Pánico en La Plata: ¿posible trata que engaña e intenta secuestrar pibas?

0
Muni Largo

 

 Los peligros que se generan en las redes sociales a través de Internet son muchísimos.

 Es que, al fácil acceso a la vida privada de los usuarios, se suma la impunidad que da el anonimato y en muchos casos la acción delictiva de personas que se escudan en perfiles falsos o hackers.

 Sin embargo, tampoco se puede estar paranoico ante cualquier situación, y menos si te ofrecen trabajo desde una cuenta de alguien de confianza.

 Esto es lo que les estuvo pasando a varias jóvenes platenses, de quienes por respeto a su intimidad preservaremos sus nombres.

La historia a la que nos referimos ocurrió el pasado 27 de octubre y ya está plasmada en una denuncia penal.

 Ese día, una joven de 21 años recibió un mensaje de un conocido, vía WhatsApp, diciéndole que una allegada (amiga de su mejor amiga) abriría pronto un local de venta de ropas y necesitaban modelos para publicitarlo.

La sugerencia era modelar a cambio de una retribución económica.

La joven víctima consideró que era una propuesta interesante y resolvió aceptarla, con la confianza que le daba haberla recibido por medio alguien cercano.

Una vez que aceptó, y todo mediante la red social Instagram, le pidieron que se descargue la aplicación “Zoom Cloud Metting” para realizar una videollamada y así concretar una especie de “casting”, donde debía desfilar en ropa de verano, en ropa interior e inclusive desnuda.

Sin embargo, en esa videollamada la cámara de la supuesta empresa promotora nunca anduvo, de modo que solo se escuchaban voces de personas que la hacían posar como si fuera una modelo, bajo el argumento de que estaban haciendo “una prueba”.

La comunicación resultaba cada vez más extraña, al punto que despertó sospechas y llevó a la víctima a contactarse con otras amigas para caer en la cuenta que también habían sido engañadas desde ese perfil falso por personas inescrupulosas.

 Esos siniestros personajes no solo engañaron a varias jóvenes platenses de entre 18 y 25 años, sino que las amenazaron con subir los videos a internet si no hacían lo que les pedían.

Inclusive, quisieron encontrarse con ellas para firmar un supuesto «contrato», situación que jamás ocurrió afortunadamente para su integridad.

Una de las víctimas expresó: «Fuimos a hacer la denuncia, pero por ahora es sólo papeleo. No nos damos por vencidas, vamos a seguir buscando a los responsables para que ninguna piba más caiga en eso».

La denuncia penal está radicada en un juzgado platense y con la actuación de una fiscal, pero no es sencillo dar con los responsables de esta estafa, que se escudan en el anonimato.

No obstante, las jóvenes han iniciado una campaña en sus círculos de amigos y conocidos para evitar que otras chicas se sumen al listado de víctimas.

Los riesgos son muchos, pero ellas se abruman frente a la posibilidad de sufrir la difusión de sus fotos o videos personales por las redes sin su autorización.

Además, las chicas temen ser objeto de algún tipo de agresión física o eventualmente quedar a merced de una red de trata de personas.-

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.