Científicos del CONICET y la UNLP crearon un Caballo de Troya para atacar tumores malignos

Los integrantes del Grupo de Magnetismo y Materiales Magnéticos (G3M) del Instituto de Física La Plata desarrollaron paquetes de nanopartículas para que se alojen al interior de los tumores y que, al cargarlos de energía, generan calor y maten las células malignas.

0
Muni Largo

Con el objetivo de mejorar las técnicas de diagnóstico por imágenes y el diseño de nuevas terapias, un equipo multidisciplinario de investigadores del CONICET desarrolló nanoclústersun paquete de partículas organizadas que podrían ser alojados en el interior de un tumor para que, por medio de un campo de radiofrecuencia, se puedan nutrir de energía para disipar calor y así generar la muerte de células malignas. Los primeros resultados fueron publicados en la revista Nanoscale, con relación a una terapia para el tratamiento de tumores cancerígenos sólidos.

Estos nanoclústers fueron diseñados por parte del Grupo de Magnetismo y Materiales Magnéticos (G3M) del Instituto de Física La Plata (IFLP, CONICET-UNLP). Los investigadores especializados en el estudio de las propiedades y el comportamiento de distintos objetos a escala nano, al ser sometidos a campos magnéticos.

“Nosotros nos dedicamos desde hace muchos años a temas relacionados al desarrollo de esta técnica que se denomina hipertermia magnética, y en este trabajo en particular utilizamos nanopartículas de magnetita, es decir óxido de hierro”, explicó la investigadora del IFLP, Marcela Fernández van Raap.

En ese sentido, la autora del artículo publicado en Nanoscale señaló: “Si bien hay otros materiales que ofrecen una mayor prestación, también son más tóxicos, y lo que buscamos son terapias localizadas y selectivas que agredan sólo al tumor y las células enfermas, pero no al tejido sano. Para ello necesitamos nanopartículas inteligentes y eficientes, que bajen el nivel de toxicidad y los daños colaterales”.

Hasta el momento, los investigadores realizaron las pruebas en modelos que simulaban las condiciones de un tumor de verdad, pero ahora se propusieron “hacer un aporte a la traslación de la investigación básica a la clínica” y comenzaron a probar las nanopartículas en situaciones reales. De esta forma, comenzarán a utilizar modelos de animales que dieran una versión más próxima a lo que sería combatir una formación tumoral en un ser humano.

Las pruebas en ratones se llevaron a cabo en el Instituto de Química y Fisicoquímica Biológicas (IQUIFIB, CONICET-UBA) usando como modelo un tipo de cáncer de piel, el melanoma. Para hacerlas fue necesario diseñar un aplicador de campos de radiofrecuencia ad hoc, porque el del IFLP es imposible de trasladar por sus dimensiones. El desarrollo –patentado en 2016– fue obra de un equipo de profesionales del Instituto de Investigaciones en Electrónica, Control y Procesamiento de Señales (LEICI, CONICET-UNLP).

Esto se configura como un aporte inicial para resolver los problemas para la traslación, que son varios. Uno de ellos es lograr abarcar todo el tumor porque de no ser así las células tumorales no afectadas por el tratamiento continúan creciendo en forma desmedida y descontrolada. Cómo se distribuyen las nanopartículas en el interior del tumor, dónde se localizan y cómo es la disipación del calor son cuestiones que maneja el sistema biológico, no nosotros. Eso es complejo y está lejos de ser resuelto”, destacó Fernández van Raap.

https://www.0221.com.ar/nota/2019-7-31-15-39-0-cientificos-del-conicet-y-la-unlp-crearon-un-caballo-de-troya-para-atacar-tumores-malignos?fbclid=IwAR3eS3_6T3pp2n9nSmCaEkTgmdPCugwDveACW_Hmh-rQUmPvsywOYTNPMbU

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.