domingo 07 de junio de 2020 - Edición Nº3361

General | 25 mar 2020

Vamos que se puede ser feliz

Lisander y Luciano: una historia de amor y lucha con final feliz que hoy cumple un año


En medio de tano miedo, de tanto dolor, de tanta pandemia, es bueno saber que se puede salir adelante, siempre. Y esta no tendría que ser una excepción. En nuestras vidas sobran los ejemplos de personas que salieron de situaciones catastróficas, de accidentes, de enfermedades, de muchos momentos oscuros en sus vidas.

Podríamos mostrar cualquiera de los miles de ejemplos que suelen verse en las redes sociales y en los medios de comunicación al respecto y te cambiaríamos un ratito la vida para bien. Te llenaríamos de esperanza y amor para ayudarte a afrontar esta etapa tan dura como impensada que hoy nos toca vivir. Pero elegimos una historia pequeña que sentimos que va a llenarte el corazón. No son personas, pero merecían ser felices y lo fueron, porque lucharon.

 

LA HISTORIA DE LISANDER Y LUCIANO

Unos rescatistas de animales recordaron en sus redes que hoy se cumple un año de un día maravilloso para mí y lo quería compartir con ustedes, queridos lectores de Primera Página. Aquel 25 de marzo de 2019, un camión jaula lleno de vacas transitaba por la autopista La Plata-CABA cuando de repente Dios puso la mano sobre ese calvario vacuno y se abrió una puerta de la cárcel móvil.


 

Entonces, dos de sus incómodos huéspedes lograron saltar y escapar corriendo en plena autovía, entre cientos de autos que increíblemente los esquivaron, los fotografiaron y les permitieron huir del horror de ser llevadas hasta el matadero, donde morirían para dar su carne al insaciable consumo humano.

Luego aparecieron rescatistas, los llevaron a un santuario de animales en City Bell, los curaron, los mimaron y hoy Lisander y Luciano viven en paz, con comodidad y seguramente son felices. Por eso, a pesar de todo, aunque estés camino al matadero, siempre hay una posibilidad de salvarse y vivir una vida de felicidad. Luchemos, como Lisander y Luciano, que estamos muy a tiempo de seguir siendo felices.

 

EL RELATO DE SUS RESCATISTAS

Hoy, hace un año, ellos saltaron de un camión jaula que iba al matadero en la Autopista Buenos Aires-La Plata a la altura de Dock Sud. Nos llegó el alerta, y voluntarixs del santuario y de @fundacion_amora fueron a intentar rescatarlos.

Luciano se lastimó una de las patas en la caída y Lisander bajó corriendo por la colectora y terminó en una sodería en Dock Sud. Luego, llegó el batan de GREI (una organización rescatista de caballos que luego también intervino en el rescate masivo de las cabras en vía pública en Burzaco y las trajo al santuario) y llegaron los 2 al exrefugio de City Bell.


Luciano necesitó atención veterinaria y tratamiento por su pata (que se recuperó al 100%) y ambos debieron aprender a comer, ya que venían de feedlot y no sabían pastar, solo comer granos. Hoy ambos viven libres en el santuario y en compañía del resto de los toritos y vaquitas. Cuestioná tus hábitos y sé vegano por ellos, a vos no te cuesta nada, a ellos la vida.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS