Cada vez que un K habla, MACRI festeja

Es interesante, pero cada vez que el gobierno las tiene negras aparece algún super héroe K dispuesto a lanzar un exabrupto y salvarles el día. Esta vez fue por partida doble, los héroes sin capa fueron Luis D’Elia y Santiago Cuneo. Por Iván Servin.

No es noticia que el gobierno de Cambiemos atraviesa uno de los peores momentos desde que asumió en 2015: inflación, FMI, dólar alto, déficit fiscal, deuda externa, son algunos de los males que sufren los argentinos fruto de aquellos que quienes ganaron las elecciones juraron que eran problemas simples de resolver.

Justo cuando el presidente Mauricio Macri y sus ministros la veían más oscura que nunca, llegan dos super héroes para salvarles el momento y poder festejar hasta que la contribución generada por ellos pierda su efecto. Estoy hablando de Luis D’Elia y Santiago Cuneo.

El ex subsecretario de Tierras para el Hábitat Social durante el gobierno de Néstor Kirchner; Luisito D’Elia, como ya lo llamará cariñosamente Mauricio; dijo en los últimos días que a Macri “habría que fusilarlo en la Plaza de Mayo”.

Tal exabrupto fue tomado rápidamente por todo el arco político de Cambiemos, desde el presidente llenando las redes sociales contra los “discursos de odio”; pasando por la Ministra de Seguridad quien elevó una denuncia penal, hasta el Concejo Deliberante platense que ya planea una sesión en repudio a sus dichos. Con tan fuerte declaración hay como para hacer dulce.

Quien no se quedó atrás y puso su granito de arena en un video casero fue Santiago “El Comandante” Cuneo, quien fuera el Robin de D’Elia, o su Batman, se puede discutir.

Ante tanto revuelo a causa del decreto del presidente que habilita a las Fuerzas Armadas a actuar en seguridad interior, Cuneo no tuvo mejor idea que la de “convocar a los oficiales y suboficiales de las Fuerzas Armadas de la Nación Argentina a desobedecer cualquier orden inmoral, ilegal que les quiera imponer este gobierno de ocupación, sangriento y genocida.

Vamos, que por poco Cuneo está pidiéndole a los militares que hagan un golpe de Estado y volver a los tiempos más oscuros de la República Argentina.

Mientras tanto, quien también es asidua a prestarle sus servicios a este gobierno en tiempos de sequía, Cristina Kirchner, tomó la mejor estrategia posible: guardar silencio. Los tiempos electorales están cerca y las campañas pisan cada día un poquito más el acelerador, cada vez hay más chances de cometer un error no forzado que condicionen las próximas elecciones..

Lo cierto es que dichos de estas características no hacen más que volver a seducir al votante de Cambiemos, que desencantado por los errores del gobierno busca otra alternativa pero no la encuentra, máxime cuando una parte de la oposición vocifera semejantes cosas.

Destapa un champagne todo el gabinete en Casa Rosada, festejando el momentáneo impulso dado, mientras se preparan a volver a prender las velitas, rezando para que una vez más, otro super héroe K les salve el día.

 

Escrito por: Iván Servin
Estudiante de Psicología en UNLP.
Mail: ivservin95@gmail.com

 

 

 

 

 



Notas relacionadas

Dejá tu comentario