Reparan El MolinoReparan El Molino

Emilio Monzó caminó esta mañana por el interior del edificio de la confitería El Molino, una joya de la arquitectura art noveau de Argentina abandonada hace dos décadas y recuperada el 27 de julio por el Congreso.

A partir de una ley, veinte restauradores se encuentran trabajando para su restauración, que finalizará con un museo y un centro cultural en la Planta Baja y el primer piso de la confitería.

En estos días comenzó el desarme del andamio exterior y se prevé retirar la aguja central de la torre que presenta una ligera inclinación.

La restauración está a cargo de especialistas de Patrimonio Cultural y asesores de la Comisión de Nacional de Monumentos de Lugares y de Bienes Históricos.

Las intervenciones y tareas son autorizadas por la Comisión nacional de monumentos de lugres y bienes históricos, quien avala los procesos de restauración con el fin de ejecutar correctamente la puesta en valor y conservaciones del monumento nacional.

El Molino fue diseñado y construido en 1916 por el empresario italiano Cayetano Brenna, Tres años antes, el arquitecto Gianotti había creado el edificio en las galerías Güemes.

Consta de 699 metros cuadrados, estructura metálica, mampostería de ladrillo con cerramiento y entrepisos de perfilaría metálica con bovedilla.

La superficie es de pisos de piedra, con mármoles de procedencia europea y también de madera y ornatos pre moldeados de yesos estucados o con toques dorados.

Tiene 5 pisos, azotea, la confitería principal está en planta baja y hay 3 subsuelos donde funcionaban cisternas, sala de máquina y el área donde se elaboraban pastelerías y productos de confitería.

 

Fuente: lapoliticaonline.com



Notas relacionadas

Dejá tu comentario