jueves 02 de abril de 2020 - Edición Nº3295

General | 9 feb 2020

El impresentable SPB niega heridos

Horror tras las rejas: guerra de bandas en Olmos con varios heridos y las visitas adentro


Comenzaba el horario de visita en la legendaria y aterradora mole de cemento, hierros y carne humana con pocos derechos. Padres, hermanos, parejas e hijos sufrientes y pobres (casi todos) habían pasado la humillante y cruel requisa, para ingresar al infierno enrejado a ver al reo de la familia.

Justo en ese momento, cuando la tensión y una angustia brutal hacen temblar a los visitantes, comenzaron a oírse en plena cárcel de Olmos, gritos aterradores, detonaciones y golpes de rejas contra la pared. Si alguien intenta definir el ingreso al infierno, debería consultar a los allí presentes, para lograr una imagen reveladora, concreta y locuaz.

Todos quedaron paralizados, desesperados, a la espera de algún dato fiel que les entregaran los rústicos y avasallantes penitenciarios. Pero pasaron muchos y difíciles minutos de extrema tensión hasta que comenzó a fluir la información y la sangre por las venas de los familiares.

Adentro, una gresca generalizada entre internos de dos pabellones revolucionaba el penal más tétrico y cinematográfico del país. Un grupo atacó a un preso de otra jaula que estaba solo en una zona común y sus compañeros de encierro salieron como fieras a defenderlo.

Aunque los familiares allí presentes aseguran que hubo heridos con cortes, golpes de todo tipo, mucha sangre, así como también ojos, narices y labios amoretonados, desde el Servicio Penitenciario bonaerense aseguran con cara de piedra y una impunidad cuasi mafiosa, que no hubo heridos y que las cosas no pasaron a mayores.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS