Peter Pan en el siglo XXI: ¿El síndrome del niño eterno en auge?

27-02-2024   Por: Jonatan Anaquin

El famoso personaje de James Barrie, Peter Pan, ha cautivado a generaciones con su espíritu aventurero y su negativa a crecer. Pero, ¿es solo un cuento de hadas o existe una realidad detrás de este anhelo de permanecer inmaduro?

El síndrome de Peter Pan, también conocido como hebefrenia, es un trastorno psicológico que se caracteriza por la incapacidad o el rechazo a asumir las responsabilidades de la adultez. Quienes lo padecen suelen presentar inmadurez emocional, baja autoestima, dificultad para establecer relaciones comprometidas y una búsqueda constante de placer y gratificación inmediata.


Más común de lo que se cree


Aunque no está reconocido como un trastorno oficial por el DSM-5, el síndrome de Peter Pan afecta a un número considerable de personas, especialmente entre los 20 y 40 años. Se estima que entre un 5% y un 10% de la población podría presentar algunos de sus síntomas.


Las raíces del problema


Las causas del síndrome de Peter Pan son multifacéticas y pueden incluir:

  • Factores familiares: Una crianza sobreprotectora o padres que no establecen límites claros pueden contribuir a que el niño no desarrolle la independencia necesaria para afrontar la adultez.
  • Experiencias traumáticas: Vivir situaciones difíciles en la infancia, como la muerte de un ser querido o el abuso, puede generar un deseo de refugiarse en la infancia como forma de protección.
  • Miedo a la responsabilidad: El miedo al fracaso, a la soledad o a las responsabilidades que conlleva la adultez puede ser un factor importante en el desarrollo del síndrome.


Juguetes, juegos y relaciones que lo potencian


Ciertos elementos pueden contribuir a alimentar el síndrome de Peter Pan, como:

  • Apego excesivo a los juguetes o videojuegos: aferrarse a objetos o actividades infantiles puede ser una forma de negar la realidad y evitar el crecimiento.
  • Relaciones poco saludables: mantener relaciones con personas que también rehúyen la responsabilidad o que infantilizan al otro puede perpetuar el síndrome.

En el video de Sinopsis Platense sobre la serie Ted de 2024, analiza cómo el oso Teddy representa el lado infantil e inmaduro de John, un adolescente de 16 años que se resiste a crecer. El oso funciona como un escudo protector que lo aísla de las responsabilidades y le permite mantener una fantasía de eterna juventud.