macri sobre el Astillero

Hace dos semanas, el Presidente de la Nación visitó Mar del Plata y comentó, así como a la pasada, algo que desató la ira entre los trabajadores navales de la región capital bonaerense. Dijo que un amigo le recomendó dinamitar el ARS.

0
Muni Largo

PESCA Y DINAMITA EN MARDEL

 

Así lo manifestó MAURICIO MACRI en el encuentro que mantuvo con la “Mesa de la Pesca” donde también participaron empresarios, funcionarios, representantes de los sindicatos y familiares de los tripulantes de los buques San Antonino, Repunte y Rigel, todos hundidos durante su Presidencia.

En la reunión, los familiares quisieron saber por qué se compraban barcos al exterior en vez de hacerlos en Astillero Río Santiago a lo que el presidente expresó: “Hablé con el empresario naviero VITO CONTESSI y dijo que al Astillero Río Santiago había que dinamitarlo”.

 

LA CRUZADA DE ATE

A partir de allí, todo fue caos y desesperación en la histórica planta naviera ubicada a orillas del río Santiago. Ensenada, Berisso y La Plata cobijan a unos tres mil quinientos obreros de manos curtidas que se vieron invadidos por una rara sensación de angustia, desprotección y repudio.

La reacción del gremio que los nuclea (ATE Ensenada) fue inmediata y contundente: Repudiaron los dichos de Macri y se pusieron a buscar apoyo para organizar una macha y un acto de grandes dimensiones.

Querían que se viera desde la Rosada que no iba a ser fácil colocar ese tipo de explosivo que está compuesto por nitroglicerina y por dioxido de silicio entre las gradas y grúas sudorosas que se erigen majestuosas entre Ensenada y su río.

Así las cosas, el secretario general de ATE Ensenada, FRANCISCO PANCHO BANEGAS, salió eyectado de su bunker de Ortiz de Rosas 30 como si la dinamita ya estuviera prendida debajo de su sillón. Fue a buscar apoyos para la marcha.

Recorrió sindicatos, organizaciones intermedias, despachos de políticos de toda índole y tamaño, y hasta le puso religiosidad a la propuesta anti dinamita, logrando con si visita, el apoyo de curas y pastores evangélicos.

Recorrió medios de comunicación para explicar y publicitar la movida, utilizó como nunca sus redes sociales y las de prensa del gremio que lidera, y logró su cometido con sobrada dimensión y efectividad. El acto fue contundente.

 

UN NUEVO ENSENADAZO

Viernes 27 de julio de 2018, día frío y lluvioso en Ensenada. El invierno muestra su peor cara. Son las 7:25 de la mañana y el Astillero ya es un hervidero. Todos en sus puestos. La gente marca tarjeta, en su enorme mayoría, antes de las 7 y se va para su lugar de trabajo.

La mayoría de los operarios prestan servicio en enormes galpones de techos muy altos, llenos de enorme máquinas que moldean cada día la ilusión de una vida mejor basada en el trabajo. Ese trabajo que ahora temen perder.

Los delegados de ATE recorren cada rincón del enorme predio confirmando la presencia de sus afiliados (casi todos los trabajadores del ARS están nucleados en el mismo gremio)

Cabe destacar que el Astillero Río Santiago comprende un predio de 229 hectáreas y 55 áreas, pero la superficie afectada al complejo industrial es de aproximadamente 100 hectáreas.

Los diferentes edificios se encontraban unidos por una red de túneles para la alimentación de energía eléctrica, de vapor y de aire comprimido, que alcanzaba una longitud mayor a 5 kilómetros.

Las playas de almacenamiento de materiales y estacionamiento abarcaban una superficie recubierta de capa asfáltica de 40.000 metros cuadrados, y las calles internas del Astillero, también recubiertas de una capa asfáltica totalizaban 70.000 metros cuadrados.

Te queda claro de lo que te estoy hablando? Entendés la dimensión de la movida que te estoy contando? Bueno, entonces sigamos con el relato de aquella jornada que sin dudas será histórica para esos miles de obreros.

El viernes se trabajó normalmente en el enorme astillero, pero con la angustia a flor de piel y la ansiedad por lo que estaba por suceder en pocas horas. A las 15:15 como cada día, la fábrica naval cambió su fisonomía por la serenidad de  los turnos tarde y noche, con menos trabajadores pero la misma mística.

Algunos ni siquiera se fueron hasta sus casas a cambiarse y tomar algo antes de la marcha. Especialmente los que no viven en Ensenada. Esos que tienen a sus familias en Punta Lara, El Dique, Berisso o cualquiera de los barrios o localidades del partido de la majestuosa capital bonaerense, se quedaron en el centro de una Ensenada que ya vestía ropas de combate.

Como a las cinco de la tarde, la plaza Belgrano comenzó a llenarse. Llegaron el resto de los trabajadores del ARS, sus familiares y amigos; los representantes de casi todas las fuerzas vivas de Ensenada, referentes de los principales sindicatos de la región y políticos de toda especie y color.

Comenzaba a vivirse, como hace más de dos décadas atrás, una movilización tan grande y con el mismo nombre y fervor: “El Ensenadazo”. Y era liderado por el mismo hombre, con la misma garra y convicciones, aunque con menos pelo vale aclarar. Mario Secco, que por aquellos días de la década de los noventa representaba al Sindicato que nuclea a los trabajadores del municipio que hoy conduce.

 

QUEMARON UN GATO DE CARTÓN

Como dato llamativo hay que decir que un grupo de manifestantes quemó en plena calle una escenografía de catón prolijamente montada, con lo que imitaba ser un grupo de cinco cartuchos de dinamita de color rojo con su interior amarillo, apilados tres sobre dos, con un reloj y mecha negro y blanco y montado sobre ellos, un gato amarillo, encrispado y con cara de malo.

 

LA NOCHE ENCENDIÓ LAS ANTORCHAS

Entre cánticos, banderas y encendedores, se fue pasando la hora y se hizo de noche sobre Ensenada. Se encendieron las antorchas, se acomodaron los melones y arrancó la “marcha de la bronca y de la fé”, pero con antorchas, por cierto.

Miles de personas con fuego en sus manos y sus corazones, con la frente bien alta y su integridad intacta, caminaron casi 10 cuadras por La Merced y luego Ortiz de Rosas hasta la antigua Casa de Cultura municipal (actual Polideportivo), aplaudidos por los comerciantes que salían a la vereda a acompañar el reclamos, sabiendo que si cae el astillero caerán inevitablemente su ya magras ventas.

Al frente de la columna marchaban entre muchos otros, el líder de ATE Ensenada, Pancho Banegas, junto a su comisión directiva y delegados; el intendente Mario Secco, junto a sus funcionarios y concejales (casi todos), referentes de gremios locales, nacionales y provinciales; dirigentes de ONGs de la zona; y hasta pastores y curas.

El enorme gimnasio se llenó rápido y mucho. Multicolor y fogoso como casi nunca, con el fondo verde de sus altas paredes y el acanalado blanco de sus inalcanzables techos. Con mucha pasión y una ineludible estética peronista, matizada por innumerables banderas de una diversidad llamativa, que iban desde la UCR hasta la izquierda en varias de sus versiones vernáculas.

 

DISCURSOS DUROS Y CÁNTICOS COMBATIVOS

“El neoliberalismo nos hace calentar.  Alguno se cagó porque pensó que le iban a tirar un carpetazo.  Acá están los sindicatos que la pelean”. Y agregó: “Nos vamos a parar de manos ante cualquier forma de ajuste. No nació el malparido que venga a dinamitar el Astillero”, dijo Secco sin eufemismos, como es su característica.

En tanto, Banegas advirtió: “Estamos dispuestos a enfrentar a todos. Nos dicen ‘deficitarios’  y ‘agujeros negros’, pero no dicen que pararon toda la construcción de buques”. Y remarcó: “Si es necesario vamos al paro nacional”.

 

PANCHO DIXIT (la textual palabra de Francisco Banegas)

 

¡Gracias por semejantes muestras de apoyo!

¡Por tantos momentos de emoción que nunca vamos a olvidar!

La lucha del ARS vuelve a hacer historia. Como en aquellos años donde caminábamos a Capital con el agua hasta las rodillas y la lluvia, como en la Permanencia o la pelea contra los Albatros.

Esta tarde los compañeros dejamos en claro que vamos a dejar la vida por el Astillero. Primero con la marcha de las antorchas, luego con el acto en el Polideportivo donde una multitud manifestó que nadie nos va a perjudicar.

Estoy inmensamente agradecido a cada trabajador del ARS, a todos los sectores de nuestra seccional, a la Comisión Administrativa, a la militancia tan importante de la Juventud de ATE Ensenada, al intendente de Ensenada Mario Secco, al Secretario General de la CGT Juan Carlos Schmid, a ATE y CTA Nación y Provincia, a todas las organizaciones gremiales, sociales y políticas, a legisladores nacionales y provinciales, a concejales y consejeros escolares de la región, a los familiares de las embarcaciones hundidas como El Repunte, a la Iglesia Católica y sus autoridades, a los pastores evangélicos, a las instituciones. A todos, GRACIAS por acompañar nuestra lucha.-

*) Agradecemos las fotos de Naty Coronel.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.