viernes 10 de abril de 2020 - Edición Nº3303

General | 12 dic 2019

Dogo y pitbull asesinos quisieron comerse a un nene de 3 años detrás de la cárcel de mujeres

Con tan solo 3 años, el pequeño sufrió el ataque de dos dogos y un pitbull. Le perforaron un pulmón y le causaron varias heridas en otras partes del cuerpo. Se encuentra en el Hospital de Niños.


La casa en que viven, y desde donde salieron los temibles perros, está ubicada en la calle 147 entre 71 bis y 72, frente a la cancha del club Alumni, detrás de la cárcel de mujeres, sobre una agosta e inhóspita calle de tierra ganada por los pastizales. En ese escenario, la abuela Delia, que pasaba con su nieto Demian rumbo a la casa de una de sus hermanas, que vive a la vuelta, vio salir como una tromba a un pitbull y un dogo, ambos de enormes dimensiones, que sin dudarlo se abalanzaron sobre el nene de 3 años y comenzaron a morderlo por todos lados.

Delia entonces se tiró sobre el pequeño e indefenso Demian para evitar la muerte, y fue agredida en sus brazos por los canes. En ese momento llegó el papá del nene, que tomó a ambos perros del cuello, con cada uno de sus brazos para sacarlos, y cuando los calmó un poco, tomó a Demian en sus brazos y salió corriendo para alejarlo del lugar de los hechos.

Sin embargo, en esos momentos, los perros lo siguieron al trote tratando de sacarle al nene de los brazos para seguir mordiéndolo. “El botín de las bestias era el nene, sin dudas”, dijo a Primera Página la joven Gloria, tía de Demian e hija de Delia. En un ataque brutal, los animales le perforaron un pulmón al pequeño y ocasionaron heridas y hematomas producto de las mordidas, debiendo ser internado de inmediato. “Dicen que está evolucionando bien. Le están pasando morfina por suero y siguen en terapia intermedia”, contó la tía del niño, en las últimas horas. 

El nene tuvo que ser operado ni bien llegó al Hospital de Niños, y desde ese momento se encuentra bajo estricto cuidado de los médicos. “Tiene muchas mordidas y hematomas por todos lados, pero está mejor”, sostuvo la mujer familiar de la víctima. 

Cabe destacar que la abuela que acompaña al menor, también fue mordida luego de haberse lanzado encima de los perros para intentar que cesara el ataque. Lesiones en su brazo izquierdo y un cuadro de presión alta fue lo que terminó generando en la otra víctima. 

Según contaron los familiares, los perros no tenían ninguna vacuna y se encontraban sueltos. Tras radicar la denuncia en la Comisaría Tercera, los parientes del chico advierten y apuntan contra el dueño de los animales para que se haga responsable y sus mascotas “no maten a nadie”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS