Primera Página Primera Página

Un hombre de 38 años fue denunciado por abusar de una menor y se justificó:: "Tuve onda con la nena"

Policiales 16 de abril de 2021 Primera Pagina Primera Pagina
5324

Denunciaron que un hombre de 38 años obligó a tener relaciones sexuales a una niña y piden que lo metan preso. El acusado era íntimo amigo de la familia de la menor (de 13 años), y la madre de la chica reclama que la justicia ordene su detención, en el marco de una fuerte disputa judicial entre las partes.

La niña presuntamente abusada, por estos días atraviesa una crisis anímica grave. Presenta una extrema dificultad para excretar, para concentrarse en el colegio, depresión y mucha angustia.

Le ofrecimos al acusado, Carlos Fernando Guasti, que expresara su versión de lo que ocurrió, como hacemos siempre en este portal, pero no respondió, como suele suceder siempre en estos casos.

Sí lo hizo una mujer allegada a él que, además, deslizó muchas sospechas de que el acusado efectivamente haya cometido el abuso, aunque por razones de otra índole pidió no ser mencionada y pidió que su testimonio no fuera incluido en esta nota.

berisso-abuso

La madre fue taxativa cuando dialogó con este medio. Relató el momento en el que la hija contó lo que ninguna madre o padre quisiera oír en toda su vida.

El testimonio es escalofriante: “El 28 de enero, Carlos (un taxista que era amigo de toda la familia desde hacía muchos años) apareció pidiéndome que solucionara un problema que tenía con su novia. Le dije ‘Carlitos, contame‘. Y respondió que mi hija le enviaba mensajes a su pareja en los que decía cosas horribles de él”.

Luego la entrevistada agregó que el acusado le rogó que dijera a su novia que hubo una serie de actos que podrían calificarse como “un juego de chicos”.

“Entonces le pedimos que nos aclare a qué se refería con eso de juego de chicos. Nos respondió que la menor le enviaba mensajes agresivos y en los que lo acusaba de haber llevado a cabo actos sexuales inapropiados”, agregó Evangelina, la mamá denunciante.

Entonces, para escuchar la palabra de su hija decidió hablar sin tapujos sobre lo que estaba mencionándose en el barrio donde viven y acababa de escuchar de boca del principal involucrado. Le preguntó a su hija durante la conversación: “¿Vos me queres decir que Carlitos te llevó a la cama y te metió al pito en la vagina?“. La menor, de 13 años de edad, asintió.

 

“Pegar” eso que él llama “onda” 


Arrinconado, el presunto abusador alegó mirando de frente a la madre de la niña/adolescente: “Lo que pasa es que pegué onda con la nena“, de acuerdo al relato de la mujer.

Ella cuenta que le respondió: “No podés, ella tiene 13 años y vos 38. ¿Qué onda podés pegar?“.

Luego lo que siguió es lo de casi siempre: el peregrinar de la mamá por los diferentes estamentos del estado que no hacen más que amparar, por inacción, complicidad, corrupción, desidia u otras razones, a los victimarios.

Por ejemplo, en la Comisaría Primera de Berisso le dijeron que no podían tomar su denuncia por “falta de lesionados”.

Ella asegura que les dijo: “¿Tengo que esperar que mate a alguno de mis hijos para que hagan algo?, ¡ya me violó a la nena!”.

Horas más tarde pudo radicar la denuncia cuando le tomaron declaración en la Comisaría de la Mujer.

Tomó intervención la UFI 5, y las primeras actuaciones tardan en dar impulso a la investigación.

multimedia.normal.b04f3b703cd06387.416275736f206d656e6f725f6e6f726d616c2e6a706567

Ahora la mamá de la menor está desesperada reclamando que aceleren el proceso judicial, que encima se ralentizó por las nuevas restricciones que dispusieron las autoridades nacionales.

El testimonio que escuchamos de Evangelina está repleto de escenas de época: presentaciones judiciales en busca de una pronta instancia en la que la niña pueda contar su versión en una cámara Gesell que demorará meses, probablemente.

También, perimetrales de ambas partes que desataron escenas controvertidas, situaciones de extrema tensión, y un sospechoso silencio de parte del acusado.

“Pido por favor la pronta detención de esta persona, porque no puede ser que ahora tengan que ir a declarar mis hijos mientras él se nos ríe en la cara. El fin de semana pasado intentó hablar con ella, se lo pidió en la calle. Después la esperó en la esquina y ella tuvo que meterse en una verdulería corriendo. Lloraba angustiada, está en tratamiento psicológico, tiene problemas físicos, no se alimenta, está deprimida, vive todo el tiempo pensando en lo que pasó, y no anda bien en la escuela”, concluyó la entrevistada. Fuentes: lamovidaplatense.info y infoblancosobrenegro.com

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email