domingo 07 de junio de 2020 - Edición Nº3361

General | 27 mar 2020

Cómo acompañar a los niños, niñas y adolescentes en la educación desde casa

En el mundo, según UNESCO, ya hay 156 países con el año lectivo suspendido. Eso significa que hay 1.400 millones de estudiantes sin clases, el equivalente al 82,5% del total de inscriptos. Es decir, no nos sintamos solos, somos muchos -padres, madres, abuelos, hermanos- los que estamos tratando de acompañar los procesos de aprendizaje de niños, niñas y adolescentes. Pero claro, a veces la situación se nos va de la mano. Por eso decidí preguntar a los que saben y estos son los tips que me pasaron para organizar las tareas escolares.


Qué aconsejan los docentes. Primero y muy importante, que la persona que acompañe tenga paciencia. En eso coincidieron los y las docentes de todo el país que son parte de un grupo de WhatsApp creado por RED/ACCIÓN y desde el que participan con comentarios, alertas y recomendaciones.

Maite Campos. Es maestra en la escuela municipal Nº 15 de Mar del Plata y subraya prestar atención a los siguientes aspectos: 

Horario. Establecer uno para trabajar.

Televisión. Que esté apagada.

Buscar videos o tutoriales. Cuando hay que trabajar en un tema que no dominamos.

Leer varias veces la consigna. Antes de plantearle la actividad a los niños y niñas.

Clara Del Torto. Desde sus conocimientos como psicopedagoga especializada en personas con discapacidades y en el sistema de enseñanza de Finlandia, sugiere:

Fomentar la autonomía en las tareas. Apoyarlos y brindarles las claves que necesitan para poder resolver las actividades. Pero no resolver por ellos.

Hábitos y rutinas. Ayudar a que los creen en cuanto a las tareas y el estudio.

Los errores. Entender y recordarles que de las equivocaciones se aprende, que son necesarias.

Cronometrar. A algunos les puede servir trabajar con horarios específicos para cada tarea.

Premiar. Reconocer esfuerzo, actitud, compromiso y dedicación con la tarea. 

Raúl Zalazar. Es profesor de Matemática en escuelas privadas y públicas de Escobar, provincia de Buenos Aires, y propone:

No tratar de replicar lo que se hace en la escuela. No pretender estar 5 horas de corrido, aunque se simulen recreos, trabajando contenidos. Es insostenible para cualquier padre.

Organizar la realización de la actividad. Ordenar en cuántas etapas la va a realizar. Esto permite estimular al estudiante y contribuir a su organización.

Registrar los avances. Anotar en una hoja las actividades por materias y el estado en el que se encuentra cada una: “Lo hice”, “En proceso”, “No lo hice”.

Mi experiencia como padre. “Tengo una hija de 6 años que comenzó primer grado. Hace unos días para hacer la actividad que le habían dado me preguntó si podíamos hacerla con música. Accedí, puse música suave y trabajamos durante una hora y media, parando para hacer ejercicios físicos, estirarnos, cada 15 minutos”, detalla Raúl.

Gabriela Nis. Trabaja en la Escuela Técnica Nehuen Peuman de la ciudad rionegrina de Bariloche y destaca:

No retarlo. Si algo no le sale, incentivarlo/a, reconocer lo bien que está haciendo algún ejercicio o actividad.

No olvidar que es un proceso de aprendizaje. No pretender que resuelvan todo en un día para sacarselo de encima. No olvidar que el conocimiento se construye de a poco y que no tienen que quedar bien con el docente, si no aprender. Y además con gusto o alegría.

Yapa. El Ministerio de Educación de la ciudad de Buenos Aires ofrece sugerencias para organizar las tareas escolares en casa, rutinas y hábitos de estudio.

Para estudiantes de primaria. Irene Kit es presidenta de la Asociación Civil Educación para Todos y asesora de organismos internacionales como Unicef Dominicana, para la cual preparó un trabajo sobre cómo organizar el tiempo con los niños y niñas para realizar las actividades enviadas por los docentes. Aquí adaptó y sintetizó algunas pautas:

Inicio. Dedicar 15 minutos a que los estudiantes realicen un dibujo de un rostro o cuerpo humano de alguien conocido o inventado.

Sentido de la actividad. Dibujar permite abstraerse y el dibujo de rostros y cuerpos es un gran desafío, que se puede mejorar si se trabaja día a día. Además, el análisis del dibujo permite una exploración de mediciones y proporciones; y a trabajar textos descriptivos.

Desarrollo. Durante 35 a 40 minutos realizar actividades de una materia enviadas por el docente. Si no tuviesen actividades, organizar una colección temática de objetos (hojas, autos recortados de una revista, palabras que empiecen con determinada letra, etc.) o escribir una canción familiar.

Sentido de la actividad. Alcanzar producciones adecuadas a la edad del niño o niña.

Los adultos. Facilitan, apoyan y mantienen la situación de trabajo. Las actividades enviadas por los docentes no deberían requerir que la familia enseñe contenidos escolares.

Cierre y reflexión. Dedicarle algunos minutos al cierre de la actividad, a reflexionar sobre lo que hizo y lo que queda pendiente, ya que puede ser que una producción requiera de varias etapas. Es importante para ir incorporando la idea de que el aprendizaje es un proceso, que requiere de un recorrido.

Envío al docente. Si está previsto el envío de la actividad, hacerlo. Compartir las tareas realizadas es una forma de socializar y mantener vínculos también con los propios compañeros.

Repaso del día anterior. Terminado el trabajo con la materia asignada a ese día, repasar en 15 minutos lo realizado el día anterior. Anotar las dudas que aparezcan o los avances en la producción de la actividad.

Repasar. Implica revisar y fijar los avances alcanzados el día anterior. Permite consolidar aprendizajes de mayor duración y complejidad.

Juego de cierre. Dedicar unos 15 minutos a juegos relacionados con números o palabras. Por ejemplo: el juego de la oca, dados, dominó, etc. Acá un link con materiales hechos por la provincia de Córdoba para jugar con Matemática.

En qué espacio y con quién. Dentro de los posible, Irene Kit recomienda que haya un adulto o hermano mayor que acompañe al niño o niña durante esas dos horas. Y que se prepare un espacio de la casa:

Un lugar tranquilo. Donde pueda concentrarse, tenga una mesa para apoyar sus útiles. Tratar de que sea siempre el mismo espacio.

Un reloj. Tener uno a la vista para que el niño o la niña tenga conciencia del tiempo y el adulto pueda orientarse para el desarrollo de los distintos momentos de la rutina.

El horario. Elegir el más adecuado, según la organización familiar. Una buena idea es elegir una alarma que indique que faltan 15 minutos para comenzar.

El celular. Debe estar cargado para escuchar los audios, ver videos o buscar información. También se lo puede usar como reloj.

#3 Preguntas. Dante Castillo Canales es director de Políticas y Prácticas Innovadoras de SUMMA, un laboratorio de investigación educativa para América Latina y el Caribe.

Según los especialistas, con la educación a distancia los más vulnerables serían los más perjudicados. ¿Cuál es su visión?

Las escuelas en América Latina al menos cubren tres dimensiones: el proceso pedagógico, el bienestar de los estudiantes (alimento, por ejemplo) y la de la integración social (compartir con sus pares, estar con un/a docente).

Cada una de estas dimensiones plantea desafíos diferentes y requiere de soluciones a problemas de naturaleza específica. Pero ante la suspensión de clases en las escuelas, la necesidad de cubrir la alimentación, en muchos lugares, será la más urgente. Habrá que ver cómo lo resuelve cada Estado.

En cuanto a la conectividad, la penetración de la tecnología difiere entre los países de la región. Y si bien hay países y sistemas educativos más conectados que otros, en la región el acceso de los hogares a internet se ubica en torno al 45%. Argentina está por sobre el 65%, igual que Brasil y Uruguay. Es decir, la población sin internet no podrá acceder a educación a distancia.

Uruguay, con el Plan Ceibal, es el país más conectado a nivel escuelas y más avanzado a nivel de tecnología aplicada a la pedagogía. Eso sí, hay que ver cómo Uruguay va a resolver la dimensión social y de bienestar o alimentaria.

Por un lado, los gobiernos provinciales y de CABA están subiendo contenidos a sus sitios web. Pero muchos docentes, estudiante y familias no cuentan con las habilidades para trabajar de manera digital. ¿Cómo se los puede ayudar?

Hay que saber que a distancia se puede trabajar online (en línea) u offline (sin conectividad). Esas son las dos maneras. Si se tiene computadora pero no conectividad, se puede subir y compartir el contenido a través de un pendrive, por ejemplo.

Si no se cuenta con dispositivos ni conectividad se puede usar la radio o la televisión, como se hizo en muchos países durante el siglo XX. Tengamos en cuenta que el origen de la educación a distancia está en la radio. Ambos formatos pueden ser muy útiles para educar en zonas marginales y distantes. Y claro, las escuelas pueden entregar el material impreso.

Por otro lado, tener dispositivos y conectividad tampoco asegura que se hayan desarrollado las habilidades para educar/aprender a distancia.

Es decir, todos lo recursos pueden estar en la web pero cómo los estudiantes se conectan, usan esos contenidos y esa tecnología será en la mayoría de los casos algo a desarrollar. Que los jóvenes usen las redes no significa automáticamente que hayan desarrollado habilidades para adquirir conocimientos académicos y ser actores competentes de procesos pedagógicos en entornos digitales. Y lo mismo los docentes.

Puede ayudar mucho usar recursos como los contenidos desarrollados por edutubers, para sumarlos a la currícula. En el caso de Argentina, este tipo de contenidos también se pueden encontrar en EducAr.

¿Qué experiencias o plataformas recomendás mirar?

Sugiero mirar Khanacademy donde se ofrecen actividades interactivas, una propuesta muy diferente a digitalizar cuadernillos. Muchas veces confunde educación en entornos de tecnología digital con digitalizar en formato Pdf los mismos libros de texto que se usan en la sala de clases.

Esta plataforma o interfaz de aprendizaje está diseñada de tal manera que no se necesita a priori de un profesor que lo explique. Aunque si se tienen dudas, hay espacios para resolverlas o facilita un docente que las resuelva. Es decir, el docente adquiere un nuevo rol y pasa a ser un guía, no el que sabe, explica y transmite el saber y los conocimientos.

Creo que esta puede ser una gran oportunidad para integrar tecnologías al aula. Algo que hace 15 o 20 años que hablamos y no logramos porque los sistemas educativos son los más reticentes al cambio. Esta situación va a exigir a los profesores incorporar habilidades para trabajar en el entorno digital.

Sugerencias prácticas. 10 pautas para organizar los aprendizajes en el hogar: 1. Adaptar un “lugar de estudio”, 2. Mantener el mismo horario de inicio para todos los días, 3. Desayunar antes de comenzar, fijar horarios de descanso y detenerse a almorzar, 4. Aprovechar los descansos (de entre 10 y 15 minutos) para ventilar el espacio, 5. Diseñar los estudios en forma coordinada entre padres y docentes, 6. Darles participación a los menores para entusiasmarlos, escuchar sus opiniones y permitirles que seleccionen lecturas, películas, videos, etc., 7. También brindarles confianza, hacer seguimientos consensuado con ellos, premiarlos y aumentar su autoestima, 8. Acompañarlos en sus estudios, conversar sobre las películas vistas, videojuegos o lecturas hechas, 9. El uso del móvil y demás dispositivos son herramientas que pueden ayudar mucho en este momento. Pero es importante que no los usen para distraer los estudios, 10. Cuando acabe el tiempo de estudio en casa, reservar momentos para disfrutar en familia.

Sitios imperdibles. En estos días, muchos me enviaron preguntas y compartieron links a contenidos interesantes. Acá les muestro algunos . Y acordate, si encontrás un link que te parece interesante de compartir, hacérmelo llegar: reaprender@redaccion.com.ar 

La cuarentena día a día. Para tomarte un respiro y conectarte con algo bello pero actual, te voy a compartir una cuenta de Instagram en la que una fotógrafa amiga, Carla Policella, retrata cómo vive ella y su familia estos días de encierro. La foto de arriba es de ella. Eso sí, no esperes encontrar allí un mundo perfecto. Ella retrata al ser humano con todos sus colores y humores.

Melina Furman. Es  bióloga y doctora en Educación, investiga sobre la enseñanza del pensamiento crítico y curioso, desde el jardín de infantes hasta la universidad. Te recomiendo esta nota de ella publicada en El Baikal: “Actividades con los chicos en casa en tiempos de coronavirus”. Y seguila en las redes: TwitterInstagram y Facebook que propone actividades y charlas.

Yapa. Melina escribió un libro hermoso: Guía para criar hijos curiosos y desde este link podés acceder de manera gratuita al primer capítulo. ¡¡Gracias, Sebastián Davidovsky por avisar!!

Lugar de Inventos. Así se llama la iniciativa de Chicos.net y el Centro Cultural de la Ciencia que promueve la experimentación con tecnologías digitales y tradicionales combinando la ciencia, la tecnología y el arte. Encontrarás tutoriales para crear… ¿un coro de frutas? ¿un… microscopio de sonidos?

Esta semana me despido con una imagen de Julia. Ella tiene 8 años y cursa tercer grado en la Escuela Álvarez Thomas de CABA. El 24 de marzo, desde temprano, decidió conmemorar el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia escribiendo sobre un pañuelo blanco: "Nunca Más".

 

Fuente: https://www.redaccion.com.ar/como-acompanar-a-los-ninos-ninas-y-adolescentes-en-la-educacion-desde-casa/?fbclid=IwAR0ES3VCLjFjLiLqKA5H4RijnQAkdxWM_qmDAMDHpXde6pg81uPpFJvU3nI

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS