domingo 12 de julio de 2020 - Edición Nº3396

General | 30 jun 2020

Nota de opinión

Una mirada histórica al radicalismo de Ensenada


El 30 de junio de 1891 –cuatro días después de la fundación de la Unión Cívica Radical- se constituye el Comité de Ensenada con la presidencia de Pedro Haramboure, árbitro político partidario por cincuenta años, figura muy cercana a Hipólito Yrigoyen. Concejal y Presidente del Concejo Deliberante, Diputado y luego Intendente Municipal de La Plata, circunstancia en la que auxilió al Presidente en su prisión en el Regimiento 7.

Su gestión representó la primera contribución del radicalismo de la ciudad a la vida de un país nuevo de la mano de los primeros gobiernos populares.

El segundo momento histórico está representado por la contribución política al establecimiento del gobierno autónomo integrado por radicales e intransigentes en 1958, sosteniendo las instituciones y llegando al gobierno en 1962 poniendo los cimientos de la joven democracia ensenadense, con el intendente Fingherut y el Secretario de Gobierno Vicente Seghini, sostén político del gobierno y quien enfrentó la tarea de presidir el partido luego de la restauración democrática de 1972, aportando el radicalismo el apoyo institucional al entonces primer intendente justicialista del Distrito.

El radicalismo ejerció nuevamente un rol fundamental en Ensenada durante el período 1983-1991, tiempo en el que fueron destituidos los intendentes Ginevri y Caraballo, impidiendo intervenciones y planteos de conflicto de poderes, siendo el Concejo Deliberante el ámbito de discusión y resolución de los problemas surgidos por la puesta en marcha de la democracia recuperada.

En esos días el radicalismo de la ciudad contaba con un referente como Gustavo Marelli, Concejal, Diputado y Senador, que colaboró a construir la estabilidad política necesaria, además de ser el mentor de la Alianza ensenadense, que logró el control del Concejo Deliberante a pesar de perder las elecciones generales por escaso margen. Aportando a la comprensión de que las responsabilidades de gobierno no pueden ser llevadas adelante por una solo expresión política ni un solo hombre, la Unión Cívica Radical resultó un eje fundamental para la victoria del frente que llevó al gobierno al actual Intendente Municipal.

Queda claro que el radicalismo intervino en momentos críticos fundamentales para la vida de la ciudad como guardián y garantía de la institucionalidad, la democracia y, especialmente, del respeto de la voluntad popular expresada en las urnas.

En los últimos años recuperamos la representación política partidaria en el Honorable Concejo Deliberante dentro del espacio de Cambiemos Ensenada, llamamos a la constitución de una nueva mesa política, asumimos la responsabilidad de acompañar al gobierno en estos tiempos de pandemia votando la emergencia y solicitando la conformación de un comité de crisis, a la par de ejercer nuestro rol de opositores, que es diferente a “solo estar en contra”. Del opositor solo se puede esperar el mejor gobierno, del segundo solo conflictos irresponsables.

Nos corresponde celebrar el centésimo vigésimo noveno aniversario de este radicalismo latente en cada ensenadense, con la consigna de estar renovando la militancia, luchando por una vida sin autoritarismo de ninguna clase. Sobre todo, institucional.

Por Daniel G. Montes, Presidente UCR Ensenada

 

NUEVA SALA DE CONFERENCIAS Y REUNIONES DEL COMITÉ Y CASA DE LA DEMOCRACIA DE LA UCR

Después de un trabajo de restauración del salón de la antigua biblioteca (de donde limpiamos y trasladamos parte de sus valiosos libros y mobiliario a un sector contiguo y a escala), transformamos el espacio en una necesaria Sala de Conferencias y Reuniones.

Todo esto forma parte de un ambicioso plan de restauración y puesta en valor que venimos llevando a cabo hace un tiempo de este importante edificio construído en el año 1867 (primer hotel de nuestra ciudad) y que es sede de la UCR ensenadense desde el año 1939. Nuestro agradecimiento a todos los que aportan su tiempo y dinero para avanzar con este proyecto y en especial al amigo y militante Luis Gomez, que se puso a la cabeza de la obra con talento y en forma desinteresada.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS