Servicio Alimentario Escolar 2019: hay cinco empresas interesadas en brindarlo

Varios son los interesados en brindar el servicio alimentario escolar este año. La Municipalidad de La Plata abrió los sobres con propuestas para cubrir las 300 escuelas con más de 95 mil cupos.

0

Los sobres de licitación con las distintas propuestas para brindar el Servicio Alimentario Escolar (SAE) ya fueron abiertos, y fueron cinco las empresas participantes:  Kyan Salud SRL, Felipe Alberto Boutureira, Distribuidora Cofex SRL, Codyela SA y Grupo Integral Uno SRL.

Para este 2019, la Municipalidad recibirá del gobierno bonaerense 254 millones para destinar a los 300 jardines y escuelas que cuentan para ese servicio con unos 95 mil cupos.

Resultado de imagen para Comedor escolar

El Servicio Alimentario Escolar (SAE) es una iniciativa de la provincia de Buenos Aires destinada a niños y adolescentes en situación de vulnerabilidad social, escolarizados en escuelas públicas, con el objetivo de garantizarles una cobertura nutricional que mejore sus condiciones de salud y su aptitud para el aprendizaje.

Para garantizar el mejor servicio, se analizarán las propuestas y se llegará a un acuerdo con la empresa determinada como la mejor opción. Los proveedores son evaluados en auditorías y puntuados según su desempeño durante el ciclo lectivo 2018, de manera tal, que si no cumplieran con las obligaciones de la prestación, pueden quedar impedidos de presentarse en cualquier otro municipio bonaerense que cuente con el SAE.

Resultado de imagen para Comedor escolar

Para organizar la licitación se dividió el mapa de escuelas en once zonas. El objetivo es alcanzar una logística dinámica y transparente y asegurar una mejor provisión por parte de los proveedores.

LOS VALORES

Según lo establecido en el pliego de licitación los valores para los distintos menúes es el siguiente para el período desde marzo a mayo:

a) Almuerzo doble: $24,28.

b) Desayuno o merienda simple: $ 15,27.

c) Desayuno o merienda listo para consumo: $30,53.

d) Prestación modulo completo: $33,92.

LA COMIDA

El objetivo general del programa, según consta en el pliego de licitación, es garantizar el derecho a la alimentación, mejorando la aptitud para el aprendizaje y las condiciones de salud de la población escolar de la provincia de Buenos Aires, «promoviendo una cobertura nutricional igualitaria y equitativa para todos los niñs y niñas y focalizando a los más vulnerables».

«El programa debe contribuir al crecimiento y desarrollo biopsicosocial, al aprendizaje, al rendimiento escolar y a la formación de hábitos alimentarios saludables de los alumnos, mediante la oferta de un desayuno/merienda y/o un almuerzo consistente en su diseño con estos objetivos que será monitoreado y auditado por el SAE», sostiene el pliego.

El desayuno/merienda escolar debe entenderse como la combinación de un componente leche o yogur; un componente sólido seleccionando tostadas o pan común y de tipo integral y en menor frecuencia galletitas, budines o bizcochuelos seleccionados en base a perfiles de buena calidad nutricional; y un tercer componente del grupo de frutas; este último de incorporación progresivamente creciente, empezando por 1 a 2 veces/semana y procurando llegar a 3 o 4 veces / semana.

El desayuno debe administrarse como primera actividad al inicio de la jornada escolar y asignando un tiempo aproximado de quince minutos.

El almuerzo escolar debería asegurar una combinación de alimentos de alta cuantía en nutrientes (esencialmente de proteínas de alto valor biológico, hierro, vitaminas A, C, y fibra), tendiendo a reducir el contenido de sodio y con mínima o marginal cantidad de azúcares agregados y lípidos saturados. Consta de un plato de comida elaborada cuyos componentes principales deben ser (a lo largo de la semana) variedad de carnes o huevo (fuentes de proteína de alto valor biológico), legumbres (en combinación con cereales para asegurar la calidad proteica), hortalizas no feculentas y cereales en su variedad integral o fideos semolados. Con menor frecuencia, hortalizas feculentas y el resto de cereales (más refinados). El postre debería estar conformado preferentemente por frutas frescas (no menos de 4 veces/semana) y la cantidad de pan que acompaña a los almuerzos (opcional) no debería exceder 30 gramos.

La bebida excluyente en el ámbito escolar debería ser el agua. El programa reafirma el derecho de todo niño o niña a acceder a agua potable como bebida durante toda la jornada escolar.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.