miércoles 22 de enero de 2020 - Edición Nº3224

General | 7 ene 2020

Informe especial con fotos, tweets y videos

“Ni eran tres, ni reyes, ni magos”: La verdadera historia que nunca te contaron


Desde la cuenta Etimos Directos, especializada en brindar datos relativos a las Humanidades, publicaron una clara explicación sobre la verdadera historia de la tradición cristiana. 

La imagen de los Reyes Magos montados en camellos recorre el mundo entero. Sin embargo, no eran tres, ni eran reyes, ni eran magos. Todo se trata de una mala traducción de las sagradas escrituras, según explican desde la cuenta @EtimosDirectos, especializada en datos y curiosidades relativos a las Humanidades.

A través de un hilo popularizado en Twitter, el usuario explica que el término empleado en el Evangelio de San Mateo para referirse a esta historia  es "magoi", que no significa ni "rey", ni "mago", sino "hombre sabio". “El escritor pensaba probablemente en los astrónomos babilonios, científicos que tenían fama de sabios y gran fortuna aún en aquella época”, detalla.

Y aclara: “Su asociación con la figura de reyes deriva probablemente de una cita del Libro de Isaías (60, 3:6), que reza ‘Los pueblos acudirán a tu luz, los reyes al resplandor de tu aurora (...) traerán oro e incienso’. El epíteto añadido de ‘magos’ lo explica la deformación etimológica”.

Sobre el número de visitantes, @EtimosDirectos indica: “No se menciona explícitamente”. “La mayoría de exégetas bíblicos considera que fueron tres, debido a que otorgaron tres regalos: oro, incienso y mirra. En las tradiciones  cristianas orientales, sobre todo en las siríacas, llegan a ser doce”, agrega.

Y también se refiere a sus nombres tradicionales: “Derivan del ‘Excerpta latina barbari’, una traducción al latín de un apócrifo griego, donde se les dan nombres de sabios babilonios: Melchor, Gaspar y Baltasar (o Patazar), reyes de Persia, India y Arabia, respectivamente”.

La llegada de los Reyes Magos se celebra cada 6 de enero en diversos países de tradición cristiana. La noche anterior, los niños les dejan zapatos, agua y pasto, y aguardan la mañana para encontrar regalos junto a ellos.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS