Berisso lamenta la muerte del emblemático “Siete Sacos”

Se había convertido en un personaje querido. Una vida rodeada de un halo de misterio

7 sacos

Durante muchísimo tiempo, el hospital Mario Larrain se había convertido en su hogar. Enfermeras, médicos y desde la dirección del nosocomio, le permitían pernoctar allí. Y hasta bañarse. Siempre acompañado de su perro.

Hace alrededor de 5 años, desapareció, sin que nadie pudiera saber su destino. Su fiel compañero permaneció en la puerta del hospital a esperar que “Toto” volviera. Todo Berisso lo buscaba. Hasta que lo encontraron en Florencio Varela y lo llevaron al Hogar de Ancianos Bartolomé Daneri de Los Talas. Sin dudas vivió sus últimos años con comodidad, una cama limpia, la comida caliente.

Muchas historias se tejieron sobre la vida de “Siete Sacos”. Decían que había sido un prestigioso médico, que perdió a su familia en un accidente, que era uruguayo y por algún motivo, llegó a Berisso para quedarse. Nunca se pudo comprobar ninguna de estas leyendas, que ahora guardará en su tumba para siempre.

No hablaba, pero se hacía entender. Jamás despreciaba un cigarrillo y lo fumaba hasta que le quemaba sus dedos amarillos de tanto tabaco. Si bien no hay documentación que lo acredite, se estima que tendría entre 80 y 90 años de edad. El 6 de septiembre partió hacia otra dimensión y con él se fue su leyenda.

toto

 

 



Notas relacionadas

Dejá tu comentario