FLOR DE GORILADA EN ESCOBAR: Sujarchuk hizo desalojar a los palos a cien familias con chicos que tomaron tierras fiscales

El intendente de Escobar se pasó dos semanas presionando al juez y al fiscal donde radicó la denuncia por usurpación, para que desalojen el predio por la fuerza. Los hombres de la Justicia buscaron siempre la moderación pero el poder político los pasó por arriba y hoy las fuerzas de seguridad liberaron con extrema violencia los terrenos y castigaron con dureza a cien familias con pibes, en estado de vulnerabilidad extrema.

0

En la mañana de este viernes, las fuerzas de seguridad nacionales y provinciales decidieron darle el gusto al intendente y desalojaron con una durísima represión a un centenar de familias que habían tomado el 29 de marzo unos terrenos fiscales, que el jefe comunal estaría guardando para jugosos negocios inmobiliarios cercanos a su entorno, según informaron fuentes locales a este medio.

Sin embargo, ya muy entrada la tarde, según pudimos constatar a través de los portales, ningún medio de comunicación local se había hecho eco de semejante noticia. Tal vez ese extraño sentimiento de corporativismo (Sujarchuck es periodista) o la seductora y sometedora pauta publicitaria que derrama generosamente sobre varios medios “amigos”, hayan actuado como escudo protector. Pero siempre hay un ojo que lo ve y un medio dispuesto a contarlo.

 

CADA VEZ MÁS LEJOS DE LOS POSTULADOS DE UC

En Escobar, sede de la Fiesta Nacional de la Flor, gobierna un intendente que pertenece a Unidad Ciudadana, un espacio político que hace gala de promover y llevar adelante en sus gestiones, un ideario nacional y popular. Una especie de peronismo progresista, que busca priorizar a los más humildes y los contiene y cobija en su seno mientras procura soluciones a sus enormes problemáticas sociales.

Sin embargo, ARIEL SUJARCHUK parece no entender o no compartir esas premisas básicas del espacio que integra, liderado por la ex presidenta CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER. Su muy buen pasar económico desde hace años parece provocar en él una extraña forma de amnesia que lo alejaría de la posibilidad de comprender a ese sector social al que dice representar, pero que no deja de perjudicar.

Lo sucedido esta mañana en Garín, la localidad más poblada y humilde del distrito, es una muestra acabada de su desprecio por un amplio sector social que se ve absolutamente relegado de la consideración de los gobernantes, hasta el punto de no tener siquiera donde apoyar cuatro palos para armar una casilla precaria para mitigar al menos un poco la crueldad con que los somete una sociedad que los desprecia y empuja a una vida sin oportunidades.-

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.