Senadores: Vayan por las dos vidas

En la vigilia previa a la sesión histórica del Senado de la Nación parece que nada esta decidido a pesar de contar con la palabra de 37 senadores que se manifestaron en contra. El lobby podría estar jugando sus últimas cartas. Por: Iván Servin

20-05-2018_buenos_aires_la_agrupacion_marcha

El día tan esperado llegó, el 8 de Agosto, día en el que se sabrá que sucede en el Senado de la Nación con la tan polémica ley del aborto legal, puesta en debate por el gobierno de Mauricio Macri. Hasta el momento los números marcan que la ley se rechazará por 37 votos en contra, 31 a favor, 2 indefinidos, 1 abstención y 1 ausente.

Digo hasta el momento, porque fuentes cercanas a distintos legisladores están denunciando una avanzada de lobby proveniente desde distintos sectores. Por un lado tenemos a la famosa Planned Parenthood quien está esperando la aprobación de la ley para poder establecer sus clínicas abortistas en el país y lucrar con este tipo de práctica. Resulta curioso que los grupos del pañuelo verde se dejen financiar por una multinacional yankee, creyéndose tan revolucionarios.

Por otra parte, la semana pasada pudimos ver el caso de los parlamentarios irlandeses, que en el último mes aprobaron en su país una ley de aborto, quienes enviaron cartas a sus pares argentinos para pedirles que resuelvan de la misma forma en el Senado.

Otro es el caso del día de ayer, donde el prestigioso diario New York Times en su edición internacional editó una contratapa dedicada a hacer lobby junto a amnistía internacional para que se apruebe la ley. “El mundo los está observando”, que curiosa forma de sacarles presión a los legisladores ¿No?

Este 8 de Agosto, con “el mundo observándonos”, se dará tratamiento a esta ley que antes de sesionarse ya amanece muerta por la cantidad de votos en contra ya anunciados, pero que por este tipo de presiones podrían llegar a cambiar.

Como mencioné en un artículo anterior, en Argentina ya es legal abortar en casos de violación y de problemas de salud de la persona gestante. Pero con buenos eslóganes y una parafernalia movida se pretende que las mujeres a las que no les funcionó el método anticonceptivo (de distribución gratuita), puedan terminar con la vida que comenzó a gestarse en su vientre.

Ponen de excusa a las mujeres en situación de pobreza, quienes no pueden mantener a un hijo, pero lo cierto es que según un estudio de la Universidad de San Andrés, en los sectores de menor poder adquisitivo es donde más reina el rechazo a esta práctica. 

Suena aterrador, pero parece que el único método para acabar con la pobreza que se le ocurrió a la izquierda es la de matarlos antes de que nazcan. Horrendo, cuesta escribirlo, pero cuando usan a los pobres para querer implementar esta ley, el razonamiento no hace más que arribar a este puerto.

La solución no se acaba rechazando la ley, los abortos siguen ocurriendo en forma clandestina. La sociedad civil entera deberá hacerse cargo del problema y contener a estas mujeres para que no lleguen a la difícil situación del aborto. Hay que trabajar, en paralelo, en simplificar los métodos de adopción. Por suerte ya existen varias ONG y fundaciones que llevan a cabo estas actividades, aun que se pretenda invisibilizarlas.

Hoy será el día en que los representantes de la nación decidan por la vida de los que están por venir; si les permiten el derecho inalienable a la vida y que azar y determinismo los lleven a ser las personas que serán el día de mañana, o por el contrario, si matarlos antes de que vean la luz.

Senadores, protejan las dos vidas.

 

Iván Servin
Estudiante de Psicología UNLP
Mail: ivservin95@gmail.com

 

 

 



Notas relacionadas

Dejá tu comentario