El amor no tiene edad: son abuelos, se enamoraron y se casaron en La Plata

abuelos
Juan Lucio Ruiz de Galarreta, un jubilado platense de 80 aA�os, y su flamante esposa, NoemA� Ester Flor, oriunda de Mar del Plata, de 74, dos jubilados que se conocieron por casualidad en un viaje volvieron a apostarle al amor. A menos de un aA�o de noviazgo, contrajeron matrimonio en la capital bonaerense.
NoemA� habA�a ido a Bariloche con un grupo de matrimonios amigos, mientras que Juan Lucio estaba solo. a�?SubA� a una combi y A�l estaba en el asiento de al lado. Empezamos a mirar el paisaje, a charlar, caminamos por la isla Victoria y a la noche A�l nos invitA? a todos a cenar, pero nosotros no podA�amos porque tenA�amos una fiesta en el hotela�?, recuerda ella.
Seguidor como perro de zulky, Juan Lucio, fue a la fiesta. a�?Bailamos, le pasA� mi telA�fono, empezA? a llamarme y asA� arrancA? todo. Al poco tiempo ya lo tenA�a de visita en Mar del Plata, donde empezamos a salir y nos gustamos muchoa�?, agregA? NoemA�.
Ambos viudos, con hijos y nietos, no tuvieron que esperar darse cuenta de que querA�an pasar juntos el resto de sus vidas. a�?A menos de un aA�o de comenzar la relaciA?n ya nos estamos casando. Queremos transitar el tramo final acompaA�adosa�?, explicA? Lucio, abogado retirado ya de su profesiA?n.
a�?Hace dos meses viajamos en un crucero, y ahA� me propuso casamiento. Me pareciA? una broma al principio. De novios estA?bamos bien, pero mejor asA�, juntos para toda la vida que nos queda, que no serA? tanta pero que vamos a disfrutara�?, comentA? NoemA�.
Como no se ponA�an de acuerdo sobre dA?nde vivirA�an, decidieron alternar entre La Plata y la ciudad Feliz. a�?Me gusta Mar del Plata, pero acA? tengo mis afectos y tambiA�n mi pasiA?n por Gimnasiaa�?, explicA? Juan Lucio, que va a la cancha cuando el Lobo juega de local. Lejos de ponerse celosos o de poner palos en la rueda, las respectivas familias de los protagonistas de esta historia recibieron la noticia con alegrA�a. a�?EstA?n chochos, se sacan al viejo de encimaa�?, dijo Juan Lucio, entre risas. NoemA� tambiA�n afirmA? que entre sus afectos estA?n felices con su elecciA?n: a�?Mis nietos lo aman, ya le dicen nonoa�?.
AsA�, como una muestra de que el amor no tiene edad, maA�ana ambos podrA?n cumplir un sueA�o que tenA�an postergado. a�?Cuando uno estA? solo es duro. Llega la noche y no sabe quA� hacer, quiere visitar a sus amigos y ellos ya murieron. Es hermoso poder volver a armar una familiaa�?, concluyA? Juan Lucio.



Notas relacionadas

Dejá tu comentario