Exclusivo: la avioneta que cayó en General Belgrano habría llevado 600 kilos de droga

*Por Jorge Joury.- Los tentáculos de la mafia de la droga, meten miedo. Son miles los kilos de estupefacientes que ingresan anualmente al país desde el espacio aéreo. La avioneta de matrícula boliviana que cayó en un campo de General Belgrano, es un llamado de atención para las autoridades. Pone al descubierto la oscura ruta de los aviones narco en territorio bonaerense.
Para el presidente de la Asociación Antidrogas de la República Argentina, Claudio Izaguirre “no cabe dudas que ese aparato podría haber transportado una carga de unos 600 kilos de droga”. El especialista, además reveló en exclusivo ante una consulta de DIARIO FULL, que “en el interior de la provincia de Buenos Aires funcionan alrededor de 60 pistas clandestinas con notable actividad durante todo el año”.
La avioneta, un Cessna T 210 L monomotor, que es muy rápida y difícil de detectar, fue encontrada por la policía y sin ocupantes, en un camino rural. Se trata de un predio cercano a la estancia San Jorge. El aparato estaba al borde de un pequeño lago al que se llega por la ruta 29, 22 kilómetros después de tomar por la 41.
En el entramado de misterios que rodean al hecho, se comprobó que en la cabina faltaban las dos butacas. Para Izaguirre “este es un dato crucial, ya que generalmente los traficantes hacen viajar al piloto con un solo asiento, para poder cargar hasta 600 kilos de cocaína”. La aeronave es color blanco y azul, con inscripción CP 2996 y fue encontrada sin objetos en su interior.
HAY 120 VUELOS SEMANALES
El presidente de la Asociación Antidrogas también añadió que ” en algunas ocasiones los narcos ponen al lado de la butaca del piloto un tanque de nafta supletorio, para tener más autonomía de vuelo”. El investigador, que hace más de 30 años está abocado a la lucha contra el narcotráfico, reveló que “hay 120 vuelos semanales por el país transportando drogas. En su mayoría, no son detectados por la falta de un sistema de radarización adecuado. Si este gobierno tiene como dice, vocación de combatir este flagelo, lo primero que debe hacer es lograr una buena tecnificación apropiada para vigilar los cielos”.
Conocida la noticia del misterioso hallazgo, desde el ministerio de Seguridad de la Nación inmediatamente crearon un protocolo para denunciar aviones abandonados. A través de una Resolución publicada en el Boletín Oficial, el Ejecutivo determinó las acciones a seguir “ante la presunción de actividad aérea dudosa, y el hallazgo de aeronaves abandonadas y/o accidentadas”.
De acuerdo con la Resolución 808, firmada por la ministra de Seguridad, Patricia Buillrich, y publicada en el Boletín Oficial, resulta “necesario establecer procedimientos sencillos a tener en cuenta ante el descubrimiento de aeronaves abandonadas y/o accidentadas, como así mismo cuando se observe actividad aérea sospechosa”.
LLEGAN EN LINEA RECTA DESDE PARAGUAY
Entre los argumentos, se explicó que durante el año en curso se han hallado aeronaves abandonadas y/o accidentadas en campos y caminos en distintos lugares del país.”Dichos aparatos presentan firmes indicios de haber sido utilizados para traficar sustancias ilícitas, ingresando clandestinamente desde países limítrofes”.
Claudio Izaguirre ejemplificó el desarrollo de los vuelos narcos con el movimiento del caballo en el tablero de ajedrez.”Pasan por Paraguay en linea recta, eludiendo Misiones y penetran en nuestro territorio”.
Izaguirre añadió en relación a la avioneta caída en General Belgrano, que “es probable que los narcos se hayan manejado utilizando un GPS, con lo cual ubican inmediatamente el aparato, socorren al piloto y se llevan la carga. Generalmente, al poco tiempo aparece el dueño reclamando la restitución del avión. Presentan un contrato, señalando que una persona alquiló la aeronave. Generalmente esa persona no existe. Si se ven muy comprometidos por las circunstancias, darán por perdida la aeronave que tiene un valor de unos 50 mil dólares. Para ellos, en comparación con la carga que llevaba, esa cifra es un vuelto”, manifestó el especialista.
TENIA EL PERMISO VENCIDO PARA VOLAR
En los registros de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) de Bolivia, figura como propietario de la máquina Savarain Muñoz Dorado, quién tenía el permiso para volar vencido desde el 30 de septiembre pasado.
Los investigadores sostienen que con ese tipo de aparatos se puede hacer transporte de pasajeros o de carga. Si bien tiene dos plazas, pueden entrar allí hasta 6 personas.
En General Belgrano, el tema de la misteriosa avioneta es la comidilla de los vecinos. Señalan que “nunca ocurrió un caso así”. No obstante, algunos admiten que “de noche se escucha cada tanto el ruido de motores de aparatos que sobrevuelan la zona”.
La máquina quedó en el lugar celosamente custodiada, hasta que finalice el trabajo de los peritos de la Fuerza Aérea. Tomó intervención la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) en turno de Chascomús y la causa fue derivada luego al Juzgado Federal de Dolores a cargo de Alejo Ramos Padilla.
LOS BOMBARDEOS A BAJA ALTURA
Entre las hipótesis de trabajo aparece la que vincula este hecho con el incendio de otro aparato ocurrido el año pasado en el partido de Las Flores. En aquella ocasión una avioneta que transportaba droga fue pasto de las llamasen un campo.
Lo que es un secreto a voces, que en los últimos dos años fueron detectados unos 800 vuelos irregulares en el territorio, comprobándose que 242 eran de avionetas dedicadas al narcotráfico.
Para los investigadores, eso implica un ingreso aéreo de droga cada tres días y de por lo menos de 121 mil kilos de estupefacientes anuales desde Paraguay. Cada avioneta detectada desde julio del 2011 hasta la actualidad por los cuatro radares que opera la Gendarmería Nacional en el norte del país, puede transportar hasta 600 kilos de droga. Claudio Izaguirre definió al modus operandi de narcotráfico en la provincia de Buenos Aires, como en la periferia de Rosario, como “constantes bombardeos a baja altura. Desde las aeronaves, son arrojados los bultos con droga en campos predeterminados”, agregó.
UN GRUPO ESPECIAL DE GENDARMERIA
Después del hallazgo de la avioneta en General Belgrano hay quienes sugieren que habría que enviar a hombres del grupo de operaciones especiales antidrogas de la Gendarmería, que trabajan en grupos de cuatro, a sumergirse en los montes o vigilar zonas sin que su presencia sea advertida. De esa manera, podrían marcar posiciones de aterrizaje de avionetas ilegales.
Para los investigadores resulta de vital importancia el accionar estratégico de esas tropas especiales, ya que el movimiento normal de gendarmes es monitoreado por las organizaciones criminales, que consiguen buchones para tener alertas y lograr escapar.
En los últimos años se descubrió un cambio de logística de los grupos delictivos que operan en el país. Eso implicó un movimiento diferente en los cargamentos de cocaína, ya que desde Bolivia empezaron a ser transferidos hacia Paraguay. De esa forma, penetran en el país por las vías utilizadas por la conexión narco paraguaya. En ese circuito tienen un papel preponderante las avionetas. El hallazgo en General Belgrano, tal vez sea la punta del iceberg, para empezar a desarmar el negocio de la muerte que llega silenciosamente desde el cielo.
*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP. Su correo electrónico es jorgejoury@gmail.com.
avioneta



Notas relacionadas

Dejá tu comentario