viernes 05 de junio de 2020 - Edición Nº3359

General | 6 ene 2020

MALA LECHE JUDICIAL: Lo boludearon una semana

Liberaron al Puli y UOCRA festeja: debió salir antes de fin de año pero la Justicia embarró la cancha


Este lunes 6 de enero, la Justicia llegó en camello rengo hasta Ensenada para hacerle saber a la familia del Puli que ya puede gozar del arresto domiciliario. Luego de una semana de idas y vueltas, la Cámara de Casación Penal de la Nación otorgó esa condición judicial a Cristian Isidoro Jesús Medina, alias el “Puli”, hijo del indiscutido líder sindical de UOCRA La PlataJuan Pablo “Pata” Medina.

La última y superior instancia penal del país, previo a la Corte Suprema de la Nación, dejó sin efecto el rechazo a ese beneficio procesal que había sido dictado por la Cámara Federal de Apelaciones de La Plata y el Puli seguirá ligado al proceso, cumpliendo anticipadamente una eventual condena por adelantado, pese a no tener ninguna condena judicial.

 

JUSTICIA CON MALA LECHE

La resolución fue firmada y otorgada el lunes 30 de diciembre de 2019 y recién hoy se efectivizó. Los asuetos de fin de año, sumados a una serie de requisitos a cumplir y un domicilio erróneamente informado por parte de autoridades judiciales, provocaron la demora para que el popolar y querido dirigente gremial abandonara la cárcel federal de Marcos Páz en donde estaba alojado.

El mítico “Puli” Medina está procesado por presunta asociación ilícita. En el marco de esa causa es que el juez Federal de Quilmes Luis Armella, ordenó su detención y procesamiento con prisión preventiva. La causa todavía no llegó a juicio oral y no hay ninguna sentencia recaída sobre la persona del Puli. Técnicamente sigue siendo inocente y su detención es un adelanto de pena que no se sabe en efecto si será condenado.

Cabe destacar que "la regla procesal de oro indica que los acusados deben permanecer el trámite de la causa en libertad salvo en dos excepciones: cuando exista peligro de fuga de la persona sometida a proceso o riesgo de entorpecimiento probatorio". A estas dos figuras contempladas por los legisladores que redactaron el Código de Procedimiento, los ineptos y acomodaticios jueces les sumaron como peligros procesales el monto de pena en expectativa y, en el caso de funcionarios públicos o dirigentes, el “pode residual” que les queda luego de su paso por la actividad. Esta última construcción se la conoció como la “doctrina Irurzum”, que ya fue dejada de lado por mandato del Congreso Nacional.

Varios integrantes de la familia del Pata Medina fueron detenidos el 26 de septiembre de 2017 junto al empresario Juan Carlos Homs (quien estuvo dos semanas prófugo) y allegados, que paulatinamente recuperaron la libertad como son los casos de Miguel Ángel Federico y Casimiro Gómez Miranda que fueron sobreseídos. El primero era el contador del gremio y fue asistido por el abogado Alejandro Montone. Gómez Miranda era un colaborador de confianza de Medina y contó con la defensa del letrado Juan Ángel Di Nardo.

 

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS