sábado 08 de agosto de 2020 - Edición Nº3423

General | 13 abr 2020

Acusan a un supuesto testaferro de Julio Garro de explotación laboral, operar con patotas y despidos ilegales


Se llama José Spinelli. Empleados de bares y otros negocios concesionados por la Municipalidad de La Plata fueron despedidos y destaparon la olla: cuentan que el amigo del intendente (a quien señalan por recibir beneficios ilegales de parte de la Comuna) hasta los obligó a atender a su familia en la comunión de una de sus hijas. La noticia se suma a otra denuncia ante la justicia federal que hizo el jueves un abogado de Villa Elvira.

El texto circula en redes sociales. Se lo envió una joven despedida que junto a otros compañeros y compañeras de trabajo decidieron contar lo que antes callaban por miedo a ser echados de su empleo.

Somos empleados y ex empleados del Restaurante Malvinas en la ciudad de La Plata, ubicado en calle 19 entre 50 y 51 sobre la plaza. Redactamos este comunicado para hacer de público conocimiento la situación laboral crítica que estamos atravesando, no solo debido al contexto mundial que trae como consecuencia la pandemia del COVID-19 en nuestro país, sino las condiciones laborales en las que nos encontramos desde hace varios años”, comenzaron relatando.

Y continuaron: “En principio queremos contar que este restaurante pertenece al municipio, al igual que varios espacios como el Restaurant Pasaje Dardo Rocha, el buffet de la Terminal de Ómnibus, el Centro Cultural de Los Hornos, la República de los Niños,entre otros lugares. En este sentido, ya todos sabemos que es el municipio quien otorga en forma de concesiones estos lugares mediante un alquiler hacia distintas empresas, en estos casos, siempre ha sido sin licitación pública”.

La anteúltima empresa que estuvo aproximadamente 4 años en funcionamiento se llamó SEGAST S.A. Esta empresa (aunque su nombre no figure en los papeles) tiene como dueño a JOSE SPINELLI, amigo del intendente JULIO GARRO”, agregaron.

El texto continúa: “Durante fines del año 2018 la empresa decidió irse, exigiendo a los empleados que se encontraban en blanco presentar su renuncia, sin ninguna indemnización o garantía de trabajo y sin haber respetado nunca los derechos laborales de sus empleados, con la justificación de que las personas que iban a recibir la nueva concesión eran de confianza e iban a blanquearnos enseguida”. “Casi la totalidad de los empleados tuvimos que presentar la renuncia porque no nos dieron lugar a decidir (si no presentabas la renuncia te iban a despedir y te quedabas sin laburo), en ese sentido tampoco importó que para muchos de nosotros este trabajo fuera el único sostén económico de nuestras familias. No hubo acercamientos ni buena predisposición para resolverlo”, aseguraron.

Y explicaron que “desde fines de 2018 hasta el día de la fecha ningún dueño nuevo formalmente se presentó”. Además, afirmaron que “la empresa ‘nueva’ que dirige este espacio se llama CANDY CAKE”, y que tiene como apoderado “a RODRIGO MORALEJO, primo de JOSÉ SPINELLI”.

Sabemos que la decisión de no presentar a un nuevo dueño, refiere a que detrás de la empresa sigue estando José Spinelli”, señalaron. Luego explicaron: “A pesar de este contexto seguimos trabajando porque no nos queda otra. Se exigió aumento de sueldo hace varios meses, pero como nos negaron toda instancia de diálogo quisimos tomar medidas de fuerza y parar el trabajo, pero no pudimos lograrlo ya que nos amenazaron con que si parábamos iban a cerrar el lugar y contratar gente nueva y nos iban a despedir a todos, nuevamente sin ningún resarcimiento por ello”.

En el día de hoy nos pagaron nuestros respectivos sueldos, y nos encontramos con que lo recortaron, cobrando 6.500 pesos, 7 mil, 8 mil, 10 mil, dependiendo del rango de trabajo que cada uno tenemos, pero la mayoría de los sueldos oscilan en ese valor. Este posicionamiento injusto nos generó un profundo disgusto, ya que esperábamos que al menos este mes el sueldo sea completo para enfrentar la crisis de público conocimiento, y porque además somos conscientes de que la empresa no tiene dificultades económicas porque producimos su ganancia durante todo el verano, que trabajamos incansablemente, haciendo miles de horas extras, al rayo del sol, en pésimas condiciones laborales, teniendo como testigo a varios clientes que por suerte entienden nuestra postura porque nos conocen, porque también repudian a los dueños y constantemente nos dicen que hagamos algo” , agregaron.


En otro párrafo hablaron de sus condiciones laborales: “Nuestro trabajo se encuentra tan flexibilizado a manos de estas empresas que por ejemplo nos hicieron en varias oportunidades al palacio municipal para servirles en reuniones gratuitamente, ir a otros espacios a cubrir como por ejemplo al Pasaje Dardo Rocha, o incluso para uso personal de estos dueños como por ejemplo ir a la casa de JOSE SPINELLI para atender a su familia en la comunión de una de sus hijas”, aseguraron.

La denuncia es más grave aún. Continúa la carta: “Debido a esto un empleado y compañero nuestro, se presentó en la vidriería que tiene JOSE SPINELLI exigiendo la parte del sueldo que falta. Ante el reclamo, este señor salió con su patota de empleados de la vidriería queriendo golpearlo y amenazándolo de que le iba a romper el auto. Luego de unas horas, le comunicaron a él y su esposa que estaban despedidos”.

Por estos motivos decidimos organizarnos y exigirles al Ministerio de Trabajo, al Municipio de la ciudad de La Plata y a su Intendente JULIO GARRO, a los organismos provinciales y nacionales competentes que cumplan con el decreto impuesto por el gobierno sobre la prohibición de despidos, el pago total de nuestros sueldos, y la garantía de que ninguno de los empleados vamos a ser despedidos”, reclamaron los trabajadores y trabajadoras de las sospechosas concesiones que ahora quedaron en la mira. También le exigen a la Municipalidad “que quite la concesión a esa empresa que nunca cumplió con sus trabajadores, que jamás ofreció convenios colectivos de trabajo y que siempre impidió todo tipo de organización, y que se considere una nueva administración que incorpore en las decisiones a los trabajadores quienes somos los que hacemos funcionar ese espacio”.

Por último, expresaron: “Hacemos un llamado a todos los trabajadores precarizados a levantar la voz y a organizarnos para no dejar pasar ningún despido. Llamamos a todos los empleados de los distintos espacios (Pasaje Dardo Rocha, República de los Niños, Terminal, etc.) que también sabemos que los están despidiendo a sumarse y luchar en conjunto”.

¿Quién es José Spinelli?

El amigo de Julio Garro que quedó otra vez en la mira es un empresario surgido (como el Intendente) del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB). Los sueldos de esa repartición son exiguos, y no alcanzan para lograr la “acumulación originaria” del capital que permita progresar vertiginosamente hacia negocios más rentables que requieren de una fuerte inversión.

A fines de 2017, el sitio dixitp.com.ar publicó un perfil del supuesto testaferro del intendente de La Plata. Es decir, de Spinelli:

Julio César Garro y José María Spinelli son amigos desde hace mucho tiempo. “Más que amigos, son hermanos”, sostienen allegados, a tal punto que han emprendido negocios juntos, los cuales se profundizaron – de forma muy llamativa- desde el momento en que Garro asumió como intendente de la capital bonaerense.

Spinelli y el ahora alcalde platense se conocieron trabajando en el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), que depende del Ministerio de Justicia. Cuando Garro ingresó al SPB en 1994 el padre de su amigo, Jesús Spinelli, era su jefe directo. A la hora de los negocios, Garro y Spinelli son como uña y carne. En 2004 se conformó la empresa Grupo JGS SA, una firma creada por los Spinelli dedicada a la venta de productos relacionados con la industria del vidrio, aberturas y cerramientos. Fue el propio Garro, en calidad de abogado, el encargado de estampar la firma como apoderado legal para la conformación de la empresa, según figura en el edicto publicado en el Boletín Oficial del 26 de abril de aquel año. La rúbrica del ahora jefe comunal también aparece en otros edictos en los cuales se comunicó cambios en la composición societaria de la vidriería Grupo JGS. La firma tiene sede social en una casa de familia de calle 32 nº 1814, pero funciona en calle 19 entre 33 y 34 bajo el nombre de “Cristal Norte”.

De la mano de su entrañable amigo, en el último año y medio Spinelli – que sigue siendo empleado del SPB– se quedó con importantes concesiones ubicadas, justamente, en los lugares públicos más transitados de la cuidad como la Terminal de Ómnibus, el Pasaje Dardo Rocha, el Centro Cultural Islas Malvinas y, recientemente, la República de los Niños. Su desembarco se realizó a través de dos misteriosas empresas creadas el año pasado, sin experiencia en el rubro y conformadas por presuntos testaferros. Los Spinelli buscaron manejar los negocios desde las sombras, y con ese fin decidieron crear las sociedades poniendo a empleados suyos en los principales puestos del directorio. Ariel Maximiliano Infante, un empleado de la vidriería de los Spinelli, aparece como presidente en las dos empresas que se quedaron con los negocios gastronómicos en los principales espacios públicos de la ciudad: Grupo Gajof SA y Segast SA. Ambas se constituyeron con pocos días de diferencia en enero y febrero de 2016, pocos días después de la asunción de Garro como jefe comunal.

Según publicó el Diario Hoy, en el directorio de Gajof SA, Infante está acompañado por otro empleado de Cristal Norte llamado Nicolás Caballero, mientras que Carlos Cecilio Caballero – quien llamativamente, al igual que Spinelli, es empleado del Ministerio de Justicia y sería el hermano del dueño de la vidriería- es director suplente en Segast SA. En definitiva, a la hora hacer negocios que involucran a algunos de los lugares más emblemáticos del patrimonio platense, la gestión de Garro recuerda una de las series televisivas más exitosas de los años 90: Amigos son los amigos. Por otro lado, el bar y cafetería de la Terminal de Ómnibus de la ciudad, por donde a diario transitan cientos de personas, sería una de las concesiones que Julio César Garro le otorgó a José María Spinelli.

El encargado del café es Joaquín Hoz, primo de Spinelli, quien sin embargo aseguró no tener “ni idea” de si su pariente posee la concesión del lugar, pero que al preguntarle si sabía quién la tenía dijo “sí y no: es un grupo, no sé el nombre”. El Pasaje Café se sitúa en el Pasaje Dardo Rocha, sobre calle 49 entre 6 y 7, en pleno centro platense. Allí, el encargado afirmó que el actual dueño de la licencia para explotar el espacio es el Grupo Gajof, aunque no supo precisar quiénes integran la sociedad. “Al ser municipal, la concesión se hizo con el cambio de gobierno”, especificó. En Malvinas Resto Bar, el encargado reconoció al matutino platense que la concesión del lugar “la tiene Ariel Infante desde que cambió el gobierno, a principios de 2016”.

Aclaración: el señor José Spinelli puede disponer de este espacio para hacer su descargo.

Es decir, lo invitamos a que aclare libremente:

- Si es efectivamente testaferro del Intendente

- Si cumple con la normativa laboral

- Si tiene a su vez otros testaferros

- Si usó a los empleados para fines particulares

- Y cualquier otro aporte que permita dilucidar con claridad todo lo vinculado a las concesiones municipales y el papel que él desempeña con relación a ellas. Fuente: Infoblancosobrenegro

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS