martes 22 de septiembre de 2020 - Edición Nº3468

General | 8 jul 2020

Las cárceles son la bomba que nunca explotó

Que se curen entre ellos: capacitan a presos para atender a sus pares si se contagian Covid


Sucede en la cárcel de Bahía Blanca.14 privados de libertad fueron preparados por un licenciado en enfermería. La escuela del penal fue transformada en un hospital de campaña Ante el avance del coronavirus, privados de libertad de la Unidad 4 Bahía Blanca se capacitan para, en el caso que fuera necesario, asistir a los enfermos infectados por Covid-19 que se alojen en el hospital de campaña que se montó dentro de la escuela del penal.

El oficial a cargo de la instrucción es Santiago Turr, licenciado en Enfermería, docente de educación superior, instructor de medicina táctica y profesional del Hospital Penna. Hace 9 años que Santiago trabaja en el sector de Sanidad de la cárcel de Villa Floresta y frente a la pandemia, quedó a cargo del hospital de campaña que se montó en la penitenciaría.

Turr detalló que “el hospital de campaña ya estaba equipado, pero nos faltaba personal capacitado para atender a los enfermos. La idea, a priori, fue armar un equipo de trabajo, así que convoqué a los internos que habían hecho el curso de Promotores de Salud de la Universidad Nacional del Sur. Como algunos ya habían egresado del sistema carcelario y otros eran de riesgo, se sumaron nuevas personas”.

Finalmente, el equipo quedó conformado por 14 privados de libertad pertenecientes a un pabellón evangélico. Si bien la capacitación comenzó hace dos meses, todos los días reciben actualizaciones y realizan simulacros de atención. Además, una vez por semana, docentes de la escuela, psicólogos, médicos y epidemiólogos de la Municipalidad de Bahía Blanca brindan charlas virtuales para complementar la formación. En cuanto al contenido, Turr resumió: “Primero se enseñaron primeros auxilios, después las técnicas para trabajar con pacientes en condición de aislamiento y, en último lugar, cómo cuidar a los enfermos. También se profundizó el conocimiento sobre la higiene de los elementos de protección”.

El licenciado en Enfermería también brindó academias para el personal sobre medidas de prevención y protocolos de actuación ante casos sospechosos. “Para mí eso fue primordial, porque los agentes penitenciarios son los que entran y salen de la cárcel”, indicó Turr. Marcos, uno de los internos que viene capacitándose desde el comienzo de esta propuesta, afirmó: “La mayoría de los que participamos teníamos conocimientos previos. Esta es una gran oportunidad para aprender, sentirnos útiles y pensar positivamente durante este tiempo de pandemia”.

Actualmente, el hospital de campaña tiene disponibles 46 plazas. El espacio posee tres niveles de atención. El primero es para aislamiento de casos sospechosos y el segundo para atender a infectados por Covid-19. En tanto, el último nivel es para aquellos que presenten cuadros con complicaciones respiratorias y que requieran oxígeno. Además, cabe mencionar que la Unidad 4 sumó un nuevo lugar para que pueda quedarse el personal confinado, en el caso de que lo necesitara. El director de la Unidad 4, Sergio Recofsky, expresó: “Quisiera destacar el profesionalismo de Santiago Turr y la vocación de servicio que permite formar y preparar a los internos en esta tarea preventiva dentro de la Unidad”. Por su parte, el Jefe de Complejo Sur, Jorge A. Gómez, agregó: “Los conocimientos que adquieren los van a capitalizar para cualquier otra circunstancia de la vida que requiera responsabilidad, compromiso y solidaridad”. Fuentes: Infocielo, Visión Política, Archivo Primera Página.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS