viernes 13 de diciembre de 2019 - Edición Nº3184

General | 28 nov 2019

Explota el HCD Ensenada: El clima se puso Pesado y mandaron a Sergio a la parrilla


 

El bloque de concejales de Cambiemos en Ensenada es un verdadero infierno. A Emilio Canutti y Fernanda Ivelli, que se sentaron en su banca en 2015, deberían sumarse Gustavo Asnaghi y María Marta Giannasttasio que asumieron en 2017 junto a Sergio Pesado.

Entonces, si todo fuese armonía y convicciones, el Bloque de Juntos por el Cambio tendría actualmente cinco integrantes. Pero solo le quedan tres. A poco de asumir, por serias diferencias con el accionar del frente Cambiemos bancando a Mauricio Macri en políticas de ajuste, se independizó Canutti, un radical de pura cepa que buscó mostrarse como progresista.

El profesor de educación física y edil de la UCR, argumenta que cuando se constituyó la alianza y fueron a elecciones en 2015, integró la lista creyendo que todo iba a ser diferente. Pero de entrada nomás vio que MM gobernaba de un modo absolutamente opuesto a lo que sus convicciones le ordenaban y prefirió escindirse del bloque gatuno.

Diferente es el caso de Sergio Pesado, un hombre de la más pura ortodoxia peronista proveniente del humildísimo Barrio San José, en la localidad ensenadense de El Dique, en la frontera con La Plata.

Pesado integró la lista de Cambiemos y fue electo concejal en 2017, cuando las cartas ya estaban todas echadas y Macri gobernaba con un clarísimo sesgo anti popular. El ahora jubilado ex trabajador del Astillero Río Santiago, aceptó esas reglas ideológicas y de gestión basada en el ajuste y la opresión a los sectores más bajos del escalafón social y asumió su banca.

Cuando las cosas se pusieron feas para el felinaje vernáculo y se veía venir de frente y de modo inevitable la debacle, hace unos meses el edil diquense soltó los globos amarillos y creó un unibloque propio y con nombre bien peronista, como para marcar la diferencia.

Desde entonces, sus ex compañeros de bancada y de lista le reprochan a los cuatro vientos su actitud. Pero en la sesión de este jueves 28 de noviembre, las cosas llegaron a su punto máximo de ebullición cuando María Marta Giannasttasio lo metió en un brete de difícil salida exigiéndole que deje su banca si quiere seguir cobrando la suculenta jubilación de la planta naval ARS.

PRIMERA PÁGINA cubrió gran parte de esa sesión, que todavía se desarrolla en el primer piso del bellísimo palacio municipal de Don Bosco y La Merced, y a modo de adelanto ofrecemos algunos breves pasajes de la acalorada asamblea de ediles. Seguimos cubriendo todo lo que pase y mañana publicaremos un trabajo especial audiovisual muy completo con detalles de todo lo ocurrido, en una nota complementaria a esta.-

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS