Asesinatos bien vistos: el niA�o por nacer

Este artA�culo de opiniA?n pretende meterse en el debate por la legalizaciA?n del aborto en Argentina aportando datos y reflexiones acerca del tema.

El pasado 19 de febrero se realizA? un “paA�uelazo” frente al Congreso por parte de organizaciones feministas en reclamo de un aborto “Legal, seguro y gratuito”, ademA?s de un fuerte movimiento en las redes sociales y el apoyo de los medios de comunicaciA?n quienes difundieron una movilizaciA?n que no fue multitudinaria.

La intenciA?n de este artA�culo no es otra que la de reflexionar sobre la problemA?tica del aborto el cual ya es legal en Argentina tanto para la protecciA?n de la vida de la madre, de su salud fA�sica y en casos de violaciA?n. La ilegalidad del mismo radica en los casos dA?nde existe un problema de salud mental de la madre (aunque judicialmente puede ser aprobado) , problemas en el desarrollo del feto y por propia decisiA?n de la mujer sin tener problema alguno.

Esta distinciA?n sobre los abortos que sA� son legales en el paA�s y los que no es muy importante para desmitificar muchos de los argumentos de los grupos abortistas que hablan de la protecciA?n de la vida de la madre y de los casos de violaciA?n. Dados estos datos tal parece que los motivos de querer un aborto legal son para practicar eugenesia (abortar aquellos niA�os que nacerA?n con problemas fA�sicos o mentales) y para que las mujeres puedan hacerlo cuando los mA�todos anticonceptivos hayan fracasado o nunca utilizados.

SegA?n organizaciones sociales la cantidad de abortos clandestinos en Argentina por aA�o es de 500.000, mientras que la cantidad de defunsiones a causa de estA?s prA?cticas es de 500 mujeres. EstA?s cifras que se repiten marcha tras marcha, tweet tras tweet no tienen sustento empA�rico en estadA�sticas oficiales. Si tomamos en cuenta las estadA�sticas del Ministerio de Salud hubo 55 A�muertes por aborto en 2015 (sin diferenciar abortos voluntarios y abortos espontA?neos, o sea naturales), mientras que en 2016 se habla de una cifra de 43 muertes maternas por estas causas. El resultado es una baja del 20% de la mortandad. AdemA?s, sA?lo un 0,025% de las defunciones de mujeres es a causa del aborto, segA?n estas estadA�sticas.

Por lo tanto estamos hablando de una falta a la verdad por parte de los grupos feministas abortistas que promueven esta prA?ctica por todos los medios posibles, sin contar de que lo que se estA? pidiendo no es otra cosa que la muerte del ser humano mA?s indefenso y sin voz que puede haber: el niA�o por nacer. Piden que se pueda abortar hasta las 14 semanas, tiempo en el que ya el bebA� en el A?tero cuenta con un cuerpo completamente diferenciable, un “bebA� en miniatura” de unos 9 centA�metros. Posee ya algunos reflejos como el de succiA?n y golpea la panza de su progenitora. Provoca un feedback constante con el cuerpo de su madre, tiene un sistema nervioso en desarrollo y lo mA?s importante: tiene un corazA?n latiendo por si sA?lo.

Por lo tanto el aborto constituye la eliminaciA?n, por no decir asesinato, de un ser con un ADN A?nico, con un alto grado de desarrollo intrauterino y no de un mero conjunto de cA�lulas como alegan desde los sectores lobbistas. Sectores entre los que se encuentra el feminismo y grandes empresas abortistas que buscan hacer un negocio incluso con la venta de mA�dulas y placentas de los no nacidos. Cabe destacar que una parte del liberalismo tambiA�n pide por la legalizaciA?n del aborto, pero no gratuito, o sea, no pago por los impuestos de los trabajadores.

Estar en contra del aborto es defender la minorA�a mA?s pequeA�a, al individuo, pero ademA?s, es defender uno de los derechos mA?s importantes y desde el cuA?l se sustentan todos los demA?s derechos: el derecho a la vida.

Autor: IvA?n Servin. Estudiante de PsicologA�a de la UNLP.
Correo: ivservin95@gmail.com

 



Notas relacionadas

Dejá tu comentario