Algunas lA�neas para lxs que no conocieron al “Rulo”: Nuestro hA�roe plebeyo y popular

Por Juan Branz

Algunas lA�neas para lxs que no conocieron al Rulo Nuestro hA�roe plebeyo y popular

Foto: NicolA?s Aboaf.

TomA� coraje y fuerza para escribir algo, pequeA�o, mientras estamos mareados y desconcertados. Laburo en un club de barrio, en Brandsen, como entrenador, en el barrio “Las Mandarinas”. Uno de los barrios mA?s despreciados por los que ganaron, por los dueA�os de la ciudad, por los tiranos. En ese barrio se huele rebeldA�a y dignidad.

AllA� estamos con mis compaA�eros. Hoy decimos que estamos donde tenemos que estar: y nos damos la razA?n. En realidad es una excusa para compartir herramientas, prA?cticas, y ver si podemos organizarnos en el barrio y dar pelea a este mundo tan injusto y miserable. Dirigimos a 40 pibes de entre 17 y 30 aA�os. El 85% estA? precarizado en su laburo (y bastardeado, claro).

DespuA�s de 10 horas van a entrenar, hechos bosta, con muchos dolores y mA?ltiples vulnerabilidades. Desde que llegamos empezamos a trabajar todo eso. Como podemos, claro, porque le pifiamos mA?s que lo que acertamos. Pero con el corazA?n ahA�, a disposiciA?n de todos. Son muy chicos y empezaron a sonreA�r. Nosotros tambiA�n. Por ellos, con ellos y porque nos empezamos a querer.

A veces los reto porque fuman o porque no sale algA?n ejercicio. Y ellos ya me conocen, y son tan generosos que no me dicen nada (cuando me podrA�an mandar a la mierda). Son nobles y se entregaron, porque todos confiamos en todos. Porque hay una semilla que brota y brota todas las semanas. Creo que es la de la dignidad (la que le roban todos los dA�as). SA� que no es la del coraje: eso a los pibes les sobra.

Cuando llegamos al club, conocimos al “Rulo”. Uno de esos bastardeados por los ricos, sufrido, pero que emocionaba verlo llegar primero a los entrenamientos, en su bici, directo de la obra (con olor a cigarrillo. Era tan noble que nos daba la mano al saludarnos para que no pudiA�ramos oler la fragancia maldita del tabaco), con las manos bien A?speras de hacerle ganar plata a su patrA?n, el que le quita su tiempo para estar con su bebA� de 7 aA�os.

El a�?Ruloa�? se las arreglA? como pudo durante toda su vida. Yo no podrA�a explicar lo que significaba el barrio y el club para A�l. Entregaba su tiempo (el poquito que le sobraba. A los laburantes le roban el tiempo y sus esperanzas) por el club, y nadie lo reconocA�a. Nadie.

Nosotros entendimos que debA�a ser titular y llegA? su sueA�o (se lo ganA?, por prepotencia de trabajo y por el sacrificio que transmitA�a. Es cierto: no era el mejor. Pero era un ejemplo. Y eso se tiene que premiar, si no es una injusticia): atajar en primera, ser capitA?n y sacarse una foto en la cancha con su nene. A�l decA�a que con eso ya estaba, ya era su sueA�o.

Tanto es asA�, que el domingo jugamos partido de competencia, y cuando saliA? a cortar un centro, llegA? a su A?ltimo suspiro. Se nos fue. PartiA? en el medio del A?rea. No habA�a asistencia mA�dica. Mis compaA�eros intentaron devolverle algA?n signo vital, pero no se pudo.

El Rulo no quiso. Juro a��estoy seguro y convencido- que eligiA? morirse asA�, como lo soA�aba. No le dio el gusto a sus explotadores de morir en un andamio. Ya sabemos: la clase obrera se muere antes que los ricos. Y ese trabajo en esas condiciones, no dignifica. El lunes lo velamos en la cancha, entre el amor y la marea popular del barrio. Hace cuatro dA�as que lo lloramos, nada mA?s.

Como si fuera un cuento: el a�?Ruloa�? tenA�a un tatuaje del “Che”, y fue tan maravillosa su escaramuza, que se muriA? el mismo dA�a que A�l, a 50 aA�os de su aniversario. El a�?Ruloa�? se convirtiA? en el mito del barrio y se fue con una sonrisa. Nunca fue el a�?nA?mero 1a�?, siempre el nA?mero 12, desafiando la nociA?n de A�xito que impera entre nuestras sociedades.

QuA� paradoja: ser el ejemplo y no ser el “nA?mero 1”. La historia del “Rulo” es el cuento mA?s lindo que vivA�. Desde el domingo soy hincha de “Las Mandarinas”. Hasta la victoria siempre, Rulo. CorazA?n plebeyo, popular y digno.



Notas relacionadas

Dejá tu comentario