Generales

Conflicto ambiental en La Plata: radiografía de la Tala forestal en el Parque Pereyra

Por su parte, los integrantes del CTM difundieron un minucioso informe para dar a conocer de qué se trata este acuerdo y cuáles son las acciones que se van a desarrollar en este terreno, ubicado en la zona del Parque donde se encuentra la Estancia Santa Rosa y la Estancia San Juan.

04-05-2022   Por: Primera Página

Los integrantes de la Asamblea de la Reserva de la Biósfera del Parque Pereyra denuncian que el Ministerio de Desarrollo Agrario bonaerense firmó un acuerdo con la facultad de Ciencias Agrarias y Forestales de la UNLP para talar un sector de bosque implantado del predio denominado como “Forestación ex Massuh”. A pesar de las explicaciones que brindaron desde la cartera que conduce Javier Rodríguez, vecinos y distintas organizaciones ambientales se encuentran en estado de alerta porque entienden que será el principio de un “ecocidio” y el ingreso de los desarrolladores inmobiliarios en uno de los pulmones verdes que tiene la región.

De acuerdo con la letra chica, en el documento que se firmó el pasado 15 de octubre se establecen acciones de cooperación técnica entre el Ministerio y la UNLP con el objetivo de cosechar madera redonda de la forestación industrial de eucaliptos implantados del sector de la reserva que estuvo en manos de Massuh, la empresa que hace 20 años fue autorizada para realizar tala y otras actividades en esa zona de la reserva. Tras declararse en quiebra, la Provincia recuperó estos terrenos.

La madera será transportada al Centro Tecnológico de la Madera (CTM) de la Universidad para su procesamiento industrial (aserrado) y se utilizará como insumo fundamental de los cursos gratuitos de capacitación en construcción de viviendas panelizadas en madera construidas mediante el sistema de entramado.

Desde la publicación de este convenio, las críticas se hicieron escuchar desde varios sectores para evitar que el mismo se ponga en marcha. Es por eso que impulsaron una fuerte campaña en las redes sociales para visibilizar lo que, a su criterio, será una tala indiscriminada. “Nos parece totalmente inoportuno. Este es un momento donde la humanidad está reclamando medidas excepcionales para frenar el cambio el climático, que nos puede llevar a una situación complicada, que aparezca una idea de deforestar. Cuando los árboles, humedales y océanos son los elementos que tiene el planeta para contener el dióxido de carbono. No son los momentos para analizar desde laboratorio, hay que ir al territorio y ver esa realidad”, dijo Ernesto Salgado, integrante de Asamblea de la Reserva de la Biósfera del Parque Pereyra. Y agregó: “Todo el mundo se está rasgando las vestiduras diciendo que va a plantar árboles pero acá se hace un convenio para producir una deforestación de alrededor de 200 hectáreas. No se entiende cuál es la lógica”.

 

La UNLP y la Provincia buscarán cosechar madera redonda de la forestación industrial de eucaliptos

 

En este contexto, técnicos y profesionales del Ministerio de Desarrollo Agrario mantuvieron una reunión informativa con vecinos y asambleístas para brindar detalles sobre el trabajo que se realizará en el predio. “La Asamblea participó de la reunión en el Vivero. Fuimos y escuchamos la realidad, está clara nuestra posición. Fuimos solamente un par de asambleístas donde se informó lo que se iba a hacer. Nunca se puso en discusión. No tuvimos un ámbito de debate. Sacaron un documento y lo publicaron. Queremos que se nos escuche y debatir cuál es el camino que tenemos que recorrer”, expresó Salgado.

Por su parte, los integrantes del CTM difundieron un minucioso informe para dar a conocer de qué se trata este acuerdo y cuáles son las acciones que se van a desarrollar en este terreno, ubicado en la zona del Parque donde se encuentra la Estancia Santa Rosa y la Estancia San Juan.

 

El predio a desforestar tiene un total de 150 hectáreas. Es el 1.46% del Parque Pereyra

 

En nuestro informe contamos porque las acciones que vamos a realizar son técnicamente legales y viables. Ese bosque de eucaliptus implantado hace mucho tiempo está fuera de lo que es el bosque nativo y está por fuera de cualquier ley de bosque de la provincia de Buenos Aires”, manifestó el Director del CTM de la UNLP, Luis Martinelli. En ese sentido, agregó que “esto es sustentable porque el grado de intervención, es decir, lo que se va a cortar es mínimo. En total son 150 hectáreas y nuestra intervención anual no supera las tres hectáreas. Necesitaríamos 50 años para cortarlo y eso en caso de que el bosque no vuelva a crecer”.

EL INFORME DE LA UNLP

En el informe titulado “Cosechar una plantación forestal no es deforestación”, los profesionales y docentes del CTM y la facultad de Agrarias detallaron los pormenores de este acuerdo. “La forestación objeto del presente convenio es una plantación industrial realizada por la empresa Massuh S.A., en el marco de un convenio celebrado en 1990 con el entonces Ministerio de Asuntos Agrarios y Pesca de la Provincia de Buenos Aires. Su objetivo fue producir madera de Eucalipto para uso industrial, destinada al abastecimiento de la planta celulósica de la empresa ubicada en el Partido de Quilmes”, indicaron los especialistas.

A su vez, aclararon que “debemos tener presente que la forestación de eucaliptos 'ex Massuh' es un recurso valioso que se encuentra disponible para su uso y que el paso del tiempo sin intervención conlleva al deterioro paulatino de la madera en pie allí existente. La extracción ilegal de madera, los incendios forestales en períodos estivales y la proliferación de especies invasoras de difícil control como la Acacia negra disminuyen anualmente el valor de dicho recurso”.

Por último, indicaron que la “Forestación ex Massuh” no es un bosque nativo “por tratarse de una plantación de especies exóticas de rápido crecimiento y con fines industriales realizada por el hombre, la misma no está sujeta a los alcances de la Ley 14.888 de Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos de Buenos Aires (OTBN)”. Y aclararon que los terrenos “se encuentran ubicada dentro del sector C1 denominado "Transición de uso productivo", al igual que muchas producciones hortícolas en actividad a cielo abierto y bajo cubierta”.

 

Reunión informativa del Ministerio y el CTM en el Parque Pereyra Iraola

 

La palabra deforestación alude al proceso de cambio de uso del suelo en tierras de bosque nativo, en el que la cubierta boscosa es eliminada y reemplazada por otra actividad. Cosechar una plantación forestal no es deforestación”, concluyeron los especialistas.

MOVILIZACIONES

A pesar de la difusión de este informe, los asambleístas no quedaron conformes con la explicación técnica y legal de este acuerdo y con los beneficios que tendrá para el Parque.Hubo un informe de la Universidad, del centro de la Madera. Ahí hay un análisis tecnócrata de la situación. Se habla de la entrega de viviendas ante la falta de viviendas pero yo me preguntó dónde van a hacer esas viviendas de tronco… En el Conurbano bonaerense o los lugares más desprotegidos. No va a ser ahí donde van a estar las viviendas de tronco”, planteó Salgado.

Es importante señalar que desde la Asamblea no se oponen a que haya convenios con la UNLP, sino por el contrario, entienden que hay muchas cosas útiles que podrían hacer pero integrándolos a la discusión. “Lo que se trata es de intercambiar contenidos”, indicaron.

En las distintas movilizaciones que realizaron para visibilizar la situación, consideraron que se podría hacer las siguientes prácticas: "trabajar en la reposición de los arboles históricos que se caen para mantener las líneas paisajística que son parte del patrimonio provincial; hacer controles fitosanitarios para conocer la salubridad de los individuos arbóreos para que no caigan sorpresivamente arriba de autos o personas; llevar adelante un control de especies exóticas invasoras como la acacia negra y ligustro que avanzan matando especies nativas inutilizando territorios; y la madera la pueden obtener retirando del Parque los árboles caídos por distintos motivos".

Al ser consultado por estas denuncias y planteos, Martinelli le dijo que “se están negando sin un carácter técnico ni ambiental” y argumentó que no es bueno no se intervenga en la zona porque “hay robo de madera”, sumado a un extraño incendio que ocurrió a principios de año. “La verdad que no sé porque se niegan, entiendo que hay gran presión inmobiliaria pero desconozco ese tema. Somos integrantes de un acuerdo para una acción social. Técnicamente es viable y legal y sostenible en el tiempo porque nuestro grado de intervención o corte es mínimo”, sostuvo. Y agregó que una vez que el Ministerio dé el visto bueno, comenzarán con los trabajos. “En esta instancia son tres semanas, es algo mínimo para empezar y ver y conocer un poco. Nosotros invitamos a estos ambientalistas a que vengan al CTM de Los Hornos para conocerlo. Nos ofrecimos a ayudar a organizaciones que podamos tener. No tenemos nada que ocultar y estamos abiertos para trabajar con ellos en lo que podamos ayudarlo”, subrayó el titular del CTM.

En este contexto, los asambleístas continúan enviando cartas a la Universidad y al gobierno nacional y provincial para discutir un nuevo convenio aunque todavía no hubo respuestas. Es por eso que continúan con reuniones en las inmediaciones del Parque. “Tenemos que recorrer varias cuestiones administrativas antes de recurrir a la Justicia para presentar un recurso de amparo.  Estamos tratando de que se conozca la situación y que la gente también pueda opinar. En una supuesta y necesaria audiencia participen. No descarto que se tomen medidas más extremas si aparecen con las máquinas en el bosque”, completó Salgado.

Por su parte, la cartera de Desarrollo Agrario sigue firme en su intención de trabajar por la recuperación del Parque por la “importancia ambiental, productiva y para la vida cultural y recreativa de la región”. “Por eso estamos reforzando los planteles técnicos y el equipamiento, y llevando a cabo actividades productivas en consonancia con la reserva de biósfera, es decir, un aprovechamiento sustentable del predio con una finalidad social”, explicaron a través de un comunicado difundido a principios de marzo por el ministerio bonaerense. 

Es por eso que rescataron el convenio con la UNLP, ya que entienden que estimula el incremento del recurso plantado en la zona de influencia del CTM, a partir de una mayor demanda de madera de plantaciones, lo que fomenta la forestación ente los productores agropecuarios de la región. Fuente: 0221.com.ar