lunes 10 de agosto de 2020 - Edición Nº3425

General | 5 feb 2020

Multa de 203M por apagón del 22-6-19

Pagano no quiere pagar: Edelap extorsiona diciendo que la multa puede resentir el servicio


Eran las 10 de la noche del sábado 22 de junio de 2019, hacía frío en La Plata y toda la región. Los políticos cerraban esa noche sus listas para las elecciones de octubre, era para ellos un día clave, de esos que suelen recordarse. Lo que nadie imaginaba hasta ese momento es que aquel día iba a quedar en la memoria colectiva por el apagón eléctrico más grande de la historia en la capital bonaerense.

Se cortó la luz y en la mayoría de los 25 mil hogares afectados recién volvió a los cinco días. Las pérdidas de las familias afectadas alcanzaron cifras millonarias. Edelap instaló una gran cantidad de generadores mientras buscaba y reparaba la falla en un cable que alimenta a la Subestación Eléctrica de City Bell.

La falta de inversiones en el sector energético era evidente y alarmante, sobre todo en épocas en que estaban aumentando salvajemente las tarifas (3.000%, el aumento más grande de toda la historia argentina en un servicio esencial y monopólico). Edelap había sido comprada un año atrás por el empresario macrista Rogelio Pagano, conocido como“El Zar de los cables” al igual que el resto de las empresas energéticas de la Provincia de Buenos Aires.

Aquel apagón histórico y demoledor para las economías familiares platenses fue judicializado por las ONG´s de Defensa del Consumidor y Edelap fue sancionada con una multa de sólo 203 millones (los perjuicios ocasionados se multiplican por varias veces esa cifra). Sin embargo, Pagano no quiere pagar.

Edelap se defiende con uñas y dientes y como sabe que no hay mejor defensa que un buen ataque, utiliza un argumento extorsivo para justificar el no pago de las multas. El Boletín Oficial de la provincia, publicó en su edición de ayer que Edelap expresó que “la exigencia del pago de la multa complementaria impuesta, no sólo ocasiona un perjuicio irreparable a la empresa, sino que también afecta al interés público, en tanto que compromete la normal prestación del servicio público de distribución de energía eléctrica en la ciudad de La Plata".

O sea, los caraduras que te asesinan con las tarifas de un servicio público vital en el que no podemos elegir otro prestador, insinúan por escrito que si pagaran esa suma de resarcimiento se verían obligados a resentir o hasta cortar el normal funcionamiento de un sistema eléctrico que ya de por sí hace agua por todos lados sin el pago de ninguna multa.

Edelap y Pagano se la llevan toda, prestan un servicio pésimo, no invierten para mejorarlo, se produce una tragedia inconmensurable por su culpa exclusiva y no quieren pagar tampoco el mínimo (casi irrisorio) castigo que la ley pro empresa les indica y obliga.

Los funcionarios provinciales que tienen a cargo el organismo de contralor del funcionamiento del servicio eléctrico, se pusieron los pantalones largos y le iniciaron un sumario administrativo a la empresa de “Pagano que no paga”, que de prosperar podría terminar en la quita de la concesión del servicio a Edelap a su actual e inescrupuloso prestador.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS