Polémica por un supuesto plan de Vidal y Ferrari para liberar a 1.400 presos de las cárceles bonaerenses

Un supuesto plan del gobierno de María Eugenia Vidal para liberar a 1.421 reclusos del Servicio Penitenciario Bonaerense generó alarma y rechazo en la oposición, que rápidamente pidió que no se tome esa medida y demandó la renuncia del ministro de Justicia, Gustavo Ferrari. Claro que desde la cartera negaron la versión de manera tajante.

Lo que sí existió es una lista con 1.421 reclusos, que enfrentan procesos por delitos menores, que estarían en condiciones de obtener las salidas transitorias. Esa nómina fue elaborada por Justicia, pero no como una “recomendación”, sino como un informe que se entregó a los jueces correccionales.

De ninguna manera el Gobierno provincial recomienda enviar presos a prision domiciliaria”, le dijeron desde la cartera. Y precisaron que ese número corresponde al 2 por ciento de los reclusos del SPB que “están enmarcados en lo que dice el art 10 del Código Penal de la Nación para prision domiciliaria (enfermos, mujeres embarazadas, mujeres con hijos menores a 4 años, etc)”.

También admitieron que se toman medidas para evitar la superpoblación carcelaria, por ejemplo la “devolución” de unos 300 reclusos extranjeros a sus países de origen, o el aval del servicio penitenciario Federal para obtener cupos que la provincia necesita de manera imperiosa, habida cuenta de que hay más de 40 mil reclusos y sólo 28 mil plazas.

Desde la oposición se pusieron rápidamente en alerta y reclamaron que no se aplique la medida. “El camino es prevenir el delito y construir las cárceles que faltan”, aseguró el diputado massista Ramiro Gutiérrez. Su compañero de bancada Jorge D’Onofrio sostuvo que en el Gobierno “carecen de creatividad, o tienen miedo de que se vea su pésima política en materia de reinserción social de los presos”.

Me gustaría escuchar a Ferrari explicando si el estado de las cárceles es parte de la pesada herencia, ya que fue parte del gabinete de Scioli, o si es desidia y abandono de la actual gestión”, dijo D’Onofrio, y remató: “para que esto no pase, el que se tiene que ir a la casa es Ferrari, no los presos”.

 

Fuente: infocielo.com



Notas relacionadas

Dejá tu comentario