sábado 06 de junio de 2020 - Edición Nº3360

General | 27 mar 2020

Opinion

Entre profecías y saqueos

No seamos parte del caos


Por: Nicolas Campo

Existe un término, quizá psicológico, quizá lingüístico. La "Profecía autocumplida". Se trata básicamente de una predicción que por el solo hecho de decirla y creerla, se vuelve realidad. Así entonces, por ejemplo, si nosotros instauramos la falsa creencia de que un banco está por quebrar y la gente empieza a desconfiar del banco, quitarán sus ahorros de este y a la larga, provocarán su cierre. En la teoría, tenemos una profecía autocumplida.

Vayamos a la práctica. Ya son varios los medios que se vuelcan a la idea de que existen saqueos. Cómo si estuvieran invocandolos con afán de primicia; agarrándose de cualquier robo en banda o común para ello. Con una mezcla de incertidumbre y amarillismo, las noticias empiezan a circular. Empiezan a ser leídas. Y poco a poco, entre la desinformación y la falta de interés para llegar a fondo de cada "titular" se enciende un chip en la cabeza de los lectores.

-"¿Viste que hubo un saqueo en Ensenada?", puede decir tu madre. -"En Tolosa saquearon un Chino" podrías escuchar del panadero de la esquina. Hasta que finalmente, un desesperado desempleado en medio de un barrio precario llega a decir -"¿y si también lo hacemos nosotros?"... Profecía autocumplida.

Estamos en tiempos difíciles. Tiempos de crisis para algunos, de oportunidad para otros. La situación tiende a pender de un hilo, y son miles los intereses que alimentan un fuego que puede llegar a desbordar. La información circula como moneda de cambio, y depende de nosotros aprender a filtrar y detectar el fallo. Los saqueos aún no son reales, pero es cuestión empezar a creerlo para que termine pasando.

Defendamos el orden y la capacidad de juntos poder salir adelante. Cultivemos la solidaridad, templanza y paciencia... Y logremos, no digo salir ilesos, pero al menos evitar el mal mayor.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS