Presentan “Vivir sin justicia”: la historia de Omar Cigarán y de muchos pibes en el país

0

Omar Cigarán transpira por el calor y la adrenalina. Dejó la esquina para correr detrás de una flamante Yamaha negra. Son las dos menos cuarto del viernes 15 de febrero de 2013. Una larga fila de autos espera el corte del semáforo en la esquina de diagonal 115 y 43, a la altura de 122. En barrio Hipódromo hay pocas calles así de transitadas: las vías del tren aíslan el paso y el desagote termina siempre ahí, en 122, una avenida llena de comercios industriales y de mobiliario. Omar frena cuando la moto frena. Lo sigue Juan Martín, que hasta hace pocos meses no conocía las ansiedades previas a un robo. Últimamente viene sacándole jugo a su rol de campana cada vez que Omar, todavía de 17 años, sale a meter miedo en su propio barrio. Y eso está pasando demasiado seguido”. “Vivir sin Justicia”, de Mariana Sidoti, empieza ágil, se sienten las palpitaciones aceleradas en otro agobiante verano platense: una historia que trasciende el caso policial en sí mismo y se adentra en las historias que rodean al adolescente asesinado en una situación de robo por el policía Diego Walter Flores.

La vida de Omar, como un patrón que transitan o transitaron muchos otros “guachos indomables”, abandonados por el Estado y perseguidos no solo por las fuerzas de seguridad, sino también por parte de la sociedad.

Mariana militaba en la olla popular de Plaza San Martín, una organización política que trabajaba con niñas y niños en situación de calle. Para la celebración de los cinco años de la agrupación, uno de sus compañeros llevó a Sandra Gómez, la mamá de Omar y conoció lo que le había pasado y siempre supo que iba a escribirlo. “Me hizo mucho ruido por el hecho de que los chicos y chicas con los que estaba trabajando eran de la misma edad de Omar y hacían las mismas cosas. De pronto me di cuenta de que a cualquiera le podía pasar lo mismo que a él, me movilizó bastante y me hizo activar la investigación”, explica la platense de 26 años.

La historia primero fue su tesis de grado de la Licenciatura en Comunicación Social de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP y este año la Editorial Mascaró decidió publicarlo. El libro no solo aborda el rol del Estado, sino que también reflexiona sobre cómo el sistema -que hace lo posible para que se mantenga el status quo y no se modifiquen estas realidades- triunfa, pese a la buena voluntad de algunas personas.

“Cuenta cómo Omar termina en una institución abierta, en un hogar, donde por primera vez no se escapa como de tantos otros lados. Cuando sale a su casa y vuelve a su barrio, a su junta, nada de eso cambió. Lo único que cambió fue él ahí adentro. Cuando salís de un lugar y tenés que enfrentarte a la cruda realidad, el contexto te abruma y el Estado, mientras tiene a los pibes encerrados o en tratamiento, se desliga absolutamente de las familias, del barrio, de los clubes. Todo sigue tan igual que es prácticamente esperable que vuelva a lo mismo“, subraya.

En ese marco Sidoti agrega que “en un contexto como el actual, donde el Gobierno no solo avala con el silencio, como lo hizo la gestión anterior, sino que también felicita a los policías cuando ejecutan pibes, creo que va hacia algo mucho peor”.

La autora no juzga a sus personajes ni los interpreta, tampoco nos propone una moraleja culposa, sino que con una distancia justa nos presenta, siente y le duele lo que va escribiendo, lo que le van contando, es una cómplice de esa pena. Pone el foco en una biografía en particular, en otro aberrante caso de un homicidio a sangre fría de un joven pobre, y parte desde allí para desplegar un microscopio de la vida cotidiana de esos hijos e hijas del neoliberalismo”, asegura César Gónzalez en el prólogo.

Esto no es todo, pero para más detalles habrá que esperar hasta las 18, cuando arranque la presentación en la Facultad de Trabajo Social de la UNLP en 10 y 63.

Fuente: 0221.com.ar

http://lamovidaplatense.info

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.