jueves 13 de agosto de 2020 - Edición Nº3428

General | 8 jul 2020

Ya puso a sus funcionarios a trabajar en eso

Con La Plata desbordada por el virus, Garro sale a instalarse para Gobernador y el Chubito Intendente


 

El actual intendente de La Plata, Julio César Garro, acaba de plantar el mojón más grande de su endeble historial político, anunciando entre sus más cercanos colaboradores su intención de empezar a mostrarse como candidato a gobernador bonaerense del PRO, aun sabiendo que deberá medirse con pesos pesados de verdad, como Emilio Monzó, Jorge Macri, Diego Santilli, Cristian Ritondo y la mismísima María Eugenia Vidal, entre otros.

Parado sobre una gestión de pocas luces, pero sabedor de la importancia estratégica de su rol como jefe comunal de la capital de la provincia, una vidriera inmejorable que ya quisieron aprovechar, aunque sin nada de éxito, sus antecesores Julio Alak y Pablo Bruera, que posaron sus nombres sobre afiches y pintadas distribuidas por todo el territorio bonaerense, buscando el reconocimiento público que empujara sus desmedidas aspiraciones, Garro intenta evitar el efecto pato rengo y salir hacia arriba de un laberinto lleno de diagonales perversas y enjuiciadoras.

En verdad, Julito sabe que irse millonario del poder de un municipio con un presupuesto enorme y desprolijo, con flancos abiertos por todos lados, es muy mal negocio. El llano y la cárcel están en la misma vereda. Por eso, el ex rugbier ronco y borrachín, mujeriego y entrador, apunta bien arriba para aunque sea pegar más abajo, pero no caerse de la rama. Una diputación nacional o una senaduría provincial le darían un poco de respiro.

 

EL TWITTER DEL CANDIDATO DICE: PLATENSE, CATÓLICO, TRIPERO Y PERONISTA

En cuanto a su sucesor en la Intendencia, Garro tiene un nombre en la cabeza aunque se lo ha dicho a menos gente que a la que le contó su osadía provincial. Se trata del actual secretario de Gobierno, el hombre de Tolosa Marcelo “Chubito” Leguizamón, un todo terreno proveniente del peronismo histórico que le legó su padre, el ex concejal y puntero alakista, Rubén “Chuby” Leguzamón, un tipo querido y respetado en toda la región.

 

AL COLORADO LE HACEN BULLYING

Sin embargo, para imponer a su delfín, quién fuera uno de los 6 candidatos a intendente de Sergio Massa en 2015, Garrote deberá luchar con su archienemigo histórico dentro de las filas amarillas, el actual senador provincial Juan Pablo “el colorado” Alan, que siempre se creyó su sucesor natural y no hay indicios de que esté pensando en abandonar esa idea justo ahora que la ley saca la pata de Julio de su cabeza pelirroja y obstinada. La increíble versión que echó a rodar Julito entre sus íntimos es que "el colorado trae mala suerte y entonces es mejor tenerlo enfrente".

 

MACHITO PONCE QUIERE PERO NO PUEDE

Más lejos quedan las ambiciones de quienes se consideran sus mejores amigos políticos, como el ex presidente del Concejo Deliberante, Fernando Ponce, que salió eyectado del principal sillón legislativo tras una serie de denuncias en su contra por acoso sexual. Ponce había sido el primer candidato a concejal en la lista de Garro en 2015, y como buen suplente, siempre quiso entrar a jugar el partido central. Su paso por la presidencia del Concejo estuvo teñida por polémicas que incluyeron tanto enfrentamientos con la oposición como con concejales propios.

A mediados de diciembre de 2018, una ex empleada del HCD formalizó la denuncia contra Ponce ante la fiscalía de Juan Cruz Condomí Alcorta. Annabella Beltrachini acusó al entonces concejal de "coacción contra la libertad y la integridad sexual". En la denuncia penal, la mujer amplió el relato de las redes sociales y aseguró que Ponce la citó a su despacho y la atacó. "Fui con miedo de que me dijera algo respecto hacia mi trabajo, pero no, cuando entré me revoleó el celular, se bajó los pantalones y me quiso obligar agarrándome la cabeza para que le practique sexo oral. Salí llorando como pude de la oficina privada de él", relató la joven.

 

 

EL CASANOVA VENCIDO Y LA OPACA ILE

Por su parte, Rubén Casanovas, el septuagenario amigote de lujuriosas noches de juerga bolichera y cajero ahora a cargo del Mercado Regional de Frutas, con el que una reciente investigación de Primera Página mostró que se nutrirían los holgadísimos bolsillos amarillos de Julito y sus secuaces, quiere imponer a su actual pareja, la presidenta del Concejo Deliberante Ileana Cid, una opaca funcionaria a la que la mayoría de los ediles, propios y opositores, ningunean diaria y desmedidamente.

También aspiran a sucederlo los concejales radicales Claudio Frangul y Javier Mor Roig y la inefable Carolina Píparo.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS