BRUTA E INSENSIBLE PREFECTURA: Protegen a poderosos que hacen desmanes en el río y les sacan herramientas a los pobres isleños

En la zona de Palo Blanco, en el delta del río Santiago entre Berisso y Ensenada, con las islas Paulino y Santiago como estandartes desprendidos de la frágil continentalidad, donde por estos días de inicio de primavera reina una exuberante vegetación ribereña, salvaje e inexpugnable en varios sectores, trabajan cada día para sobrevivir, desde la madrugada hasta el atardecer, cientos de personas de muy bajos recursos.

0
Muni Largo

Cortan cañas, uvas y otras frutas; hacen leña, artesanías, vinos, grapa. Viven de lo que les da la naturaleza. Son absolutamente vulnerables y es imperiosa la asistencia del Estado en cualquieras de sus formas de presentación. Reciben muy poco, casi nada. Pero no solo eso, ahora también les sacan la posibilidad de trabajar.

Hace una semana, la Prefectura zonal les incautó uno de los pontones de hierro que utilizan para entrar en los arroyos a sacar maderas, frutas o cañas. Se trata de una herramienta de trabajo construida manual y artesanalmente por ellos mismos, que obviamente no es comercializada en el mercado y por lo tanto no tienen papeles de procedencia. Qué les pidió Prefectura: los papeles. Como no los tenían, se los sacó. Un verdadero despropósito.

Ahora, les cuesta volver a trabajar sin esa herramienta y la insensibilidad brutal de quienes conducen la Prefectura en esta zona ha perjudicado a las muchas familias que apenas sobreviven en el peor momento del país en muchos años.

Paradójicamente, en el río de la Plata, en el Santiago y en los canales y arroyos afluentes, ocurren diariamente barbaridades cometidas por embarcaciones carísimas, a las que la Prefectura local no solo no se las incauta, sino que además, en muchas oportunidades, los protege. La doble vara de una fuerza de seguridad que deja muchísimo que desear.-

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.